Brangelina: la historia de amor entre Brad Pitt y Angelina Jolie

Cómo lograron enamorar a toda una generación, hasta su inesperado divorcio.

Brad Pitt y Angelina Jolie

En la actualidad, es difícil pensar que un amor, nacido del engaño a una de las mujeres más queridas de la industria, pudo haber repercutido tanto en los corazones del público. Pero sin dudas, es imposible negar que este dramático relato se convirtió en una marca que evolucionaría en la obsesión por los llamados “shippeos”. Entérate cómo comenzó el motivo por el cual terminó y por qué se volvió algo tan importante.

Corría el año 2004, cuando ambos fueron convocados para protagonizar “Mr. & Mrs. Smith”. Mientras que Pitt estaba felizmente casado con Jennifer Aniston y disfrutando del auge de su carrera (como uno de los hombres más buscados para trabajar y para consumir visualmente), Jolie había renunciado al amor tras dos escandalosos divorcios (Jonny Lee Miller y Billy Bob Thornton, que solo habían dejado en su vida una imagen de enloquecida rebelde y un tatuaje con el nombre de su ex) y acababa de convertirse en madre de su primer hijo adoptado, Maddox. Ninguno de los dos sabía que sus realidades cambiarían por completo en aquel set de rodaje.

Durante la producción de la cinta, que presentaba a una pareja de casados luchando entre sí, los protagonistas se enamoraron. Por su parte, ella ya había adelantado que solía engancharse con sus compañeros de trabajo, pero él se encontró con un verdadero desafío. Al conocer a la impredecible y aventurera Angelina, se dio cuenta de que su vida brillaba por la ausencia de emociones y fantasías (declaración que él mismo reveló recientemente, sobre su relación con Aniston). Nada impidió que el amor surja y, la pasión de la historia, terminó trasladándose a la realidad. Aunque claro, esto llegó con una cuota adicional de drama, que convirtió el detrás de escenas del largometraje en una novela televisiva, y también la casa del productor, Arnon Milchan, quien tuvo que alojar a Brad luego de que Jen lo echase tras confesarle lo que sentía por otra mujer.

Estos últimos hicieron público su divorcio a comienzos de 2005, cuando todo el mundo ya estaba al tanto de la situación. Incluyendo a los paparazzis, que comenzaron su caza, invadiendo tanto el rodaje del film como las vidas privadas de sus actores, deseosos de fotografías con las cuales alimentar al expectante público. El acecho de los medios y la ruptura que confirmó el amorío, fue el inicio de la obsesión por los ya apodados “Brangelina”.

A pesar que de la industria del entretenimiento y su audiencia ya estaban al tanto de la relación, por una cuestión de respeto hacia Aniston y conveniencia de imagen, los actores optaron por no hacer pública su relación. Hasta que fue necesario hacerlo, porque Angelina quedó embarazada y definitivamente (a no ser que seas Kylie Jenner), es muy difícil ocultar algo así, por lo cual, confirmó por primera vez su noviazgo con Brad a People, en 2006. Previamente a eso, el intérprete ya había adoptado a Maddox; y Zahara, una niña de seis meses proveniente de Etiopia, se había unido a la familia.

Su primera hija biológica nació el 27 de mayo de 2006, en Namibia. La llamaron Shiloh, y las fotos del bebé las vendieron para donar el dinero a obras de caridad. Tiempo después, adoptaron a Pax Thien en Vietnam y tan solo un año mas tarde, Angelina anunció que volvía a estar embarazada, pero de mellizos. Vivienne y Knox nacieron en 2008 y los medios presentaron a la familia Jolie-Pitt como seres bendecidos y perfectos (e incluso aunque quisiéramos, no podríamos negarlo).

Una de las fotos de Shiloh Jolie-Pitt, que se vendió a mas de siete millones de dólares

El engaño, el hecho de que sean dos actores sumamente reconocidos en Hollywood, el amor que traspasó la pantalla, ser figuras de belleza y generosas personalidades que aportan a organizaciones benéficas, con niños adoptados y un embarazo de mellizos… ¿hace falta aclarar más? Brangelina tenía todas las características cinematográficas para convertirse en el objeto de consumo predilecto de la sociedad del espectáculo.

Los años pasaron con fluidez y gran apariencia ante las cámaras, hasta que todo comenzó a tener un aspecto distinto, a partir de 2013. Con la polémica decisión de Angelina por realizarse una mastectomía doble tras la muerte de su madre (a causa de un cáncer de mamas), el matrimonio ideal de Hollywood se distorsionó lentamente.

El inicio del fin fue el 23 de agosto del 2014, cuando Pitt y Jolie se casaron en una ceremonia íntima y familiar. El motivo detrás del acontecimiento fue que ambos estuvieron de acuerdo en esperar hasta que existiese el matrimonio igualitario legal en Estados Unidos, y porque sus hijos querían que pasara. Tras 10 años de pareja, esos fueron los únicos motivos para unir su amor formalmente.

El documento legal duró solamente dos primaveras de felicidad, ya que el 19 de septiembre del 2016, TMZ anunció que Angelina presentó los papeles para el divorcio, alegando diferencias irreconciliables y el bienestar de sus hijos. Por su parte, Brad confesó en entrevistas sentirse triste, pero que lo importante era que los niños estén bien. Días después, entidades superiores pidieron investigar al actor por violencia contra su hijo mayor adoptivo, Maddox (que en aquel entonces, tenía 15 años), durante un momento de ebriedad. Ante esto, la actriz logró la custodia de sus hijos.

A partir de ese suceso, la lucha entre Brangelina comenzó. Pitt acusaba a su ex mujer de exponer a los niños y no cuidar de su privacidad, mientras que la imagen de Jolie se veía afectada por la filtración de información, en la cual se revelaba que las bendiciones no pasaban el tiempo suficiente -e indicado por el juez- con su padre, y eso estaba afectando su relación con ellos. A su vez, esta última acuso que Brad optó por no pagar la cuota alimentaria, a lo que él refutó con declaraciones que involucran una cifra de 1.3 millones de dólares para sus hijos, y ocho millones más para que ella pudiese comprarse una casa en Los Ángeles.

“Lo que han hecho los abogados de Brad ha sido un intento descarado de tapar la verdad, y distraer los hechos de que no ha cumplido la obligación legal de mantener a los niños. El motivo del dinero fue porque Angelina y sus hijos tuvieron que mudarse del hogar familiar que Brad decidió conservar con todo su contenido”, comentó la abogada de la actriz, Samantha Bley DeJean, el 8 de agosto del 2018. Recién a mediados de 2019, la ex pareja más famosa del mundo pudo llegar a un acuerdo sobre la custodia y su relación, aunque recientes declaraciones de Jolie indican que todo continúa estando mal.

Así fue este cuento sin final feliz. De amor pasional, que traspasó pantallas y fronteras, a escándalo millonario. De la perfección, que incluye seis niños de forma multirracial y con inclusión transgénero, a “diferencias irreconciliables”. Así fue cómo la historia de Brad Pitt y Angelina Jolie, nos llevó a todos por un viaje de emociones y aventuras, que tanto anhelaba el actor, hasta una desagradable conclusión.