Continúa la polémica: los cineastas que trabajan para Warner Bros. se mudarán a Sony

La estrategia realizada entre el estudio y HBO Max se planeó con el argumento de pensar en el futuro, mismo que ahora visualizan cada vez más borroso.

“Te diré, algún estudio va a volver al modelo tradicional y causar una tremenda agitación en la industria, porque todos los grandes directores van a ir a trabajar allí”, dijo Patty Jenkins (directora de “Wonder Woman 1984”) alguna vez, y parece ser que tenía razón. Por si el 2020 no perjudicó lo suficiente el área cinematográfica, la empresa detrás de éxitos como las cintas de DC y “Harry Potter” sumó la última gota que rebalsó el vaso de la paciencia de los creadores. Una cosa es que la pandemia sea un impedimento para las salas de exhibición, que las personas elijan la comodidad de su casa o que la tecnología inevitablemente avance, pero otro asunto es que un nombre como WB se haya puesto en campaña para perjudicar el espacio que tanto les dio. Desgraciadamente para ellos, no tuvieron la suerte que esperaban. Aún quedan aliados dispuestos a luchar para que la nostálgica experiencia teatral brille por algún tiempo más.

“Sabemos que el contenido nuevo es el alma de la exhibición teatral, pero tenemos que equilibrar esto con la realidad de que la mayoría de los establecimientos en los EE. UU. probablemente operarán a capacidad reducida durante 2021”, explicó semanas atrás Ann Sarnoff, presidenta y directora ejecutiva de WarnerMedia Studios and Networks Group. Al frente, llegó Sony Pictures para liderar a aquellos que se opusieron completamente a este nuevo plan. La compañía se encuentra lejos de desear estrenar sus películas simultáneamente en salas y plataformas, y a diferencia de lo que se creía, esto podría ser la mejor estrategia a exponer en la actualidad. Puesto que no solo se ganan la fidelidad de los aficionados, sino que también, se llevan consigo a los trabajadores que se resisten a la idea de que el sueño de ser realizadores y ver sus nombres reflejados en los créditos pasen por un servicio de streaming, y no por una sala tradicional.

“Después del anuncio de Warner Bros., ha sido un pequeño boom para nosotros porque ha hecho que salir con nuestras cintas el año que viene sea algo más fácil. Pero el verdadero beneficio ha sido el número de llamadas entrantes de talentos, creadores, actores y directores que nos han dicho: Queremos hacer negocios con ustedes, porque sabemos que son un distribuidor y productor para las salas de cine. Eso ha funcionado muy bien para nosotros”, contó el CEO de Sony, Tony Vinciquerra, en una entrevista concedida a la CNBC. Aunque aún es temprano para deliberar sobre los resultados reales de la estrategia con HBO Max, podemos afirmar que han recibido demasiadas críticas negativas por parte de los espectadores, cinéfilos y directores. De hecho, a estos últimos no se les informó previamente la polémica idea, por lo que muchas de sus más grandes figuras salieron a exponerlos (como sucedió con Denis Villeneuve y Christopher Nolan, quien -irónicamente- luchó por la causa durante todo el año).

Títulos de Warner Bros.

Hoy más que nunca, el público se adaptó a las pantallas chicas. Pero también, nunca extrañaron tanto ir al cine de forma tradicional, como antes de que el COVID-19 cambiara todo. La incertidumbre por el futuro de las salas tradicionales es un debate que lleva años sobre la mesa, y se temía que el cierre de los establecimientos durante el 2020 sea la estocada final para que no vuelvan a abrir sus puertas. Sin embargo, quizás debió llegar hasta su punto límite, para resurgir y mantenerse igual de vivo que en su época dorada, gracias a las figuras que brillan en sus proyecciones.