Cárcel y drogas: la trágica historia de vida de Leighton Meester

Fuera de la ficción, su pasado es bastante duro.

Leighton Meester

¿Creías que su estilo de vida era un calco de la de Blair Waldorf? Lastimosamente, la actriz de “Gossip Girl” no ha tenido la misma suerte. Y aunque cuenta con una exitosa carrera en la interpretación y en la música, sumado a que ha formado una agradable familia (tiene una hija con su esposo Adam Brody, actor de “The O.C.”), en el pasado, la intérprete estuvo muy lejos de tener una vida de lujos al estilo de su papel estrella.

El inicio de la pesadilla

Todo comenzó cuando nació, momento en el que su madre estaba cumpliendo una condena por tráfico de drogas. La actriz llegó al mundo un 9 de abril de 1986, en un centro de rehabilitación de Texas. En entrevista con Fox News, Meester confesó que su madre la dio a luz cuando empezó su condena de 10 años a prisión por contrabando de marihuana desde Jamaica a Estados Unidos; pero, luego de cumplir sólo 16 meses, fue liberada.

Luego de eso, madre e hija permanecieron en la Casa Intermedia por tres meses. Pasado ese tiempo, su progenitora volvió a prisión para terminar su sentencia. Mientras tanto, su padre estaba lidiando con problemas legales, por lo que no podía volver con él y quedó bajo la custodia de su abuela, quien la crió hasta el momento en que su madre volvió a ser liberada. No tenía a nadie más con quien contar, puesto que su padre, abuelo y tía estaban trabajando junto a su progenitora. Todos fueron arrestados; su tía se convirtió en la primera mujer de los 15 más buscados en Estados Unidos, luego de haber escapado de la cárcel. Otro familiar que estuvo en problemas legales fue su hermano, quien fue acusado de violación en 2002, luego de ser acusado de agredir sexualmente a un compañero cadete en la Academia de la Fuerza Aérea en Colorado; los cargos se retiraron luego de declararse culpable y pagar una multa de dos mil dólares.

Pero, volviendo a su infancia… a medida que fue creciendo, los problemas también. Su formación académica era bastante pobre, sumado a que tenía problemas financieros y emocionales, lo que convertía su relación con su madre en una total pesadilla. Una vez que fue liberada, su progenitora volvió a la casa y se mudaron a Florida. Pero, la intérprete empezó a soñar a lo grande y se puso una meta en el camino: entrar en la industria del entretenimiento y abandonar ese estado de una vez por todas.

Su única salvación: la interpretación

A sus 10 años, entró a una convención de modelos en Atlanta, durante unas vacaciones de Navidad de su escuela. Un agente la firmó en el momento y le pidió que se mudara a Nueva York, por lo que ambas decidieron aceptar la propuesta. “Terminé quedándome. Nunca volví a Florida… Eso fue todo”, comentó la actriz. Pero, para ello, tuvieron que sobrevivir hasta que llegaran los grandes cheques. Tenían problemas para llegar a fin de mes. Según los informes, vivieron en “alquileres dudosos”, en los vecindarios West Village y Manhattan Inwood.

Meester colaboró con Bloomingdale’s y The Limited Too, pero apenas podían sobrevivir con los pagos que recibieron de esos trabajos como modelo. A sus 14, la intérprete abandonó Nueva York y se mudó a California con su madre. Su meta en la vida era su carrera, no actuaba como una joven de su edad: “Me inquietaba que no tuviéramos dinero para gas o comida. Esas eran mis preocupaciones”, contó. Era tanta la pobreza en la que estaba sumida, que no pudo asistir a su baile de graduación, debido a que las entradas estaban demasiado caras y que “simplemente no le importaba demasiado”.

Luego empezó su momento de fama. Debutó en la serie televisiva “Law & Order” (1999), y en el cine, con “The Jackalope” (2003). Estuvo en otras producciones como “Entourage”, “CSI: Miami” y “House”. También trabajó como modelo para una campaña de Ralph Lauren, hecha por Bruce Webber y con Sofía Coppola como fotógrafa. Finalmente, su papel estrella le llegó en 2007, cuando interpretó a Blair Waldorf en “Gossip Girl”. Para 2009, anunció que había firmado un contrato de grabación con Universal Republic, dando un paso hacia la industria musical y metiéndose de lleno en eso (sin “soltarle la mano” a la actuación).

La relación con su madre

Todo parecía ir de maravilla, cuando en 2011 su vida dio un giro dramático. Tal parece ser que la actriz y cantante había estado enviándole a su madre desempleada USD $7500 por mes, para ayudarla a mantener a su hermano. Pero ella acusó a su progenitora de haberse gastado el dinero en “cirugía plástica, botox y extensiones para cabello”, según TMZ. Allí fue cuando se negó a enviarle más dinero y su madre la intentó convencer de que tenían un contrato oral que le exigía pagarle diez mil dólares al mes, de por vida. Por lo que Leighton presentó una demanda. El juez determinó que no había tal contrato entre madre e hija, por lo que Meester fue reivindicada cuando el juez le dijo que no debía pagarle ni un centavo.

Los problemas de salud de su hermano

Según los informes, la razón más importante por la que la actriz le estaba enviando dinero a su madre fue para ayudar a su hermano, Lex, quien se encontraba pasando por una situación delicada. Tenía problemas de salud bastante graves, debía recuperarse de una cirugía cerebral. Por eso, cuando se dio cuenta de lo que realmente estaba haciendo su progenitora, empezó el caos y con ello, una solicitación de custodia de Lex. “Ella quiere que su hermano salga de la casa de California y vaya a vivir con ella a Nueva York (…) Leighton está muy cerca de su hermano, por lo que odia no poder estar allí para ayudarlo más”, comentó una fuente a Radar en Línea.

Si bien lo sucedido con la custodia no llegó a manos de la prensa, en 2014 quedó en claro en Lex siguió viviendo con su madre, quien confesó que Meester la dejó en las ruinas (económicamente hablando). No podía comprar comida y no tenían donde vivir, por lo que Lex y ella empezaron a buscar refugios para personas sin hogar. “Sólo me quedan 26 dólares. Si algo no sucede pronto, estaremos sin hogar en las vacaciones”, le contó a los medios. Además, dijo que los médicos estaban “bastante seguros” de que tenía linfoma.

Luego de eso, los disturbios familiares no cesaron. Cuando los cheques dejaron de llegar, su madre presentó una contrademanda de tres millones de dólares para obtener el dinero que creía que Meester le debía. Además, contó que hubo violencia entre ellas en una acalorada discusión: según ABC News, acusó a la intérprete de golpearla repetidamente con una botella. Y fue tan grave la situación, que su hermano las tuvo que separar.

“Desesperadamente sola”

Aunque en la actualidad es una celebridad muy importante, la fama no lo es todo. En octubre de 2014 estuvo en una entrevista para la tienda Apple, en Nueva York. Allí habló sobre una canción llamada L.A., sobre la cual mencionó que representaba un periodo en sus veintes. “(La canción) suena muy feliz y es realmente dulce, pero es totalmente falso. Se trata de vivir en Los Ángeles y decir: ‘Oh, mira, soy un adulto. Tengo cosas materiales. ¡Tengo un hogar, amigos, y soy un adulto! Pero estoy desesperadamente sola’”, expresó en la conversación.

Por fortuna, pudo lograr crear una hermosa familia. Actualmente, se encuentra casada con Adam Brody, a quien conoció en el set de grabación de la cinta “La hija de mi mejor amigo” (2011), y con quien tuvo dos hijos.

Etiquetas: