Curiosidades de “Black Swan”

La película dramática, protagonizada por Natalie Portman, fue una de las mejores en las que ha participado. Sabemos que ha alcanzado su éxito con otras cintas, pero “El Cisne Negro” ha logrado explotar su talento al máximo. Claro está que Darren Aronofsky tuvo mucho que ver en esto, ya que estuvo a cargo de la dirección. Podemos ver a la actriz metida en una trama increíblemente interesante: una bailarina de ballet comienza a perder el sentido de la realidad al momento en que ve a su compañera como una amenaza, por lo que intenta cuidar su puesto en el papel principal de la obra “El Lago de los Cisnes”. Obtuvo grandes premios (Óscar, BAFTA, Globo de Oro) y la nominación más importante del evento de La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas (a Mejor Película). Una cinta muy atrapante, la cual tiene sus secretos de rodaje que hoy te los vamos a estar contando.

Enamoramiento

Durante la filmación del largometraje, Natalie Portman y Benjamin Millepied -su coreógrafo- se enamoraron mientras preparaban los bailes, que luego se verían reflejados en escena. El flechazo fue al instante y, en diciembre de 2010, anunciaron su compromiso. Para junio de 2011 ya había nacido su primer hijo, llamado Aleph. En cuanto a su segunda hija, la tuvieron en febrero de 2017, y fue nombrada Amalia.

Problemas por el Óscar

En el momento que la actriz obtuvo el premio de la Academia, hubo polémica al respecto. Pero no por haberlo ganado, sino porque los creadores del evento creían que ella merecía el galardón por haber hecho un duro trabajo y, que las coreografías fueron realizadas un 80% por ella misma. Luego de estas declaraciones, Sarah Lane, la bailarina profesional que reemplazó en las escenas de baile a Portman, salió a hablar con la prensa a desmentir todo. La realidad era que había sido ella quien había hecho gran parte del esfuerzo.

Primera opción

En la mayoría de los proyectos sucede que, quien termina realizando el papel, no es quien inicialmente el equipo de producción había elegido. Este caso no fue la excepción, por lo que se creyó buena idea que la madre de Nina fuera Meryl Streep, pero esto no terminó sucediendo. El puesto lo obtuvo Barbara Hershey.

Entrenamiento

Tanto Mila Kunis (quien interpreta a Lily) como Portman tuvieron mucha práctica de danza. Sus clases duraron varios meses y fueron entrenadas por las más destacadas figuras del ballet. Natalie ya tenía conocimientos previos, por haber practicado de pequeña, pero a su antagonista le costó mucho poder dominar los pasos básicos.

Rumores

Se decía que Mila y Natalie tuvieron que emborracharse para poder filmar la escena sexual. Esto fue desmentido por la intérprete de Lily, quien contó que era un momento en el que debían estar en mucha disposición mental. También confesó que su compañera se sentía bastante incómoda de grabar esa parte, pero entendía lo importante que era el despertar sexual de la protagonista, algo muy significativo en la narrativa de la película.

Dietas

Las “enemigas” -en la pantalla- tuvieron que hacer un exigente entrenamiento físico y un régimen estricto, para poder bajar drásticamente de peso. Mila comentó que estuvo tres meses haciendo una peligrosa dieta, en la que pasó de pesar 53 a 43 kilos. Kunis consumía 1200 calorías por día y fumaba más de lo recomendado, para poder llegar a su meta. En cuanto a Natalie, también llegó al ideal para la producción, pero a lo largo de diez meses.

Presupuesto

El proyecto se realizó con 13 millones de dólares y logró recaudar $329.398.046. ¡Una cifra realmente buena! Sin dudas, fue uno de los trabajos más importantes del director y de la protagonista, quienes lograron conquistar al mundo entero con la cruda historia que refleja lo que viven a diario algunas bailarinas.