Cuántos años tiene cada princesa de Disney

A pesar de sus trágicas historias y su imagen de mujeres adultas, la mayoría es más joven de lo que parece.

¿Quién no se sintió identificado alguna vez con uno de estos personajes? En cada una de sus películas, se ven envueltas en todo tipo de problemas y situaciones peligrosas que las hacen ver como personas mayores; más aún, teniendo en cuenta que al final terminan casándose con un príncipe o gobernando un país. Sin embargo, muchas de ellas no llegan a pasar los 18 años, detalle que varía dependiendo la cultura de su origen (y el año de estreno del film). Desde 1937, Walt Disney Pictures nos ha sumergido en un universo mágico del que poco sabemos. Por ello, seguí leyendo para enterarte del misterio detrás de la edad de las princesas.

A más de 80 años de su concepción, el estudio ha producido alrededor de 100 cintas animadas, pero sigue siendo mejor conocido por sus historias protagonizadas por personajes femeninos que nacen o se convierten en princesas. Los criterios para ser parte de aquel repertorio suelen ser simples: tener al menos un número musical en su relato y un compañero animal, por lo que Mulan y Moana entran en la lista. Las excepciones son Elsa y Anna de “Frozen”, quienes se mantienen excluidas oficialmente. De todas formas, las incluimos para esta ocasión, porque cumplen con la mayoría de los puntos principales. Sin más preámbulos, conocé el estado de cada una:

  • Blancanieves de “Blancanieves y los Siete Enanitos”: 14
  • Cenicienta de “La Cenicienta”: 19
  • Aurora de “La Bella Durmiente”: 16
  • Ariel de “La Sirenita”: 16
  • Bella de “La Bella y la Bestia”: 17
  • Jazmín de “Aladdin”: 15
  • Pocahontas de “Pocahontas”: 18
  • Mulan de “Mulan”: 16
  • Tiana de “La Princesa y el Sapo”: 19
  • Rapunzel de “Enredados”: 18
  • Mérida de “Valiente”: 16
  • Moana de “Moana”: 16
  • Elsa de “Frozen” y “Frozen II”: 21 y 24
  • Anna de “Frozen” y “Frozen II”: 18 y 21

Si miramos hacia atrás, ciertos clásicos pueden ser escandalosos, sabiendo que a los 14 y 16 años estos personajes ya se estaban casando. Pero, es importante tener en cuenta que en las décadas de 1930 y 1950 había una mentalidad muy diferente que, lamentablemente, se tradujo en la gran pantalla. El contexto y el escenario de las historias originales también influyeron en estas representaciones. Aunque, por otro lado, si no se dice explícitamente en la película, es difícil calcular las edades de estos papeles porque los animadores intencionalmente los hacen parecer mayores para evitar controversias, mantener cierta imagen y jugar con la mente de los espectadores. Y si bien esta fórmula cambió desde la llegada de “Brave” (al no hacer de los intereses amorosos la fuerza conmovedora de cada film), Disney todavía tiene un largo camino por recorrer, y su renuencia a convertir a Anna y Elsa en princesas oficiales es prueba de ello.