Así destruyó Kubrick a Shelley Duvall, actriz de “El Resplandor”

La intérprete pasó momentos muy intensos durante el rodaje de la cinta.

Shelley Duvall el resplandor

Una de las películas más conocidas en la industria del cine es la estrenada en 1980 y basada en la novela de Stephen King. Anteriormente te contamos sus curiosidades, así que si todavía no las leíste, te invitamos a que las veas haciendo clic acá. Pero hoy no venimos a detallarte sobre este largometraje, sino sobre una de las caras más conocidas de este filme. Se trata de quien encarnó a Wendy Torrance, la esposa del protagonista. Si bien su actuación fue impecable, mucho le debe al cineasta, el cual se encargó de que aparezca la personalidad de ella que quería ver en la pantalla. Pero, sus métodos no eran tan nobles y eso hizo que cayera en una profunda depresión post rodaje.

En una entrevista que se hizo en 2016, Shelley habló respecto al equipo de “El Resplandor” y dijo que la filmación fue un infierno, no sólo para ella, sino para todos los que trabajaron en ella. “Había un gran elenco. Todos eran personas maravillosamente divertidas… pero luego estaba Stanley Kubrick, el director de esta obra maestra icónica. Todo lo que diré es que, si el realizador no hubiera hecho lo que hizo, con tanta fuerza y crueldad, no habría obtenido el mismo resultado en la cinta”, comentó Duvall. ¿Cuál fue el problema en todo esto? Las tácticas de Kubrick siempre fueron empleadas de mala manera, y no sólo para esta producción, ya que también lo pudimos ver en obras como “La Naranja Mecánica”, en donde el protagonista sufrió numerosos maltratos.

Una de las cosas que el director le pidió al equipo fue que ignoraran cada vez que pudieran a la actriz, y no la podían consolar. Necesitaba generar en ella un sentimiento real de soledad, aislamiento y miedo. El rodaje, día a día, se volvía más duro para ella, porque no tenía amigos ni podía hablar con alguien. Pero no fue lo único que sucedió…

La icónica escena del bate de béisbol es una de las que, seguramente, se te viene primero a la mente cuando te hablan de esta película. Jack Nicholson hace una excelente actuación y la acecha, pidiéndole el bate, mientras ella intenta escapar. El problema fue que Kubrick nunca le dijo qué era lo que iba a suceder luego de ese momento, por eso la cara de susto es totalmente real. La obligó a repetir la escena 127 veces y Shelley terminó deshidratada de tanto llorar; las lágrimas eran auténticas.

Las consecuencias de tanto maltrato laboral llegaron bastante rápido, por lo que la intérprete empezó a perder el pelo por el estrés. Stanley nunca le dijo algo bueno a ella como para animarla, nunca le agradeció ni la alentó. Claramente, su objetivo era que siguiera en ese estado de estrés. “Él me presionó y me presionó más de lo que nunca me habían presionado antes. Es el papel más difícil que he tenido que interpretar”, dijo la actriz.

Otro de los momentos más conocidos (por no decir el más conocido) en la cinta es el de la puerta. Cuando Jack Torrance abre la puerta del baño para matar a su esposa, mientras ella intenta escapar otra vez. Para poder realizar esta escena se necesitó tres días de rodaje e incontables intentos para obtener la toma perfecta; para ello, se necesitaron 60 puertas de madera. Jack Nicholson habló años más tarde y confesó que Duvall hizo el esfuerzo y papel más duro que había visto en su vida; además, contó que vio en carne propia cómo se le caían los mechones de pelo y que se encontraba agotada física y mentalmente.

En el momento que salió la película, las críticas tampoco ayudaron mucho. Calificaron su actuación de cómica, sobreactuada y “cómicamente mala”. Además, recibió una nominación a los Golden Raspberry Awards, que son los premios de las peores cintas del año.

Luego de eso, decidió darse un descanso y, después de algún que otro film que realizó, se retiró del mundo cinematográfico. Actualmente, vive en una alejada casa de campo ubicada en Texas y pocas veces se la ve aparecer en público. Además, convive con una enfermedad mental, pero nunca se confirmó si fue producto de esta conocida producción.