Anya Taylor-Joy: de Argentina a Hollywood

La actriz obtuvo popularidad estos últimos años y es una futura promesa en el cine.

Anya Taylor Joy

Es joven, bella y extremadamente talentosa. Tiene 24 años y nació en Miami, Estados Unidos. Si bien su nacionalidad es estadounidense, también es británica-argentina. Fue criada en nuestro país, donde vivió por un tiempo hasta que se mudó al Reino Unido. Es más, si la llegaste a escuchar en alguna entrevista que le hicieron los medios hispanohablantes, te darás cuenta del acento argentino que tiene. Su fama se incrementó gracias a sus participaciones en “Fragmentado”, “La Bruja”, “Los Nuevos Mutantes” (que aún no se estrenó pero ya ha dado mucho de qué hablar), entre otras más. Su vocación la encontró desde pequeña y ha intentado todo lo posible por aparecer en la pantalla, como la vez que abandonó su carrera como bailarina para asistir a castings: “Todavía recuerdo mi audición para ‘Maléfica’ y lo nerviosa que estaba. Nunca lloré tanto como cuando me dijeron que no había quedado”, comentó en una entrevista. Pero luego de un par de obstáculos, se le abrieron las puertas de Hollywood y comenzó a crecer en la industria.

La intérprete contó que, de pequeña, nunca pudo integrarse bien en ninguna escuela. Esto le sucedía porque venía de países diferentes y tenía un acento extraño, como así también diversas costumbres que allí no poseían. “Notaba que tenía algo diferente, pero no sabía qué podía ser”, explicó. Afortunadamente, eso no fue un impedimento para que los cineastas no la dejaran lucirse en la gran pantalla, por lo que confesó cómo se siente cuando se encuentra en el set de rodaje: “Cuando estoy filmando una película me siento más completa que en cualquier otro lado. Sé que suena muy trillado o cursi, pero es la realidad. La actuación llenó ese vacío que tenía”.

Y es que su problema consigo misma, en un principio, era que pertenecía a un país con un idioma totalmente diferente. Su padre es argentino y tiene raíces escocesas. Su madre, inglesa con ascendencia sudafricana y española. Ella fue fruto de diversas nacionalidades, pero terminó naciendo en Estados Unidos (en la ciudad de Miami, en el año 1996). Buenos Aires fue el próximo destino al que partió, con sólo ocho meses de edad. Junto con sus padres y sus cinco hermanos mayores, se fueron a la capital de Argentina. Estudió en el Northlands School, un colegio mixto y bilingüe que tiene sede en Olivos (donde ella asistió) y Nordelta. Pero, debido a la gran crisis del 2001, su padre cambió de opinión y decidió que lo mejor era mudarse a Londres para probar suerte allá.

Pero su relación con nuestra nación sigue vigente: “Mi vínculo con Argentina sigue muy latente. Todos los años voy a visitar a mi familia de allí, es algo muy natural y constante para mí. Actuar es lo que enciende mi corazón, lo que quiero ser y hacer. Al principio, me costó un poco la enorme movilidad que conlleva mi profesión, esto de estar de un lado para otro, pero hoy ya me siento mucho más adaptada a eso”, expresó para la revista Luz.

Había comenzado su carrera como bailarina, pero su amor por la interpretación lo pudo más. Por eso, abandonó y empezó a participar de castings. Estuvo en series como “Atlantis” y “Endeavour”. Gracias a estas apariciones, estuvo en la mira del dúo de DJ’s, GTA (Julio Mejia y Matt Toth), el cual la eligió para ser la protagonista de un videoclip suyo: Red Lips. Y luego de eso, comenzó a audicionar para la gran pantalla. Uno de esos proyectos de los que quiso ser parte fue el de “La Bruja”, una obra de Robert Eggers: “Pensé que no podía ser tan fácil que la primera audición que veía fuera la indicada, entonces me dispuse a ver alrededor de mil más y volví al principio. El papel tenía que ser para ella”, comentó el cineasta sobre Anya. Con esta producción ganó popularidad, debido a que debutó en el Festival de Cine de Sundance y ganó el premio a Mejor Dirección (dato interesante, porque el género del terror nunca es muy galardonado).

A partir de allí, su fama despegó y estuvo en películas como “Fragmentado”, “Glass” (ambas son propiedad de la trilogía de Shyamalan, que cuentan con James McAvoy, Bruce Willis y Samuel L. Jackson en el reparto) y “Los Nuevos Mutantes”. Esta última todavía no se estrenó, pero ya hay numerosos comentarios al respecto. Se trata de una historia de Marvel, de la franquicia de X-Men, sobre cinco jóvenes mutantes que descubren sus habilidades mientras se encuentran encerrados en una instalación secreta contra su voluntad, por lo que deben escapar para salvarse a sí mismos. “No quiero ser encasillada”, confesó la actriz a The Hollywood Reporter. Pero la realidad es que ha hecho diversos papeles y ya ha gustado mucho en la industria, aunque es entendible su miedo ante la participación en una cinta de cómics.

Tan sólo está pasando por la etapa de sus veinte y recién comienza en la industria, por lo que le queda mucho por recorrer. Ya ha trabajado en proyectos con una gran cantidad de artistas y cineastas importantes, por lo que es bastante probable que la veas creciendo de golpe en el cine. “Me gustaría trabajar en una película de Quentin Tarantino, de los hermanos Coen y de Steven Spielberg”, son sus deseos a futuro. Como dijimos anteriormente, es muy probable que esto suceda, sólo queda esperar…

Etiquetas: