Actores que se retiraron antes de tiempo

Grandes intérpretes que podrían haber trabajado toda su vida de esto, pero que decidieron no hacerlo.

El mundo de Hollywood es complicado, cuesta caro. Es imposible ser exitoso en la pantalla grande o  chica y llevar una vida normal. Paparazzi, alfombras rojas, eventos, críticas en las redes sociales y en los portales de noticias… Sin duda alguna, la fama vale mucho y es difícil despegarse de ella una vez que se encuentran las comodidades de la riqueza. Pero, para algunos, eso no es lo importante y decidieron prevenir su salud mental antes que seguir por ese camino, lleno de lujos y excesos.

Doris Day

Ella fue icónica en su época, los años 60. No sólo era actriz, sino también cantante de pop tradicional y jazz. Fue partícipe de más de 40 títulos, entre ellos: “Pillow Talk”, “En manos del destino” y “Vuelve amor mío”. Su debut en el cine fue en 1948, con “Romance on the High Seas”, donde interpretó a Georgia Garrett. Veinte años después actuó en su última cinta, “With Six You Get Eggroll”, con el papel de Abby McClure. Luego de una aparición en una ficción televisiva, anunció su retiro en el año 1975.

Falleció en mayo de 2019, pero hasta sus 95 años se dedicó a defender el bienestar animal a través de su fundación, llamada Animal Doris Day, fundada en 1978.

Peter Ostrum

¿Te parece conocido su nombre? Probablemente, no. Pero estamos seguros de que conocés su cara de pequeño. Él fue quien le dio vida a Charlie en el film de 1971, “Willy Wonka & the Chocolate Factory”. Luego de eso, su familia adquirió un caballo, y su deseo de ser actor se esfumó para que apareciera otra profesión en el camino: ser veterinario. Peter se graduó en el Cornell University College, donde obtuvo su Doctorado en Medicina Veterinaria. En la actualidad, trabaja como veterinario en Lowville (Nueva York), donde atiende vacas y caballos.

“Todos piensan que actuar es una profesión muy glamorosa, pero es una muy difícil”, comentó tiempo después de actuar en la famosa cinta de Mel Stuart.  

Shirley Temple

La fallecida actriz comenzó su carrera a los tres años. Protagonizó numerosas películas, era la cara de la industria. En 1934 ganó un Premio Juvenil de la Academia y en 2006, en los SAG, un Premio de Honor por su trayectoria profesional. “La princesita”, “Ojos cariñosos”, “Heidi” y “Ricitos de oro” fueron algunos de los tantos títulos en los que ha estado. Fue tan famosa que hasta tuvo un mocktail nombrado en su honor, el cual tiene ginger ale o limonada, con un toque de granadina y adornado con un marrasquino.

Ya de adulta ingresó a la política y a los asuntos públicos, logrando ser la recaudadora de fondos republicana y embajadora de Estados Unidos por tres años. En 2014, falleció a sus 85 años de causas naturales. Hasta el momento, no hay un niño que haya superado su récord como estrella de superéxitos de cartelera durante cuatro años consecutivos.

Mara Wilson

Una de las caras más conocidas, dentro de las películas infantiles, es la de la protagonista de “Matilda”. La cinta dirigida por Danny DeVito le dio fama a nivel mundial, una que quizá la joven nunca quiso conocer. Su éxito a temprana edad hizo que su carrera acabara por completo, a pesar de haber sido tan querida por el público. “Nunca sentí demasiado orgullo por eso. Imagina que, quince años después, la gente te dice que tiene tus pinturas en sus paredes y que cambiaron sus vidas. Es un halago, pero no has pintado con los dedos en años, parece algo que hiciste hace mucho. Te das cuenta de que no disfrutas de pintar”, reflexionó al respecto unos años después.

Actualmente, es escritora y dramaturga. Hace unos años publicó su libro autobiográfico, llamado ¿Dónde estoy ahora? Historias verdaderas de la fama accidental en la infancia, donde relata sus memorias del pasado y habla de su presente.

Cameron Diaz

La famosa intérprete, la cara del género de comedia, hace unos años que no pisa un set de rodaje. Y se ha encargado de explicar el porqué. “Cuando haces una película… ellos son tus dueños (…) Estás allí doce horas al día, durante meses. No tienes tiempo para nada más. Y me di cuenta que entregué partes de mi vida a todas esas personas. Lo arrebataron. Así que, básicamente, tuve que recuperarlo y tomar responsabilidad de mi propia vida”, contó en entrevista con Gwyneth Paltrow. Aunque dejó en claro que sus puertas todavía no se cerraron, ya que expresó: “No voy a hacer más películas, por el momento”.

Rick Moranis

Este actor es muy conocido por haber sido uno de los protagonistas de “Los cazafantasmas”. También actuó en otros títulos como “Querida, encogí a los niños”, entre muchos más. Le iba muy bien en los 80 y 90, pero el problema empezó cuando su esposa falleció de cáncer en 1991, dejándolo viudo y con dos hijos. De a poco comenzó a tomar cada vez menos papeles, hasta que decidió retirarse para dedicarse de lleno a la familia. “Soy un padre solo, y me di cuenta que es demasiado difícil criar a mis hijos y hacer la cantidad de viajes que exige la producción de películas”, contó en una entrevista con USA Today, en 2005.

Pero el ex intérprete no dejó de trabajar, sólo dejó la actuación. Ha grabado discos humorísticos, escribió editoriales cómicos y trabaja en publicidad radiofónica. Además, es probable que vuelva a la pantalla para el reboot de “Querida, encogí a los niños”, la cual está en etapa de pre producción. También se le ofreció regresar a la tercera entrega de “Ghostbusters”, pero se negó.

Amanda Bynes

Durante su infancia y adolescencia fue una de las jóvenes promesas en la industria. Fue la cara de Nickelodeon gracias a su programa, “El Show de Amanda”. Estuvo en cintas populares como “Una chica en apuros”, “Lo que una chica quiere”, “Easy A”, “Sydney White”, “Hairspray”, entre otras. Pero su carrera cayó en picada tras enfrentarse a la drogadicción y al alcoholismo. No podía rodar una cinta sin consumir, se dejó llevar mucho por los comentarios y estuvo metida en numerosos escándalos.

Todo comenzó con la película que protagonizó junto a Channing Tatum, en donde debía vestirse de hombre para aparentar ser su hermano mellizo: “Cuando vi el filme, entré en un periodo de depresión de cuatro a seis meses, porque no me gustaba cómo me veía de chico. Fue una experiencia super extraña, con la que me dio el bajón”, contó hace un tiempo al medio Paper. Ya un año después se encontraba rodando para “Hairspray”, tiempo en el que se enteró de que había un medicamento para adelgazar llamado Adderall. Este mismo fue el que inició su caótica vida: una anfetamina que se utiliza para el tratamiento del trastorno de déficit de atención con hiperactividad y narcolepsia. A todo esto, se le suma el presunto hecho de que fue abusada por Dan Schneider, famoso productor de ficciones muy famosas de Nickelodeon.

Pero, afortunadamente, en 2017 confesó que llevaba sobria tres años y que tiene el deseo de volver a la actuación.

Sean Connery

El famoso intérprete de James Bond, que falleció en octubre de este año, abandonó la interpretación en 2003. Durante su carrera, obtuvo reconocimiento de la Academia al ganar un Óscar a Mejor Actor de Reparto por “Los Intocables”, junto a tres Globos de Oro y dos BAFTA. Pero eso no bastó para que siguiera en el mundo de la industria cinematográfica. “El retiro es muy divertido”, contó Connery en un comunicado emitido en 2008.

Durante los últimos años disfrutó de su vida jugando al golf y pasando sus días junto a su mujer, Micheline Roquebrune, en Las Bahamas. No asistía a ningún evento que estuviera vinculado con el cine y no se lo veía mucho en público. Para su cumpleaños número 89 se sacó una fotografía que había mostrado cómo lucía en ese entonces, puesto que tenemos en mente su cara de los 60.

Gemelas Olsen

Estas dos actrices fueron muy conocidas en los 90 y 2000. Comenzaron su carrera con tan sólo meses de edad para la popular serie “Full House”. Su carisma y talento en la pantalla las invitó a que conocieran la fama mundial. Protagonizaron películas como “Doble de amor”, “Pasaporte a París”, “Billboard Dad”, “Conquistando Londres”, “New York Minute”, entre otras. Tenían su línea de ropa, su propio videojuego y muñecas, entre muchas cosas más. Sus caras estaban en todas partes. Pero, de un momento para el otro, ese éxito se apagó.

Anorexia y drogas fueron algunas de las cosas a las que las dulces y bellas gemelas tuvieron que enfrentarse durante su juventud. Pero, antes de que los excesos de la fama acabaran con ellas, decidieron retirarse de la industria y seguir otro camino. Se convirtieron en empresarias de la moda, y fueron desapareciendo de los medios. En 2016 se creó el revival “Fuller House”, el cual cuenta con la vuelta de la mayoría de su elenco, excepto por la simpática hija menor. Ninguna de las dos decidió aceptar el papel, y parece que no volverán nunca más a la industria.