Curiosidades de “A Quiet Place”

Todo sobre la película casi muda, que cambió la vida de su realizador y el género de terror.

Un año después de que Jordan Peele dejase de lado la comedia para convertirse en uno de los directores más visionarios y resonantes del cine de terror con “Get Out”, John Krasinski arrojó su imagen de Jim Halpert en “The Office” para hacer lo mismo con este proyecto. ¿Cómo pudo causar tanto revuelo una película esencialmente muda? Intentá no hacer ningún ruido y sumergite en este silencioso universo para enterarte de los detalles detrás del éxito.

De comediante a director

Cuando Krasinski se unió, realmente quiso hacer suya la cinta. Él trajo la idea de usar ASL y tener un hijo con discapacidad auditiva. También fue su aporte que el implante coclear fuera la clave para el desenlace. A su vez, sintió que sería más poderoso usar un lenguaje que en realidad solo está reservado para personas que no pueden escuchar. Sin mencionar que participó como realizador, productor y actor, además de haber reescrito el guion. No hay dudas, puso su toque mágico.

Un niño con juguete nuevo

El diseño final de los monstruos no se concretó hasta la postproducción. En el set, el propio John interpretó a la criatura con un traje de captura de movimiento. En las primeras proyecciones de prueba, el público se reía y los productores entraban en pánico, preocupados de que algo sobre el terror del film no funcionará.

Sin embargo, resultó que solo les causaba gracia porque el CGI estaba inacabado y, en algunas tomas, no estaba en absoluto, por lo que Krasinski podía verse divirtiéndose con el traje.

¿Quiénes (o qué) son los monstruos?

Durante una entrevista con el podcast de Empire Magazine, el reciente cineasta finalmente les dio a los fanáticos un poco de información sobre esto. Él los describe como extraterrestres que cayeron en la tierra tras la destrucción de su planeta. Son “máquinas perfectas evolutivas” y cazan por el sonido, porque crecieron en un espacio que no tenía luz ni humanos. No necesitan ojos.

“Desarrollé la idea de ellos y cómo quería que se vieran, basándonos en la mayoría de las películas de alienígenas que tratan sobre adquisiciones. Son, para mí, esta idea de un depredador, un parásito que se introduce en un ecosistema”, alegó John. “Quería que se viera realmente crudo, como si lo abrieras y fuese casi tripa o cerebro. No sabes lo que estás viendo”, concluyó (por medio de Screen Geek).

El sonido

Cuando Krasinski comenzó a editar el film, el corte inicial y el segundo se unieron sin ningún audio. Él quería que la cinta pudiese funcionar sin ningún ruido antes de comenzar a agregar el diálogo hablado, la partitura musical y los efectos. De hecho, John no negoció con la idea de tener a un intérprete sordo en el elenco porque lo creía fundamental. Si mirás el largometraje en mute, probablemente aún puedas disfrutarla, porque fue trabajada de esa manera.

Los ingenieros de sonido, Ethan Van der Ryn y Erik Aadahl (quienes, irónicamente, participaron en proyectos estruendosos como “Godzilla” y “Transformers”), crearon lo que llamaron “sobres de sonido” para poner a la audiencia en el lugar de los personajes y así “escuchar lo que escuchan y cómo podían hacerlo”. Motivo por el cual recomendaron verla en el cine o, en su defecto, utilizando auriculares. Por la forma en que está diseñada, si alguien la mirara en casa, se perderían muchos de los ruidos que actúan como señales de lo que está por venir.

Dificultades del rodaje

El actor dijo que el sonido diegético era la parte más importante. Definitivamente, no estaba equivocado, ya que el único ruido que escucha la audiencia son pasos, naturaleza y respiración. Para ello, tuvo que educar esencialmente a los miembros de la producción sobre lo importante que era para todos estar en silencio.

“Creo que el equipo pensó que sería una película muda, por lo que dijeron: ‘Oh, podemos hacer tanto ruido como queramos porque simplemente lo editarán’. Así que fue realmente divertido verlos moviendo camiones y cables para que, de pronto, todo deba quedarse congelado. Fue como un juego”, explicó la estrella de “The Office”.

El aporte de Steven Spielberg

Una cosa que no muchos notaron fue que un fragmento era, básicamente, una nueva versión rehecha de una escena infame de “Jurassic Park”. Estamos hablando de cuando Tim y Lex son salvados por el techo de cristal de su jeep mientras un T-Rex intenta comérselos. Si prestas atención, es básicamente lo mismo, salvo por algunos detalles y, ah sí, mucho menos ruido (vía Icollector).

Millicent Simmonds hizo llorar a John Krasinski

Junto con “Baby Driver”, “A Quiet Place” es uno de los pocos éxitos de taquilla recientes que han estado abriendo camino para la representación auténtica de discapacidades. Simmonds, que interpreta al personaje sordo de Regan Abbott, en realidad ha sufrido ese deterioro desde que era bebé. Por este motivo, la actriz conoce perfectamente las dificultades de ser aceptada. Originalmente (en la escena del clímax) Lee iba a decir “Te amo”, pero ella sugirió cambiarlo a “Siempre te he amado”, lo que hizo llorar a Krasinski.

¿Es necesario?

El equipo de producción detrás del film contrató al mentor sordo, Douglas Ridloff, para enseñarle al elenco cómo hablar en lenguaje de señas. En un comienzo, los realizadores querían dejar las escenas de ASL sin subtítulos, para que la audiencia pudiese descubrir el contexto de cómo los actores se comunicaban entre sí de manera no verbal. Sin embargo, en la sala de edición, el director se dio cuenta de que el momento en que padre e hija discuten no funcionaría tan bien, por lo que decidieron agregar la traducción a todo el largometraje.

El guion original

En su concepción, la historia de Bryan Woods y Scott Beck solo presentaba una línea de diálogo hablado. Cuando John Krasinski subió a bordo e hizo revisiones, la cinta final terminó con alrededor de 25 líneas, que comienzan a aparecer recién a partir del minuto 38. Su aporte hizo que fuera más dramática y emocionante, sin dejar de ser “muda”.

También se suponía que el relato llevaría varios flashbacks que tendrían conversaciones y mostrarían al hogar antes de la crisis. Esto, probablemente, se agregó como una forma para que la audiencia se conecte emocionalmente con los personajes. Pero el director sintió que habría más conexión usando el miedo interno del público y enfocándose en las expresiones faciales y las señas.

Problemas con las salas de cine

A pesar de que “A Quiet Place” fue un gran éxito en la taquilla, los propietarios de las exhibidoras la odiaron. El hecho de que el título fuera casi completamente silencioso, generó en la experiencia teatral que cualquiera que comiera refrigerios fuese mal visto por sus compañeros de butaca. Después de un tiempo, miembros del establecimiento comenzaron a notar que, las personas que compraban tickets para ver el film, tenían menos probabilidades de adquirir snacks en el candybar, que es una de las principales fuentes de ingresos para los cines.

Momento del nacimiento

La escena fundamental en la que el personaje de Emily Blunt se sube a una bañera y trata de permanecer en silencio mientras da a luz, se concretó en una sola toma. Según su marido y director, tan pronto como dijo “Corte”, la actriz salió del papel instantáneamente y preguntó a los técnicos por el almuerzo del día.

Acotado desarrollo

La cinta fue rodada en 36 días y, la secuencia de apertura -establecida unos meses antes de los acontecimientos de la trama, con la grave tragedia- fue lo último en ser filmado. Lejos de existir una razón técnica específica, esto se debió a que el cineasta y protagonista necesitaba tener la barba mucho más corta, por lo que esperó hasta el final para recortarla.

La franquicia de Cloverfield

Imagen de “A Quiet Place 2”

Cuando Paramount adquirió por primera vez los derechos del relato, los ejecutivos consideraron incluirlo en su serie antológica de películas de terror y ciencia ficción. Tras discutirlo con el realizador y los guionistas, decidieron que lo mejor sería dejar al film como un producto suyo e independiente. Actualmente, su popularidad significó la posibilidad de generar su propio universo.

“Si estas personas lo están pasando mal, ¿hay otras que lo estén pasando bien? ¿Hay alguna otra forma de sobrevivir? Es interesante. Sería genial ver el resto de las realidades dentro de aquel contexto. Definitivamente se presenta como un proyecto que garantiza una secuela, sin importar cuántos protagonistas queden en el camino”, comentó John para Empire Magazine.

Prejuicios

Al principio, Krasinski se mostraba reacio a sumarse al equipo, e incluso, había decidido no participar, porque sentía que el género de terror estaba fuera de su gusto. Pero, cuando se le describió la premisa de “A Quiet Place” y se dio cuenta de que era una historia sobre una familia, firmó de inmediato. Habiéndose convertido recientemente en padre, se sintió identificado con los temores y las ansiedades de los Abbott y pudo ver un trasfondo que sobrepasa la temática de venta.

Para prepararse, vio películas como “Get Out”, “The Witch” y “The Babadook”. Solo escribía el guion cuando estaba asustado y descubría qué cosas le ponían nervioso de aquellas cintas. “Empecé a desdibujar la tensión de una manera diferente, porque era lo que me afectó”, explicó. También, entrega que “Alien” de 1979 fue particularmente influyente para él. “Amo a Ripley. Tenía tanto miedo por ella, que no quería que tomara la decisión equivocada”, dijo. Él compara el momento de los monstruos entrando en la habitación del bebé insonorizada con la escena del papel de Sigourney Weaver, cuando se da cuenta de que uno de los Xenomorfos se ha escondido con ellos en la cápsula.

Trasfondo humano

Dejando de lado el género, la historia está destinada a ser una metáfora de la paternidad. El cineasta destacó: “Acabábamos de tener a nuestra segunda hija tres semanas antes de que leyera el guion y estaba viviendo con el terror de mantenerla a salvo, con la esperanza de que siga viva. ¿Era un hombre lo suficientemente bueno como para ser su padre? Todos esos temas están presentes en el film. Y así, en mi reescritura, eso es lo que más profundicé”.

En familia

Al momento de sumarse al proyecto y reescribir la trama, Blunt le dijo a Krasinski que no podía dejar que nadie más que ella interpretara el papel de Evelyn, lo que significó para él, el mayor cumplido de toda su carrera. Además, comentó que trabajar con su esposa fue “sin duda, la mejor colaboración que he tenido en mi vida. Siempre he sido un gran admirador suyo en la pantalla, pero mantenemos nuestro trabajo muy separado. Al estar en la habitación cuando ella hace lo que hace, puedes ver por qué es tan buena. Creo que esta experiencia nos acercó”.

Cabe destacar, que pueden apreciarse en la casa búnker de los protagonistas, fotos reales de John y Emily junto a sus hijos.

Detalles

Al comienzo de la película, en la tienda, la mayor parte de la comida en los estantes se ha ido… a excepción de todas las bolsas de papas fritas, ¡porque son demasiado ruidosos para abrir y comer!

La aprobación del rey

El propio maestro del horror, Stephen King, ha llamado a la cinta “una obra extraordinaria”. “´A Quiet Place´ es un trabajo extraordinario. Magnífica actuación, pero lo principal es el silencio, y la forma en que hace que la cámara se abra de par en par de una forma que pocas cintas logran”, expresó.

Recién nacido

A pesar de todos los ataques de monstruos y piezas que permanecen en la memoria de quienes vieron el largometraje, una imagen que es difícil de borrar es la del bebé de Evelyn dentro de una pequeña caja de madera para evitar que las criaturas lo detecten. Inicialmente, ese momento fue una interrogación total. ¿Quién dejaría que su hijo filmara algo así? Debía ser falso, pero no. El niño era real, estaba vivo y bien cuidado.

Krasinski incluso admitió que, de todas las escenas, esa fue la más difícil de hacer. Así le contó a Empire Magazine: “Eso fue lo más intenso que he hecho en mi carrera, no esperaba cuán visceralmente respondería. Y sí, probablemente porque fui papá de un pequeño en ese momento, pero solo como ser humano ya te sientes mal”. Los padres dieron permiso y fue grabado en dos tomas muy rápidas. “Tan pronto como puse esa caja y me fui, quedaron como ‘cortadas’. Todos decían: ‘¡Saca al niño de ahí!’. Básicamente era una cama hinchada y había agujeros por todas partes para que el bebé respirara, obviamente, pero toda el equipo tuvo una crisis nerviosa en el momento”, finalizó (por medio de Gatewayonline).

¿Por qué quedar embarazada?

La situación de la madre podría verse como intencional. Pero, ¿quién quedaría en cinta intencionalmente en aquel contexto? En internet, muchas personas llegaron a la conclusión de que estaban tratando de hacer su aporte para poblar un mundo que está disminuyendo rápidamente. Sin embargo, el actor y realizador lo ve como una forma de que la familia reemplace a su hijo Beau. Según él: “Basándome en las estadísticas de lo que les sucede a los padres que pierden hijos, algunas personas se separan o se apoyan para seguir adelante. Esto último, casi se convierte en una recalibración de toda tu vida (el tratar de tener otro hijo). Creo que está en algún punto intermedio”, comentó para Pantip.

Parece que realmente ha investigado mucho para que la historia sea lo más realista posible. No todos se esforzarían por comprender y explicar algo así.

¿Quiénes?

Esto puede sonar obvio, pero muchas personas han admitido no darse cuenta de que no se usaron nombres. Sabemos que los miembros de la familia los poseen, pero, la única razón por la que sabemos cómo se llaman es gracias a los créditos finales. Esto es adrede, puesto que así, los espectadores se ven envueltos rápidamente en la supervivencia de cada uno y las situaciones en las que se encuentran. Están más preocupados por quién sobrevivirá que por tratar de descubrir la identidad de estas personas que están en peligro extremo.

El motivo detrás de la muerte de Beau

“A Quiet Place” constantemente subvierte las expectativas del público, directamente, desde la escena de apertura en la que el hijo más joven de la familia es presentado y asesinado rápidamente. Si sentiste esa tragedia como algo impactante, se suponía que debías hacerlo: “El poder de un niño muriendo creó lo que encontré como una gran oportunidad para infundir el terror de esta realidad. En otra versión de la historia, el pequeño no podía morir porque nadie podría aprovecharse de eso. Tomé la decisión consciente de convertirla en el primer acercamiento, porque quería que esa regla se desbloqueara para el resto de la experiencia”, reveló el reciente cineasta.

La historia del hombre en el bosque

Dejando a un lado a la familia Abbott, el único personaje que aparece es el anciano que se suicida. Hay muchas interpretaciones de lo que le sucedió, y Krasinski tiene su propia versión. “Muy claramente por su aspecto, él no tiene una infraestructura como la que tiene el padre. (…) Probablemente tenían un microcosmos de rutina de seguridad mucho, mucho más pequeño, y la mujer había salido a buscar algo de comida. Luego terminó haciendo ruido y siendo asesinada, así que llegó y la encontró muerta. Y una vez que lo hizo, no había otra razón para vivir”, expuso.

Tras ello, añadió: “Pensé en qué horrible sensación sería vivir tanto tiempo y luego que ese sea tu momento final. La razón por la que surgió el grito, no fue solo por ella. Es esa idea de tormento. Nadie puede sobrevivir a aquello mentalmente, y mucho menos físicamente”.

El Alfred Hitchcock interno de Krasinski

¿Crees que “Mi Pobre Angelito” aún tiene la escena más sufrida de alguien parándose sobre un clavo? Pensalo de nuevo: esta cinta lo hace de manera más lenta e insoportable, con una presión adicional para que Evelyn no grite y el hecho de que está en trabajo de parto. “Ese momento para mí es parte de la belleza que Hitchcock solía hacer. Estableció la tensión y el suspenso mejor que nadie. Recuerdo que (el escritor y cineasta) Christopher McQuarrie me dijo que su cita favorita del cineasta cuando leyó el guion fue: ‘Cuando tengas una audiencia gritando, agárralos del cuello y no los sueltes’. Ese era su lema”, comentó el director de 40 años.