Así fue la historia de amor de Carrie Fisher y Harrison Ford durante el rodaje de “Star Wars”

Muchas cosas pasaron en medio de la creación de la galaxia muy, muy lejana.

Carrie Fisher y Harrison Ford

Es probable que la palabra ‘romance’ sea lo último que se te venga a la cabeza si mencionamos las primeras películas de George Lucas. A pesar de que el universo Disney intentó generar una trama amorosa en la última trilogía, la historia original no se caracteriza particularmente por enfocarse en eso. Mas, ¿quién podría olvidar el diálogo deI love u’ – ‘I know’ presentado en “El Imperio Contraataca”? Nosotros no podemos, y en su momento, la actriz que dio vida a Leia Organa tampoco. En sus memorias publicadas en noviembre de 2016, bajo el título de “The Princess Diarist”, la ex Skywalker reveló algo que el mundo asumió durante años: ella y el entonces casado Ford tuvieron un amorío, que se mantuvo mientras rodaban juntos “Star Wars: A New Hope” y luego… simplemente quedó en el olvido de lo que la intérprete llamó “la etapa más obsesiva y confusa de su vida”.

¿Cómo fue la aventura intergaláctica? Transcurría la década de 1970 cuando se conocieron en el set de lo que tiempo después se conocería como el episodio cuatro de una larga saga. En esa época, Fisher tenía 19 años, el sueño de ser artista (para seguir los pasos de su familia) y grandes problemas de autoestima. En sus palabras, se percibe el desprecio y la desolación que sentía ante tantos dedos que le apuntaban. No es un secreto que iniciar una carrera en el área de espectáculos es un atroz desafío, por lo que en su primer proyecto de magnitud, encontró un punto donde depositar todos esos problemas: un joven aventurero, que le llevaba más de una década de edad.

Una de las cosas que supe cuando conocí a Harrison Ford fue que no sucedería nada de carácter romántico. Era demasiado mayor para mí, ¡casi 15 años mayor! Además de eso, había algo intimidante en él. Su rostro en reposo parecía más un ceño fruncido que cualquier otra expresión. No le importaba si lo mirabas o no, así que lo mirabas sin importarle, hambrienta. Recuerdo haber pensado: ‘Este tipo va a ser una estrella. No solo una celebridad, una estrella de cine’. Parecía uno de esos tipos, como Humphrey Bogart. Una especie de energía épica colgaba a su alrededor, y estaba muy fuera de mi alcance”.

Como bien se sabe, Harrison estaba casado con Mary Marquardt y, durante ese tiempo, representaba una imagen de rebeldía sumamente fiel a su personaje de Han Solo. Como una joven inexperta, extasiada por aquel mundo que por fin se presentaba, Carrie se enamoró perdidamente de él. Pero, más que amor lo que sintió fue una obsesión que no fue correspondida. En efecto, lo que comenzó como algunos encuentros post rodaje y se mantuvo en secreto durante más de 30 años, finalizó en tan sólo tres meses.

En su libro, contó que todo inició con algunos tragos de más en una fiesta de “Star Wars”, pero que incluso entonces, sabría que sería un corto sueño: “Un viernes por la noche después de que comenzara el rodaje, se organizó una reunión para celebrar el cumpleaños número 32 de George Lucas. (…) Un tira y afloja que involucraba mi virtud empapada de vino estaba en marcha, y no estaba claro cómo resultaría, pero me di cuenta de quien quería ganar: mi coprotagonista, el que tiene la cicatriz en la barbilla, el diálogo en su cabeza y la pistola en su cinturón. Después de una pelea loca, el Sr. Ford nos arrojó a mi virtud y a mí al asiento trasero de su auto”.

“Me sorprendió el hecho de que le gustara. Era una chica muy insegura y solo había tenido un novio. Por el contario, él me percibía como una chica muy segura y experimentada. ¡No creo que tuviera toda la información! Y cuando lo consiguió, se comportó en consecuencia y no tuvo que hacer eso. Se ablandó un poco, ya sabes, en la medida en que Harrison puede ablandarse. Y nos quedamos juntos por el resto de la cinta. Nunca iba a ser más que eso. No pensé que iba a ser ni siquiera eso“.

Según explica la intérprete fallecida en diciembre de 2016, ella siempre supo que el actor no quería formar parte de su vida y es por eso que se generó un código entre ambos. Mismo que funcionó para que en las secuelas no haya remordimiento, sino un simple secreto compartido: “Puedes ver en nuestro lenguaje corporal que nos sentíamos cómodos el uno con el otro. Lo perdoné por no amarme de la manera que uno espera, y casi me perdoné a mí misma por no esperarlo. Respiré con él allí en la oscuridad, preguntándome qué estaba soñando y esperando que me despertara antes. Hay algunas cosas que todavía considero privadas. Increíble, ¿no es así? Pero el sexo es privado. Así que decidí compartir lo que sucedió entre el Sr. Ford y yo ese fatídico viernes por la noche de mayo de 1976, y los viernes siguientes a horas intempestivas. Le hice reír. Casi 40 años después, todavía lo considero uno de los mejores momentos de mi vida”.

¿Conocías esta ‘historia de amor secreta’? El único momento en que retomaron el tema, fue cuando volvieron a compartir set en “The Force Awakens”: “En esta última película me di cuenta de que dos personas estaban coqueteando y tenían una gran diferencia de edad como la nuestra, y se lo señalé, y él dijo: ‘Bueno, espero que les vaya bien’. Creo que es la única vez que nos hemos referido a eso, aunque ni siquiera me guiñó el ojo. No es una persona que hace guiños”.