Actores que no se soportan fuera de la pantalla

Cuando la ficción no basta para superar a la realidad.

Reese Witherspoon Vince Vaughn no se soportan

Hollywood es la meca del entretenimiento, la ciudad dorada que despierta sueños y fantasías por doquier. Mas, no todo lo que brilla es oro. Jornadas interminables de trabajo, desacuerdos imposibles de solucionar y egos de artistas pueden convertir un día de rodaje en un paseo por Silent Hill. Y no todos salen vivos en el proceso: puede que delante de cámaras se tomen la mano, pero una vez que la luz se apaga, hay intérpretes que simplemente no pueden trabajar juntos. Conocé a quienes, probablemente, no vuelvas a ver que compartan escenario.

Brad Pitt y Harrison Ford

Sucedió durante el rodaje de “The Devil’s Own”, cinta que ambos atribuyen como una mala experiencia debido a los drásticos e inesperados cambios en el guion. Si bien aclararon que mantienen una mutua admiración, ciertamente admiten haber tenido demasiadas diferencias.

Angelina Jolie y Johnny Depp

Son leyendas de la gran pantalla, su colaboración fue una de las más esperadas… pero aun así, no funcionaron juntos. Luego del estreno de “The Tourist” en 2010, la actriz de “Mr & Mrs. Smith” reveló que no hubo química. Además, algunas fuentes afirman que a ella le molestaba que la estrella de “Edward Scissorhands” no quisiera ponerse en forma ni cortarse el cabello.

Robert Downey Jr. y Terrence Howard

¿Recuerdan al James Rhodes original? El protagonista de “Iron Man” prefiere no hacerlo. Ante la prensa, los productores alegaron que el actor no continuaría con su papel en Marvel debido a sus pretensiones de salario. Pero, según dicen, lo que realmente sucedió es que al el director Jon Favreau y a Rob no les gustaba cómo era Howard en el set y su forma de trabajar. Tal era el desagrado, que aseguran que fue el mismo Downey Jr. quien lo excluyó del resto de los títulos del UCM.

Reese Witherspoon y Vince Vaughn

Al igual que sucedió con Jolie y Depp, Hollywood intentó unir dos mundos que chocaron en el intento. Durante la filmación de “Four Christmases”, la ganadora del Óscar descubrió que su compañero es un fiel creyente de la magia de la improvisación; mientras que por su parte, el intérprete se sorprendió ante la insistencia de su coprotagonista por ensayar las escenas. Ninguno pudo perdonar al otro por la experiencia vivida.

Michael Bay y Megan Fox

Llevar a cabo una película con un cineasta fanático de las explosiones no debe ser nada fácil. Sin embargo, no fue eso lo que le molestó a Fox: Quiere ser como Hitler en sus sets, y lo es. Así que es una pesadilla trabajar con él, pero cuando lo sacas de contexto y no está en modo director, disfruto mucho de su personalidad porque es tan torpe, tan irremediablemente torpe”. Tras esa declaración y dos películas de “Transformers” después, fue despedida.

Shia LaBeouf y Tom Hardy

Mientras Fox y Bay generaban un gran rencor mutuo, Shia se encontraba muy ocupado arruinando otro rodaje. Al hacer honor al nombre del film, “Lawless” (“Los Ilegales”), el actor solía aparecer borracho e impresentable a trabajar. Hasta que un día Hardy se cansó y comenzaron a pelear, sin saber que su compañero lo noquearía. “Hubo un enfrentamiento entre ellos. Se intensificó hasta el punto en que ambos tuvieron que ser restringidos”, contó el director, John Hillcoat.

Claire Danes y Leonardo DiCaprio

En la actualidad, la celebridad de “Once Upon a Time in Hollywood” jamás toleraría que no lo tomen en serio. Sin embargo, fue la misma ciudad de Los Ángeles cual progenitora quien presenció su crecimiento como un potencial actor que disfrutaba de su juventud. Cuando escuchaba el rugido de “¡Acción!” se transformaba en una figura comprometida con su rol, pero al cortar la escena, demostraba tener 22 años al ser un intenso bromista. Actitud que molestaba a su compañera, quien según creería Leo, era demasiado “tensa”.

Joaquin Phoenix y Robert De Niro

Como dos de las personalidades contemporáneas más populares y respetables de la industria, es difícil aceptar que no lograron coincidir en el detrás de escenas de “Joker”. Según informan, a De Niro le gustaba hacer lecturas del guion antes de rodar, mientras que Phoenix prefería omitir ese momento y compenetrarse con su personaje delante de cámaras. Aunque no nos agrade la idea de que no se lleven bien, tampoco nos quejamos: la secuencia final de Arthur y Murray, con aquella contradicción real, evidente y chocante, es perfecta.

Jennifer Grey y Patrick Swayze

A través de los ojos de los espectadores, la pareja de “Dirty Dancing” resplandecía con su sensual química. Sin embargo, tal parece ser que esa energía no emanaba del cariño, sino desde la más profunda enemistad. Todo aquel que trabajó en la cinta de 1987 puede confirmarlo: no se toleraban. Él escribió en sus memorias que ella era muy sensible y eso lo ponía de mal humor; mientras que la actriz consideraba que su bailarín osaba de ser demasiado duro.

Ryan Gosling y Rachel McAdams

¿Los que se aman… se odian? A diferencia de la dupla anterior, lo que sucedió en el set de “The Notebook” tuvo un efecto completamente diferente. En principio, los protagonistas se detestaban tanto que Gosling le exigía al director que trajera a una suplente para ensayar sus líneas. Las peleas que se grabaron en los primeros minutos del film, fueron prácticamente reales. Y la complicidad que evidenciaron los personajes a medida que avanzaba la trama, también: los días de rodaje pasaron y ellos terminaron enamorándose.