Charisma Carpenter acusó a Joss Whedon de abuso de poder y maltrato psicológico

La intérprete de Cordelia Chase en “Buffy, la cazavampiros” denunció públicamente al creador de la serie.

Charisma Carpenter

La actriz habló al respecto en un posteo de Instagram titulado “Mi verdad”, en donde detalló cómo fue maltratada psicológicamente por el showrunner. Tengamos en cuenta que Whedon ha tenido varias acusaciones en su contra, como Ray Fisher, quien lo acusó de maltrato y racismo. Según Deadline, Charisma y Joss trabajaron juntos en la popular serie protagonizada por Sarah Michelle Gellar y en su spin-off, “Angel”. Las dos fueron creadas por el director de “Liga de la Justicia” y, en ambas, tuvo que convivir con situaciones complicadas. A continuación, te dejamos el escrito que dejó para el público.

“Durante casi dos décadas, me mordí la lengua e incluso inventé excusas para ciertos hechos que me traumatizan todavía hoy.

Joss Whedon abusó de su poder en numerosas ocasiones mientras trabajábamos juntos en los sets de ‘Buffy, la cazavampiros’ y ‘Angel’. Mientras él encontraba divertida su conducta inapropiada, solamente sirvió para aumentar mi ansiedad interpretativa, quitarme poder y alienarme de mis compañeros. Estos inquietantes incidentes provocaron una condición física crónica que aún sufro. Me duele decir que lidié con ello en soledad y, a veces, de forma destructiva”, comenzó a decir en el texto.

Y continuó: “El pasado verano, cuando Ray Fisher acusó públicamente a Joss de comportamiento abusivo y nada profesional hacia el reparto y equipo durante los reshoots de ‘Liga de la Justicia’ en 2017, me sentí abatida. Joss tiene una historia siendo cruel de forma casual. Eso ha creado lugares de trabajo hostiles y tóxicos desde el inicio de su carrera. Lo sé porque lo he experimentado de primera mano. Repetidas veces.

Como sus amenazas pasivo-agresivas de despedirme, algo que destroza la autoestima de un joven actor. Y llamarme gorda insensiblemente antes mis compañeros cuando estaba embarazada de cuatro meses, pesando 57 kilos. Fue cruel e hiriente, hablando mal de otros abiertamente y teniendo favoritos a menudo, enfrentando a gente entre sí para competir por su atención y aprobación.

Me hizo ir a una reunión para interrogarme y regañarme por un tatuaje que me hice para sentirme mejor espiritualmente en un clima de trabajo cada vez más volátil que me afectó físicamente.

Joss rechazó intencionadamente muchas llamadas de mis agentes para hacer imposible decirle que estaba embarazada. Una vez que conoció la situación, pidió una reunión conmigo. En esa charla, a puertas cerradas, me dijo si iba a quedármelo y de forma manipuladora convirtió en un arma mi feminidad y mi fe contra mí. Procedió a atacar mi carácter, se burló de mis creencias religiosas, me acusó de sabotear la serie y me despidió bruscamente la temporada siguiente una vez que di a luz.

Estando embarazada de seis meses, se me pidió ir a trabajar a la una de la mañana después de que mi médico recomendara acortar mi horario laboral. Debido a los largos y exigentes días y el estrés emocional de tener que defender mis necesidades como mujer trabajadora embarazada, empecé a sentir contracciones de Braxton Hicks. Me quedó claro que esa llamada fue en represalia.

Entonces, me sentí sola e indefensa. Con ninguna otra opción, me tragué ese maltrato y seguí adelante. Después de todo, tenía un bebé en camino y era la persona que ponía el pan encima de la mesa en mi creciente familia. Por desgracia, todo esto estaba sucediendo durante uno de los periodos más importantes para una nueva madre. Todas esas promesas y alegrías fueron succionadas, y Joss era el vampiro.

Pese al acoso, una parte de mí buscaba su validación. Inventé escusas para su comportamiento y reprimí mi propio dolor. Incluso dije en público en convenciones que trabajaría de nuevo con él. Solo recientemente, después de años de terapia y una llamada de atención del movimiento Time’s Up, entiendo las complejidades de este pensamiento desmoralizador. Es imposible entender la psique sin superar el abuso. Nuestra sociedad e industria denigra a la víctima y glorifica al agresor por sus logros. La responsabilidad está en la víctima con la expectativa de aceptarlo y adaptarse para seguir siendo contratable. Ninguna responsabilidad para el transgresor, que continúa adelante como si nada. Contumaz y sin remordimientos.

Estos recuerdos y otros han supuesto una carga para mi alma durante casi la mitad de mi vida. Ojalá lo hubiese dicho antes. Ojalá hubiese tenido el autocontrol y valor años atrás. Pero me callé avergonzada.

Con lágrimas en mis ojos, siendo una abrumadora responsabilidad por Ray y otros por haber mantenido en privado mi experiencia con Joss y el daño que ha causado. Está claro que Joss ha ha persistido en sus acciones dañinas, continuando dejando daños a su paso. Mi esperanza haciendo pública mi experiencia es crear un espacio para sanar a otros que conozco y que han experimentado similares abusos de poder de forma regular.

Recientemente, participé en la investigación de WarnerMedia por ‘Liga de la Justicia’, porque creo que Ray es una persona íntegra que está diciendo la verdad. Su despido como Cyborg de ‘The Flash’ fue la gota que colmó el vaso. Aunque no estoy asombrada, me duele. Me preocupa y entristece que en 2021 los profesionales todavía tengan que elegir entre chivarse en el lugar de trabajo o la seguridad laboral.

Me ha llevado mucho reunir el valor para hacer esta declaración pública. La gravedad de ello no se pierde conmigo. Como madre soltera cuyo porvenir de su familia depende de mi trabajo, estoy asustada. Pese al miedo del impacto de esto en mi futuro, no puedo permanecer callada. Esto es necesario. Es la hora”, concluyó.

Luego de que la intérprete haya sacado a la luz la verdad del ambiente laboral que tuvo que vivir, Sarah Michelle Gellar habló sobre estas acusaciones. Publicó en su cuenta de Instagram que apoya a las personas que cuentan sus testimonios sobre situaciones de abuso, sin adentrarse mucho en el terreno. “Si bien estoy orgullosa de que mi nombre esté asociado con Buffy Summers, no quiero que me relacionen para siempre con el de Joss Whedon. Estoy más concentrada en cuidar a mi familia y sobrevivir a una pandemia actualmente, por lo que no haré más declaraciones en este momento. Pero estoy con todos los sobrevivientes de abuso y estoy orgullosa de ellos por hablar”, sentenció.