Andrew Garfield y Tobey Maguire vieron “No Way Home” a escondidas: enterate el porqué

El actor de “Tick, tick… BOOM!” compartió su experiencia.

Sos un fanático de Marvel, y tu personaje favorito es Spider-Man. Leíste los cómics, creciste con los programas de TV y te obsesionaste con las películas. Desde entonces, soñás con la idea de que exista un multiverso, donde todas esas versiones que tanto te gustaron se encuentren. Te enterás de la existencia de la última cinta del UCM y pasás meses en una ansiosa espera por sacar la entrada de su primera función en cines. De pronto, pasó el tiempo, estás ahí sentado frente a la gran pantalla… y con los protagonistas, que te acompañaron durante tu vida, sentados a tu lado.

Esto fue lo que le pasó a los aficionados que compartieron sala con dos de los tres actores que estuvieron bajo el traje del icónico héroe. ¿Te imaginás cómo reaccionarías ante tal situación? Probablemente estallaría el lugar. Los afectados en cuestión lo saben, pero decidieron igualmente tomar el riesgo por esta razón.

Durante sus primeras declaraciones sobre el sigiloso proyecto, Garfield contó en ET Online de qué forma Maguire y él (junto a Jon Watts, director del filme) lograron camuflarse con el fin de mezclarse entre los espectadores y disfrutar de un objetivo en común.

“Me metí en un cine en la noche del estreno y la vi con una gorra de béisbol y con la mascarilla. De hecho estaba con Tobey, nadie supo que estábamos ahí. Fue algo muy bonito que compartimos juntos. Era importante para nosotros que la cosa fuera sobre Tom y su personaje, el Peter de Tom, su viaje. Quisimos ir a apoyarlo y pasárnoslo muy bien”.

Andrew Garfield para ET Online.

Según Chris McKenna y Erik Sommers (guionistas de “No Way Home”), ese no fue el único apoyo que recibió Holland por parte de sus antecesores: “Tenían grandes ideas que realmente elevaron todo lo que estábamos buscando. Agregaron un arco y así comenzamos a perfeccionar la idea de que estos dos tipos realmente estaban ayudando al Peter de Tom en su viaje”.

Es gratificante saber que Andrew y Tobey pudieron vivir con sus propios ojos la gratificante emoción que generaron, traducidos en gritos y lágrimas difíciles de olvidar.