Allison Mack, condenada a prisión por operar una secta sexual

La intérprete de “Smallville” había admitido en 2020 haber reclutado a mujeres para el culto secreto.

Allison Mack

Quien le dio vida a Chloe Sullivan en la ficción de acción fue condenada a tres años de prisión por haber participado en la organización de trata de personas. El pasado año se había declarado culpable de cooperar en la secta Nxivm liderada por Keith Raniere, quien fue condenado a 120 años de cárcel.

Una semana antes de conocer la decisión del juez, la actriz le envió una carta al tribunal que mencionaba las siguientes palabras:

“Es de suma importancia para mí decir, desde lo más profundo de mi corazón, que lo siento mucho. Creí absolutamente que sus enseñanzas me estaban llevando a una versión de mí misma, mejor y más iluminada. Dediqué mi lealtad, mis recursos y finalmente mi vida a él. Ha sido el mayor error y arrepentimiento de mi vida”.

El inicio del escándalo

Se dio a conocer esta secta en 2017. Un año después, en 2018, Allison fue detenida por cooperar en tráfico sexual y trabajos forzados.

Este grupo, llamado Nxivm, fue fundado en 1998 como un programa de autoayuda en el que trabajaron más de 16 mil personas. En su sitio web de ese entonces, se consideraban “una comunidad guiada por principios humanitarios, que pretende empoderar a las personas y responder preguntas importantes sobre lo que significa ser humano”.

Tenían centros en Estados Unidos, en Canadá, en México y en Centroamérica. Lo que parecía ser una organización humanitaria, en realidad se había convertido en un sistema de esclavitud sexual de mujeres.

Raniere tenía un esquema secreto en el cual las víctimas tenían que enviar fotografías sin ropa (y más contenido inapropiado) con el fin de utilizar ese material para extorsionarlas si intentaban huir del grupo o hablar al respecto. Hasta habían llegado a marcar la piel de las mujeres con las iniciales de su nombre; por lo general, esto se hacía en la zona pélvica de cada una.

Siento mucho haberlas traído a Nxivm. Siento haberlas expuesto a planes malévolos y emocionalmente abusivos de un hombre desquiciado. Siento mucho que las impulsara a utilizar sus recursos para participar en algo que se convirtió en algo tan feo. No me tomo a la ligera la responsabilidad que tengo en las vidas de aquellos que amo y siento el enorme peso de la culpa por haber utilizado mal su confianza, llevándolas por un camino negativo”.

Allison Mack, en su carta presentada al tribunal.