Crítica de “In the Heights”: el musical que ilumina la pandemia

¿Listo para tu próxima obsesión?

In the Heights

Muchas historias tienen lugar en la ciudad que no duerme. Pero, ¿qué sucede con aquellos grupos marginados de la Gran Manzana? Un calor agobiante azota las calles de un pequeño barrio de Washington Heights, donde laten las identidades latinoamericanas que llegaron del agua y crecieron en el pavimento, sin dejar atrás sus talentos y deseos. Bajo la luz del Sol y con un inminente apagón en camino, nada detendrá los ‘sueñitos’ de estos ambiciosos artistas.

Protagonizada por Anthony Ramos, Corey Hawkins, Leslie Grace, Melissa Barrera, Olga Merediz, Daphne Rubin-Vega, Gregory Diaz IV y Jimmy Smits, esta cinta dirigida por Jon M. Chu (“Crazy Rich Asians”) y producida por el maestro del teatro, Lin-Manuel Miranda, propone dos horas de poesía y alegría. Adaptada del famoso musical de Broadway (lanzado en 2008) e inspirada por las palabras de Quiara Alegría Hudes, transporta al espectador en un viaje de sabores que solamente una historia plagada de latinos podría generar. A través de gratificantes colores, pegadizas canciones y elaboradas coreografías, se desarrollan las diferentes tramas de cada uno de sus protagonistas que culminan en la noche donde sus historias se encuentran, y todo cambia.

Llevar a cabo una versión de una pieza teatral para la gran pantalla, no es una tarea fácil. Jon y Lin-Manuel lograron que cada tema, detalle y paso coincida en un ambiente extraño, que se nutre de la obra. En este film, los elementos del escenario de madera y el set de cámaras convergen en un relato que se beneficia de lo mejor de ambos mundos. El largometraje goza de envolver al público en el cálido ambiente del espíritu latino. Al juntar el alma de los hispanos con el poder de los musicales y las posibilidades del cine, se creó un cuento entrañable de apreciar.

¿Crees que podrías perderte entre las numerosas personalidades que abundan en este barrio? Gracias a la destacable composición de Miranda y Hudes, cada papel (sin importar su relevancia en la trama) exhibe su esencia y conflicto interno. Incluso aunque pueda resultar largo por momentos, los “pequeños detalles” -como bien diría la querida Abuela Claudia- mantienen unida a la familia que se cruza al caer el foco principal, cargado del significado de la comunidad y el homenaje a unas raíces que mantendrán presentes, para unir a una comunidad que no discrimina banderas, miedos o sueños.

Por supuesto, si vamos a hablar de “In the Heights”, hay que analizar su música… y la superioridad que otorga a las escenas. Para esta película, se utilizaron las canciones originales que desbordan energía al mezclar hip-hop con ritmos latinos. Junto a la impecable coreografía de Christopher Scott, las melodías dejan entrever el interior de los personajes y su conexión con el barrio. A su vez, el director Jon M. y su equipo de arte consiguieron aprovechar los beneficios de realizar una adaptación para el cine, al proponer escenarios que vuelan por encima del convivio teatral.

“Paciencia y fe”, reza el tema. Es importante recalcar que el carisma de los actores y la alegría del Carnaval relucen en la oscuridad que acecha la realidad que acontecen las figuras presentadas (dentro y fuera de la ficción). Las problemáticas que enfrentan a diario los inmigrantes en Estados Unidos no pueden taparse con un filtro de Instagram, pero pueden sanarse. La exclusión social, la cultura del trabajo que destruye sus espaldas, la discriminación y la carencia de oportunidades, parecieran perder peso cuando los protagonistas descubren que el verdadero hogar está en la familia del barrio que los abraza y los contiene.

“In the Heights” es una gran oportunidad para volver a las salas comerciales y un acercamiento ideal al maravilloso universo de los musicales de Broadway. Es una celebración. Te la recomendamos nosotros, y también, algunas de las mayores estrellas de Hollywood.

Tras alcanzar el éxito con el lanzamiento de “Hamilton” en Disney+, Lin-Manuel Miranda inauguró con esta belleza lo que parece que será el año de las adaptaciones en la gran pantalla: el film animado “Vivo”; “Tick, Tick… Boom”, protagonizado por Andrew Garfield; la representación de la famosa obra “Dear Evan Hansen” y “West Side Story”, de la mano del legendario Steven Spielberg.

¡No te quedes atrás! Finalmente, es momento de volver a disfrutar del cine y el teatro.