5 escenas de sexo que salieron mal

Detrás de cámaras, la lujuria se transforma en incomodidad.

Como bien dictamina el dicho que prevalece en la industria cinematográfica: “No todo es lo que parece”. A pesar de que en la pantalla pueden verse naturales, filmar tomas de relaciones físicas es todo un desafío. Aunque existen numerosas técnicas que los directores aplican para generar un ambiente más confortable, el resultado final suele conllevar algunos malestares entre los artistas. En esta ocasión, estrellas como Robert Pattinson, Margot Robbie o Ryan Reynolds se abrieron para contar los percances de algunas de las secuencias más íntimas de Hollywood. Si creías que sentiste una gran vergüenza cuando aparecieron aquellos momentos mientras veías una película con tus padres, preparate para conocer las siguientes situaciones.

Ryan Reynolds y Olivia Wilde – “The Change-Up”

Por supuesto, el hilarante actor de “Deadpool” encabeza esta lista. Junto a la directora de cine, se encargaron de presentar una escena subida de tono en la comedia de 2011… que no salió como esperaban. Aunque, sorprendentemente, fue ella quien rompió la tensión con una broma.

Durante una entrevista en The Tonight Show with Jay Leno, el intérprete contó: “Olivia está sentada, le quito la camisa, el sujetador y veo que tiene puestos estos parches que cubren los pezones, pero les dibujó unas adorables caritas sonrientes… y se me olvidan todas las líneas de diálogo, no solo de esta cinta, sino de todas las cintas que hice en mi vida. Entonces, ella toma mis manos y las pone sobre sus pechos, pero yo las apartó, miró y hay dos malditas caras sonrientes pintadas en ellas. No tengo ni idea de qué hacer, así que, como un idiota, simplemente vuelvo a ponerlas encima de ella”.

Dakota Johnson y Jamie Dornan – “Fifty Shades of Grey”

Aunque no lo parezca, la película erótica de la década por excelencia no es la excepción. Entre tantos juguetes y fetiches de por medio, ¿cómo no habría incomodidades? E.L. James se divirtió al idear las secuencias de sexo, pero sus protagonistas, no tanto.

En una conferencia de prensa, la actriz que da vida a Ana confesó: “Filmar dos largometrajes seguidos, donde la mayoría es lo mismo una y otra vez, se volvió un poco tedioso. Se convirtió en un constante: ‘¿Cómo podemos innovar para que esta maldita toma sexual sea mejor que las otras?’. Hay mucho que se puede hacer cuando el film tiene una calificación no recomendada para menores de 18 años, pero fue complicado. Entre esas ideas locas, una vez me dio un calambre porque Jamie me tiró a la cama. Fue tan doloroso… Ojalá tuviésemos un montaje de los fails del rodaje”.

Robert Pattinson y Julianne Moore – “Maps to the stars”

Como grandes personalidades de la industria, pocos imaginarían que tendrían problemas a la hora de llevar a cabo una actuación. Pero, todos gozan de una kriptonita personal y parece ser que no fue nada fácil para ambos que la del próximo Batman sea el descontrol de su cuerpo en determinados momentos.

Para la revista Heat, el actor reveló que lo más difícil de trabajar en la cinta de David Cronenberg fueron las escenas de intimidad: “Sudo como un maldito loco. Literalmente estaba intentando atrapar mis gotas de transpiración para evitar que le golpearan la espalda. Después ella me dijo: ‘¿Estás teniendo un ataque de pánico?’. Qué vergüenza”.

Margot Robbie y Alexander Skarsgård – “The Legend of Tarzan”

¿Alguna vez fantaseaste con ellos? No te preocupes, como dos de las figuras más atractivas de la industria, puede que hayas compartido ese pensamiento con millones de personas más. Sin embargo, es importante que tengas en cuenta la siguiente advertencia: cuidado con lo que soñás, porque podés salir igual de lastimado que el mayor de los hermanos Skarsgård.

Según explicó David Yates para Entertainment Weekly, ambos estaban tan compenetrados en el rodaje, que ocurrió un accidente: “Están haciendo esta secuencia de amor juntos, y le dije a Margot: ‘Abofetea a Alex mientras haces el amor, solo dale un puñetazo’. Fue una especie de momento terrenal y sensual en el que ella disfrutaba. El único hematoma que el actor se llevó de todo el proyecto fue probablemente ese golpe. Lo que dice mucho sobre lo luchadora que es”.

Al contrario de los casos anteriores, esta vez no fue la incomodidad lo que destacó, sino la intensidad dada por la química que derivó en un pequeño percance. En una entrevista con Buro 24/7, Robbie se defendió: “No le hice tanto daño y no le di en la cara, al menos, no con demasiada potencia. Él es un hombre fuerte, puede aguantarlo. Simplemente nos dejamos llevar un poco.

Jennifer Lawrence y Chris Pratt – “Passengers”

Más allá de sus ocurrentes bromas (usualmente relacionadas con tener relaciones), a la estrella no le agradan las tomas explícitas. Es famosa su anécdota que retrata cómo Liam Hemsworth y Josh Hutcherson tuvieron que tolerar su aliento a cebolla en “The Hunger Games”. Por lo que era de esperarse que no iba a ser la única vez que quiso tomarse con gracia una escena de esa categoría, incluso, aunque debiera hacerlo con el protagonista de una de las imágenes más sexis de Marvel.

Durante la promoción del largometraje en Late Night with Seth Meyers, comentó: “Cuando estaba en el rodaje, pensaba: ‘Me voy a emborrachar para la escena de sexo, porque es estresante y aterradora’. Pero luego se te olvida de que, ya sabes, estás en el trabajo y vas a estar en ese estado por ocho horas. Para cuando me tocaba actuar, tenía una resaca increíble”.