Curiosidades de Studio Ghibli

Fundada el 15 de junio de 1985 (Tokio, Japón) por Hayao Miyazaki, Isao Takahata, Toshio Suzuki y Yasuyoshi Tokuma, es considerado hoy en día como uno de los mejores estudios de animación. “El castillo en el cielo”, “La tumba de las luciérnagas”, “Mi vecino Totoro”, “La princesa Mononoke” y “El viaje de Chihiro” son solo algunas de las maravillosas y reconocidas obras que realizaron (que por cierto, agregaron a Netflix este último mes). Les dejamos algunos datos que quizás no conocías de esta joya de la empresa, dentro del infravalorado mundo del anime.

Primera y última vez

Muchos fanáticos del anime sueñan con poder vivir sus películas favoritas a través de la consola. Por desgracia, tras adaptar “Nausicaä del Valle del Viento”, Miyazaki no volvió a permitir que ninguno de sus proyectos se convierta en videojuego, debido a la baja calidad que tuvo el único que se llevo a cabo.

Nadie se salva del ratón

Luego de una mala experiencia con New World Pictures por censurar uno de sus films para que sea apto para niños (según su criterio), el estudio tomó la decisión de vender sus licencias al extranjero a Disney en 1997. Pero no por ello mantuvieron siempre la mejor relación. Entre los momentos de tensión más conocidos, podemos encontrarnos con escenarios como cuando la conocida empresa estadounidense les pidió que musicalizaran más sus películas para evitar silencios incómodos en espectadores fuera del mercado japonés, o cuando se adaptó el guion de “La princesa Mononoke”, por el cual el guionista tuvo que realizar dos versiones distintas, debido a que Ghibli y Disney deseaban cosas tan opuestas que no se podían decidir.

Un poco de magia fuera de pantalla

En un pueblo llamado Sakugawa, existe un árbol de “Mi Vecino Totoro”. Residentes del lugar cuentan que las parejas que se toman la mano bajo la sombra del mismo concebirán un hijo.

Contenido delicado

A pesar de que el estudio se dedica a la animación para un público infantil, el mensaje que esconde cada una de sus películas ahonda en dilemas que apenas los adultos pueden tolerar. Miyazaki no siempre consideró que aquellos temas podrían ser atractivos para los pequeños, hasta que lo hicieron cambiar de opinión, argumentando que los niños necesitan estar expuestos a ciertos temas, aunque no los puedan interpretar en su totalidad.

La unión de dos mundos

A pesar de los problemas que han enfrentado Disney y Ghibli al intentar mantener una relación laboral sana y funcional, no todos tienen una opinión negativa del otro. El fundador de Pixar, John Lasseter, es fanático del estudio japonés e incluso han trabajado juntos en numerosas ocasiones (“El viaje de Chihiro”, “El castillo ambulante”, “Cuentos de Terramar”). Una gran muestra de afecto de su parte fue incluir un cameo de Totoro en “Toy Story 3”.

Ni Tarantino se animó a tanto

En una ocasión Miyazaki se enfadó tanto por el montaje de una de sus películas, cuando fue comercializada en el exterior (“Nausicäa del Valle del Viento”), que le mandó una espada samurái a los productores con un mensaje escrito: “No más cortes”. 

Máquina de billetes

Studio Ghibli es un auténtico éxito en Japón, pero a nivel internacional también han logrado sumas incalculables de dinero con sus trabajos. Algunas de sus películas entran en la lista de las más taquilleras de la historia de su país, siendo “La Princesa Mononoke” y “El viaje de Chihiro” sus mayores obras, habiendo recaudado casi 300 millones de dólares en todo el mundo.

Te lo agradezco, pero no

En 2002, “El viaje de Chihiro” fue la ganadora del premio Oscar a la mejor película de animación, algo que, cabe destacar, pocas veces sucede debido a la fuerza de Disney en la Industria. Pero, debido a que aquel año coincidió con la invasión de Estados Unidos en Irak, Hayao Miyazaki decidió no presentarse a recogerlo para demostrar su desacuerdo con lo sucedido.

Un trabajo artesanal

Solo el 10% de los trabajos de Studio Ghibli son digitales, a diferencia del resto del mundo de la animación que, a partir de los años 90, se manejaron casi en su totalidad por computadora. Pero los fundadores consideran que aquello es un insulto, por lo cual, su contenido se realiza a mano. Otro dato interesante de la creación de sus films es que, generalmente, tampoco posee un guion concreto. Son obras de la improvisación que surgen a medida que avanza la historia.