Curiosidades de “Fury”

La película que dirigió David Ayer, y que tuvo a Brad Pitt como protagonista, fue de muy buena aceptación por el público. Cuenta con un gran reparto y una historia sumamente interesante: ambientada en la Segunda Guerra Mundial (abril de 1945), aquí podemos ver a un sargento del ejército que, junto con sus soldados americanos, luchan contra un ejército nazi, los cuales saben que su derrota ya está cantada. Hoy te traemos algunos datos interesantes sobre el rodaje de este filme.

Guion costoso

Estamos hablando de un millón de dólares por los derechos de éste. Fue comprado por QED, una empresa independiente que nunca había pagado tan caro un texto, convirtiéndose en la cifra más alta abonada por la compañía.

David Ayer

El cineasta sabe hacer bien su trabajo, pero también se desempeña en otros roles. En este caso, lo pudimos ver en las funciones de director y guionista del largometraje. Anteriormente, hizo lo mismo con “End of Watch” y “Harsh Times”.

Brad Pitt

Esta es su tercera producción de género bélico en menos de cuatro años, ya que protagonizó “Inglourious Basterds” y “World War Z”. Parece que ese tema le sienta bien, ya que tuvo mucho éxito en esta cinta y en las recientemente mencionadas.

Peleas

Sí, tal como lo leíste: hubo pleitos. En realidad, se trataba de una orden del realizador, quien quería que los protagonistas luchen entre sí. Se organizaban enfrentamientos y todos participaban, para golpearse los unos a los otros. Aunque contra Brad Pitt nadie quería enfrentarse, ya que se trataba de una “superestrella de Hollywood”. Esto fue un pedido explícito de David Ayer, según Shia LaBeouf, uno de los actores de reparto que fue entrevistado para Jimmy Kimmel Live!  

Inesperado

En el momento del estreno, el Lincoln Center de Nueva York ofreció un pase especial de “Fury”, donde el elenco fue a darle una sorpresa a los fanáticos que se encontraban viendo la película. Allí apareció Brad Pitt, junto con Shia LaBeouf, Michael Peña, Jon Bernthal y Logan Lerman. Se subieron al escenario, sin que nadie lo esperase.