Brandon Routh habló sobre la secuela de “Scott Pilgrim vs. the World”

¿Se hace o no?

“Scott Pilgrim vs. the World”

A 10 años de su estreno, la excéntrica cinta se convirtió en una obra de culto entre muchos aficionados. Presentando a estrellas en ascenso, como Chris Evans y Brie Larson, y con un humor que en aquel entonces no se disfrutaba como ahora, el título de Edgar Wright logró en la actualidad una popularidad que, en su momento, le hubiese permitido una inmediata continuación. Detalle que, en la era de las secuelas y los remakes, se traduce en la constante expectativa de que finalmente suceda. Sin embargo, el joven que interpretó a Todd Ingram cree que es poco probable y este es el por qué.

A diferencia del 2010, la cinta es, en el presente, una pieza adorada por el público. En la fecha de su lanzamiento, no presentó números favorables en la taquilla y por ello, su éxito no se vio representado en una segunda entrega. Algo que, en la actualidad, podría hacerse con grandes expectativas. Pero, no para Routh: “Simplemente no creo que Bryan Lee O’Malley, quien escribió los maravillosos libros, esté pensando en una secuela. ¿Veremos a Scott Pilgrim en una iteración diferente? Podría usarse, supongo que para contar una historia similar. Podría hacerse de una manera diferente. Si se llega a realizar, estoy absolutamente a bordo. Ciertamente ha ganado mucha más popularidad y credibilidad de los fanáticos desde que salió, por lo que tiene una audiencia mucho más grande, así que creo que estaría bien en ganancias esta vez. La gente estaría entusiasmada con eso, pero no me comentaron nada sobre ningún proyecto aun”, comentó el actor de “Legends of Tomorrow” en Geek House Show.

¿Te gustaría ver una continuación de “Scott Pilgrim vs. the World”? Es difícil imaginar a Wright queriendo hacerlo (ya que hace un tiempo que se dedica a otros estilos) y el elenco es diez años mayor, por lo que se encuentran en etapas totalmente diferentes de sus carreras. Además, las ansias por dicha idea podrían derivar en la alternativa de hacer un reboot, plan que probablemente nadie quiera aceptar.