Curiosidades de “La La Land”

Un gran trabajo de Damien Chazelle, con Ryan Gosling y Emma Stone como protagonistas.

la la land ryan gosling emma stone

Esta historia de amor nos muestra a Sebastian -un pianista de jazz- y Mia -una aspirante a actriz-, quienes se enamoran perdidamente, pero deben elegir entre su relación o su ambición laboral. Si te gustan de este género, te vas a arrepentir no haberla visto, ya que estamos hablando de una trama atrapante con talentosos actores, que tienen una notoria química en pantalla, y excelentes piezas musicales. Pero no todo es tan fácil como parece, ya que hay escenas extremadamente difíciles de rodar y más detalles que te los contamos acá abajo.

Proyecto de antaño

Antes de filmar “Whiplash”, el director ya había comenzado a idear esta producción. Fue en 2010 cuando empezó a escribir el guion, junto con su amigo Justin Hurwitz, quien se encargó de la musicalización la cinta. Cuando la planificaron, tenían pensado realizarla poco tiempo después. Finalmente, pudieron estrenarla en 2016, ya que antes de eso el cineasta no contaba con mucha experiencia y no había podido conseguir el financiamiento que necesitaba.

Presupuesto

Treinta millones de dólares costó realizar este filme. Lo mejor de todo es que hay escenas bellísimas, una trama encantadora, con sets espectaculares y una estética impecable. No sólo eso, sino también es brillante la selección de casting, ya que los actores contratados son grandes estrellas y tienen mucha química en la pantalla. Sin dudas, una obra de arte muy hermosa.

Instrumento

Ryan Gosling ya sabía tocar el piano, pero igualmente obtuvo clases de dos horas, seis días a la semana y durante tres meses, sin sumar el tiempo que practicaba por su cuenta. Claramente, esto resultó espectacular tanto para él como para la película, ya que en la escena donde se lo ve tocar no hay ningún doble, sino que es puro trabajo del actor.

Primeras opciones

El dúo que vimos en la pantalla no era el plan A del creador, sino Miles Teller (“Whiplash”) y Emma Watson. A decir verdad, la cinta no habría sido igual sin los actores originales.

¿La tercera es la vencida?

Esperemos que no. Estamos hablando de que no es la primera vez que Ryan y Emma coinciden en un proyecto, sino que ya van tres veces. Puede ser por su adorable química, que vuelven a encontrarse para realizar producciones en conjunto. Anteriormente los vimos en “Crazy Stupid Love” y en “Gangster Squad”.

Premios

“La La Land” fue el largometraje con más Globos de Oro que ha ganado en la historia. Fue nominado a siete categorías y triunfó en todas. Además, en los Premios de la Academia, obtuvo catorce nominaciones y llegó a lograr el más importante, a Mejor Película… por poco, ya que en realidad todo se trató de una confusión y le terminaron dando el galardón a “Moonlight”.

Inspiración

Damien buscó influenciarse en grandes musicales como “Singin’ in the Rain” (1952), “Top Hat” (1935), “An American in Paris” (1951), “The Umbrellas of Cherbourg” (1964), “Swing Time” (1936), “The Band Wagon” (1953) y “The Young Girls of Rochefort” (1967). Esto lo hizo para estructurar el filme y darle ese encanto de Broadway que todas las cintas de este género necesitan.

Tiempo de rodaje

Sólo tomó ocho semanas. Un dato muy interesante, ya que debemos considerar los números musicales y los planos secuencia que aparecen, como así también los extensos diálogos. Un récord haberlo hecho en un período tan corto.

Interpretación en vivo

Estamos hablando del momento en el que Mia canta en su audición. Siendo que los demás números musicales fueron pregrabados, podríamos creer que esta escena no sería una excepción. Pero sí lo fue. El cineasta creyó que debía hacerlo en el momento, por lo que Stone tuvo que decidir la manera en que iba a cantar y expresar la emoción de la pieza.

A Lovely Night

El director comentó que fue muy difícil de grabar, ya que había un cierto capricho por filmarla durante la hora mágica, que es cuando termina el atardecer. Antes de que esto sucediera, aprovechaban las horas anteriores para practicar dicha escena, que se grabó en ¡una toma! (Rodaban cinco por día). Claro está que buscaban capturar el realismo de los clásicos musicales, pero fue algo muy complicado de rodar, según el equipo.

Introducción

La escena de Another Day of Sun fue grabada bajo altas temperaturas, de hasta cuarenta y tres grados centígrados. ¡Una locura! Los bailarines tenían más de un traje para rodar numerosas veces sin verse sudados. Esta toma casi fue eliminada, a pesar de ser una de las más famosas, ya que Chazelle creyó que los personajes principales debían ser introducidos antes. Afortunadamente, pudimos ver este comienzo musical, que le dio ese toque especial a la película.

¿Mia Stone?

La actriz parece ser más cercana de lo que parecía a su personaje: a los quince años abandonó el colegio porque convenció a sus padres de que su meta en la vida era la actuación. Es por esto que la familia logró mudarse a Los Ángeles, para que pudiera ir a las audiciones. Al principio no obtuvo lo que deseaba, por lo que se las arregló consiguiendo varios trabajos para obtener dinero, mientras seguía probando suerte. Luego de un tiempo, pudo empezar con su carrera, logrando papeles pequeños en series de televisión. Así es como llegó a donde está ahora. Todo es cuestión de proponértelo y luchar por ello, como lo ha hecho Emma.

¿Coincidencias?

En los últimos momentos del largometraje, los protagonistas se miran a los ojos de una manera muy intensa y terminan sonriendo, dando a entender que se reconocieron. El final de “La La Land” y el de “Whiplash” son muy parecidos, por lo que los fanáticos piensan que hay un guiño a su anterior trabajo.