Debate sobre “Dark Waters”: La importancia de visibilizar una problemática

Se realizó una charla en Cinépolis Recoleta. Ésta se llevó a cabo junto con la participación de Alejandro Sturniolo, miembro de la junta directiva de Aladyr (Asociación Latinoamericana de Desalación y Reúso de Agua) y Vicepresidente de la Asociación Internacional de Desalinización (IDA). Emiliano Ferrari (hijo del brewmaster de Antares) estuvo a su lado, acompañándolo; el joven trabaja en Fluence Corporation, empresa cuya misión es realizar tecnologías sobre tratamiento de agua como efluentes y de reúso.

Alejandro Sturniolo.

Este debate, el cual duró aproximadamente una hora, se dio gracias al próximo estreno de una película llamada “El Precio de la Verdad”. En el papel protagónico se encuentra Mark Ruffalo y Anne Hathaway, como personaje secundario. La cinta trata sobre Robert Bilott, un abogado que se obsesiona con un terrible caso: la multinacional DuPont es la culpable de tirar químicos al río de un pueblo en Virginia Occidental, causando muertes, enfermedades graves y mal formaciones en los recién nacidos. Rob se entera de esto gracias a un granjero de apellido Tennant, quien tiene problemas con sus vacas por haber tomado de esas aguas, las cuales se enferman debido a esta problemática.

Un filme para tomar conciencia, así como también lo fue la charla brindada por Sturniolo. El mismo mencionó que esta historia, basada en hechos reales, no solo sucede en Estados Unidos sino que también pasa en nuestro país. En el largometraje aparece un compuesto químico llamado C8 o PFOA. ¿Qué es esto? Se trata del Perfluorooctanoico, el cual es un ácido carboxílico perfluorado que se usó para crear sartenes de teflón, durante más de 50 años. Al final de la película, mencionan datos reales sobre el PFOA en el cuerpo de los estadounidenses: se han encontrado en restos de sangre de más del 90% de los norteamericanos. Pero no hay que despreocuparnos al leer que el gentilicio no es nuestro, ya que Sturniolo afirma que este es un caso detallado de cinco mil químicos más. Es decir que nosotros podemos tener uno de ellos en nuestro cuerpo y, a decir verdad, es seguro que esto suceda “gracias” a los ríos contaminados.

Fotos de Bucky Bailey, uno de los bebés que nació con deformidad debido al C8.

Comentó también que el 90% de las aguas contienen microplásticos, los cuales no se saben en profundidad qué tienen porque son muy difíciles de ver. Se realizó un estudio en donde se analizó el agua de 259 botellas de once marcas diferentes en nueve países. Claramente esto es una preocupación a nivel mundial y Alejandro nos pregunta por qué no se habla sobre esta problemática en los medios. “¿Por qué esto no está a la altura del precio del dólar en los medios?”, se cuestiona el experto en medioambientes.

Microplásticos en botellas de agua.

Tanto Leonardo Ferrari -dueño de Antares- como su hijo, están interesados en ayudar al medioambiente. Es por esto que crearon una cerveza con agua de mar junto con Alejandro; su nombre es Atlántica y con ella planean dejarle un mensaje al mundo. Sturniolo relató qué le dijo a Ferrari: “Yo soy ambientalista y tengo la máquina, vos tenés la cerveza. Nos van a dar mucha más bola con la bebida. Lo hicimos para jugar y fue un ‘boom’, porque nadie entendía que el agua se podía desalinizar en la Argentina. Éramos el único país que no sabía eso”.

Creadores de Atlántica, cerveza hecha con agua de mar.

Otro dato que nos comparte es su miedo a las superbacterias en el futuro. Los resistentes a los antibióticos se dan porque cuando orinamos, una parte se desecha y la otra, se digiere. Al hacer esto, el 80% lo estamos tirando a los ríos, los cuales pasan por un tratamiento, pero no las elimina del todo. Emiliano aconseja mejorar el proceso, que está hecho hace casi 50 años, y que se aparten esos antibióticos en los ríos. “Cada vez que están yendo al baño están contaminando mucho más de lo que piensan y el problema es la cantidad”, dijo el Director y Vicepresidente de Aladyr.

Superbacterias.

Una gran problemática de la que hay que tomar conciencia. Es interesante ver que actores tan reconocidos protagonicen un filme de este tipo, ya que la gente no suele mirar cintas con estos contenidos, sino algunas más pochocleras. El mensaje que deja es bastante claro, y que sea basada en hechos reales da escalofríos. ¿Qué otra cosa causa ese sentimiento? La desinformación sobre los riesgos de nuestro planeta y la vida humana.