Curiosidades de “Titanic”

En 1997, el director James Cameron estrenó una de las películas más recordadas del cine. Esta icónica producción parte de un hecho verídico y retrata una subversiva historia de amor que trasciende las clases sociales. Magníficamente narrada, lideró la taquilla y obtuvo 11 premios de la Academia. Cameron estaba fascinado (y un poco obsesionado) con el naufragio del barco. Su interés incrementó cuando se reunió con Robert Ballard, quien descubrió los restos del Titanic en la década del 80. Sin embargo, en una entrevista, el cineasta confesó que nunca imaginó la dimensión que tomaría el proyecto: “Pensé que iba a ser como cualquier otra película que había hecho. Al igual que “Alien”, “Terminator” o “Mentiras verdaderas”, pensé que tendría su temporada en mi vida, luego desvanecería y terminaría en una estantería”, declaró. En “Titanic” todo es ilusión: maquetas, un set cinematográfico construido en Playas de Rosarito, en Baja California, y recreaciones virtuales de Digital Domain. Pero el resultado en pantalla es tan creíble que logró que su éxito fuera tal.

En este artículo te contamos algunas curiosidades que tal vez no conocías.

Una idea maravillosa

James Cameron le pidió a James Horner, el compositor de la banda sonora, que no haya canciones con letra en la película. Sin embargo, el músico estaba seguro de que “My Heart Will Go On” funcionaría. Por ende, la grabó en secreto con Céline Dion. “Un día Cameron me invitó a la casa. Estuvimos tocando música de otras escenas. Él estaba de muy buen humor así que le dije, ‘¿Te puedo tocar algo? Sé que no querías canciones, pero me parece que este tema refleja todo el de la película”, contó el compositor. Tres semanas antes de estrenar “Titanic”, el realizador finalmente aceptó incluirla. La canción tuvo muchísimo éxito: se llevó el Oscar y, hoy en día, continúa siendo el single más vendido de la historia.

Director multifacético

Cada dibujo que hace Jack en la película, fue, en realidad, realizado por James Cameron. De hecho, en 2011, el director subastó el retrato de Rose utilizando el collar. Un coleccionista pagó US$ 16 mil y, después de adquirirlo, lo colgó en su pared.

Improvisación

Cameron dejó que los protagonistas hicieran algunas escenas sin tenerlas preparadas. Por ejemplo, cuando Rose le agradece a Jack por haberle salvado la vida en la proa del barco. “Es una escena muy compleja. Pasamos dos o tres días improvisando, trabajando esa toma punto por punto antes de que la reescribiera, tomando en cuenta sus consideraciones”, dijo. También el momento en el que Rose escupe en la cara de Cal. Según lo planeado, tenía que pincharle una horquilla, pero esta versión pensada por la actriz le gustó más al director. De hecho, James Cameron acreditó a Kate Winslet como “creadora de parte de los contenidos”.

Plan B

Leonardo DiCaprio no fue la primera elección para darle vida a Jack. Matthew McConaughey estuvo a punto de ser el protagonista. De hecho, hizo la audición con Kate, pero se rectificó la idea ya que necesitaban un actor que aparentara la juventud del personaje. También pensaron a Jared Leto, Chris O’Donnell y Billy Crudup. Sin embargo, cuando DiCaprio audicionó con Winslet, la actriz le sugirió al director que lo eligiera a él, incluso aunque ella no fuese seleccionada.

Jack Dawson

Sabemos el papel de DiCaprio es un personaje ficticio. Sin embargo, en la vida real, sí existió un chico que estuvo en el Titanic y que tenía ese apellido. Esto lo descubrieron después del rodaje. Se llamaba Joseph, tenía 23 años de edad y, en el barco, se encargaba de trasladar el carbón a los trabajadores que estaban en los hornos. Murió en el hundimiento, pero pudieron recuperar su cuerpo, que fue enterrado en Canadá junto con otras víctimas.