“Black Mirror”: ¿’Hang the DJ’ o ‘San Junípero’? Este es su mayor diferencial para determinar cuál es el mejor final

Un detalle puede cambiar todo.

Hang the DJ San Junípero

Desde su estreno en 2011, la serie antológica se encargó de dejarnos algo en claro: la tecnología con la que el mundo sueña y aspira, puede convertirse en una pesadilla atroz debido a la naturaleza humana. A lo largo de cada temporada, exhibió distintas historias que, te lo aseguramos, pueden llegar a ser difíciles de tolerar. Es un alivio su cantidad reducida de episodios, puesto que, si dejamos de lado lo atrapantes y entretenidos que son (junto a su destacable calidad), resulta agobiante y desmotivador la realidad distópica que presenta. Sobretodo, por lo cerca que estamos de ese futuro (si no es que lo estamos viviendo ya). Sin embargo, hay dos historias en particular que tienen un final feliz. Casualmente, suelen ser los favoritos del público. Por ello, hay una constante competencia entre ellos, cuyo punto diferencial analizaremos a continuación.

En un comienzo, es importante tener en cuenta el argumento de ambos relatos. Por un lado, “San Junípero” (4×3) mantiene una oscuridad oculta que acecha debajo de los bellos colores de su imagen. Mientras que, por otro lado, “Hang the DJ” (3×4) se antepone a la clásica y sombría base de la serie: todo se trata de una aplicación. Pero ésta no se percibe como el antagonista usual del show, sino más bien, como un sistema rígido que pierde poder cuando se conoce que es ficticio. Si tenemos en cuenta esto, de entrada podemos distinguir el factor en cuestión. La conclusión del final de la cuarta temporada del programa es mejor que el capítulo estrenado durante la tercera entrega.

El título de Charlie Brooker se estrenó inicialmente a través del servicio británico Channel 4, para luego pasar a Netflix tras su renovación. Cuando lanzaron la tercera temporada los fanáticos se sorprendieron al descubrir que había un episodio con un desenlace feliz, en lugar de uno obscenamente perturbador. “San Junípero” rápidamente ganó notoriedad, no solo por esto, sino también por ser la primera emisión del show que presenta una relación LGBTQIA +. Protagonizada por Gugu Mbatha-Raw como Kelly y Mackenzie Davis como Yorkie, el espectador acompaña a dos mujeres mientras descubren su nuevo amor que se dio en una simulación ideal. El sistema trasplanta la conciencia de los muertos y moribundos para que puedan seguir con su vida después de fallecer. Es uno de los pocos lanzamientos que no presenta el concepto de que la tecnología será la ruina de la humanidad. En cambio, ofrece una perspectiva que muestra la positividad que puede aportar.

Poco después del estreno, la mayoría de los admiradores concluyeron que aquel sería el único final feliz que la serie presentaría, pero “Hang the DJ” demostró que eso era falso. Protagonizada por Joe Cole (“Peaky Blinders”, “Green Room”) como Frank y Georgina Campbell (“The Pale Horse”) como Amy, los dos se encuentran en una simulación de aplicación de citas que somete a las personas a varias relaciones antes de conocer a “la pareja ideal”. Está construido a propósito para hacer que las verdaderas almas gemelas intenten anular el sistema, lo que hacen los personajes principales. Miran sus teléfonos y se miran al otro lado de la habitación, lo que confirma que realmente están destinados a estar juntos. Si bien cada pareja tiene una experiencia diferente, hay varios factores claros que marcan una división entre una dupla y otra.

Durante “San Junípero”, Kelly no se atreve a comprometerse en una relación con Yorkie. Hay varias razones para su indecisión: ella nunca se ha identificado como alguien LGBTQIA + y estaba casada con un hombre en el mundo real, con quien también tuvo un bebé. Cree que iría en contra de su difunto esposo comprometerse con alguien más. Para estar juntas, tiene que trasplantar permanentemente su conciencia a San Junípero, lo que significa que morirá. Pero, no parece particularmente dispuesta a despedirse de su vida, aunque está siendo presionada por la persona que la ama. Si bien una mirada inicial puede hacer que la protagonista parezca determinada y enamorada, en realidad acecha un poco a su pareja al rastrearla, la obliga a creer que su plan es lo que quiere y participa en comportamientos autodestructivos para conseguir su objetivo. Cuando su relación se desglosa por completo, es más tóxica de lo que realmente parece. De hecho, podríamos decir que acá muestran a los humanos como antagonistas, puesto que se evidencia una conducta naturalmente egoísta en una de las chicas, y a su vez, a la idea tradicional de la muerte (que se compara con lo que el futuro propone).

Por otro lado, Frank o Amy no se presionan el uno al otro. Saben cómo funciona el sistema, confían en él y se comprometen a aceptar lo que decida. Incluso cuando él rompe la confianza de ella, reconcilian sus diferencias al tener una conversación abierta sobre por qué lo hizo. Su relación parece mucho más estable y honesta que la de las otras mujeres. Al analizar y descubrir que la unión de ellas es muy poco saludable, hace que su final sea más inquietante que feliz. Sí, los dos están alegres por estar juntos; sin embargo, a Kelly le tomó mucha fuerza de voluntad sentirse cómoda con eso y Yorkie la presionó considerablemente. En “Hang the DJ”, el amor no es forzado y llega con fluidez a cada pareja. Mientras que en “San Junípero”, Kelly muestra signos físicos y emocionales de no encontrarse en una posición sana. Ambos son finales felices en comparación con los demás episodios de “Black Mirror”, pero la dinámica de cada pareja define a uno de ellos por encima del otro, en cuanto a su conclusión.

¿Cuál de los dos preferís? De una forma u otra, ambas son grandes historias y se diferencian del resto por poseer un desenlace motivador. Después de todo, parece ser que lo único que le ganará a la malévola tecnología y a la perturbadora naturaleza humana es el amor.

Etiquetas: