Curiosidades sobre Bill Skarsgård

Un actor del que poco sabemos, pero todos lo conocemos. ¿Quién es? El nuevo y escalofriante Pennywise. La historia adaptada de Stephen King de 2017 trajo a este intérprete desconocido, y brilló por su excelencia. Con su actuación, realmente nos trasladó al pueblo de Derry y a fines de los 80; nos hemos sentido parte de la narrativa terrorífica que se nos presentó. Pero hoy dejará de ser ese artista del que no sabés nada, ya que te vamos a contar algunos datos interesantes para que te adentres en su vida.

Raíces actorales

No es el único intérprete en la familia, sino que sus hermanos también lo son: Alexander y Gustaf Skarsgård son los más reconocidos, porque el primero trabajó en producciones como “True Blood” y “Big Litte Lies”, mientras que el segundo estuvo en “Vikings”. Pero allí no termina todo, sino que su padre (Stellan Skarsgård) ha actuado en series como “Chernobyl” y en cintas como “Good Will Hunting”, “Mamma Mia!”, “Piratas del Caribe”, “Thor” y “Avengers”.

Otro villano

No fue su único papel malvado el del payaso maldito, sino que también actuó en una serie de terror y suspenso para Netflix. Allí encarnó a Roman Godfrey en “Hemlock Grove”, ficción estrenada en 2013 con tres temporadas. Bill se encontraba dentro de los personajes principales, que era mitad humano y mitad vampiro.

Habilidades con su rostro

La sonrisa macabra que realiza en la película no es algo que haya logrado hacer hace poco, sino que lo viene haciendo desde que tiene diez años. Allí aprendió cómo deformar sus labios y lo realizaba en numerosas ocasiones, para asustar a su hermano pequeño. Esto lo hemos visto en la pantalla grande, pero no es la única destreza que tiene, sino que también puede mover sus ojos para diferentes direcciones; lo hizo para algunas escenas y sin ayuda de CGI (aunque, para otros casos sí tuvo que intervenir la Imagen Generada por Computadora). “Tengo el ojo izquierdo un poco vago, así que si relajo el músculo, gira y se queda blanco. Pensamos que quedaría bien usarlo en el personaje”, contó en una entrevista.

Meterse de lleno

Realmente se tomó muy enserio encarnar a su papel estrella, por lo que tomó clases con un contorsionista para poder hacer los extraños movimientos que caracterizan al payaso diabólico.

Miedo a dar miedo

El actor confesó que al principio estaba aterrorizado en el set, porque tenía que rodar una de sus primeras escenas con Jack Dylan Grazer (el intérprete de Eddie) donde tenía que gritarle al pequeño muy de cerca. Cuando lo hizo, vio su cara de temor y se sintió mal por haberlo horrorizado. Pero la realidad es que todo era actuación y el niño estaba dentro de su personaje.

Pesadillas

Ha contado en una entrevista que fue muy difícil despegarse de su personaje. Y fue tan así, que dos semanas después de haber terminado de grabar, comenzó a tener sueños malévolos con Pennywise. “A veces lo veía y otras veces, yo era el payaso. Era muy angustiante. Ahora lo pienso como una etapa de exorcismo del papel. Era la forma de dejarlo ir, pero él no quería dejarme. Fue una experiencia muy rara e increíble a la vez”, dijo.