Curiosidades sobre Daniel Radcliffe

Uno de los intérpretes más conocidos en la industria de Hollywood, dada su temprana fama con el papel de Harry Potter en la saga cinematográfica adaptada de los libros de J.K. Rowling. A pesar de haber quedado encasillado en este personaje, la carrera de Daniel no acabó allí como les sucede a otros intérpretes, sino que pasó por otras producciones tales como “La Dama de Negro”, “Un Cadáver para Sobrevivir”, “Kill Your Darlings”, “Horns”, “Nada es lo que Parece 2”, “Manos a las Armas” y muchas más. Un artista que brilló por su excelencia en cada trabajo que hizo y que, por eso, para darle el reconocimiento que se merece, te traemos un par de datos interesantes así lo conocés en profundidad.

Una enfermedad mental

El intérprete tiene leve dispraxia, un trastorno que le dificulta hacer algunas tareas cotidianas como, por ejemplo, atarse los cordones. Se trata de un problema psicomotriz, ya que algunos movimientos corporales no puede hacerlos en ciertos momentos. De igual manera, eso nunca lo detuvo y lo contó abiertamente en una entrevista: “Algunas de las personas más inteligentes que conozco tienen discapacidades de aprendizaje. El hecho de que algunas cosas nos resulten más difíciles sólo hace que seas más determinado, que te esfuerces más y que seas más imaginativo para encontrar soluciones a problemas”. 

En otra ocasión te contamos los trastornos que padecen los famosos, por lo que, si querés saber de los demás actores, te invitamos a que hagas clic acá.

Otro rumbo

Además de dedicarse a la actuación, decidió emprender otro camino no tan diferente: el de la poesía. Sus trabajos están bajo la firma del nombre de Jacob Gershon. Esto fue revelado por él en una entrevista. ¿Por qué este nombre? Jacob es por su segundo nombre y, en cuanto a Gershon, es por la versión judía del apellido de soltera de su madre. En 2007 logró publicar cuatro poemas en la revista Rubbish, y el Daily Mail se encargó de buscar sus obras luego de su declaración, en donde encontró Away Days, el cual trata sobre el punto de vista de un marido infiel.

Mal hábito

Gracias a sus compañeros de reparto, se llevó el apodo de “Harry Puffer” (“Harry Chimenea”) por no poder parar de fumar durante toda la filmación de la saga. Afortunadamente, pudo dejar el vicio con el paso del tiempo.

La música

Al intérprete también le fascina este arte, pero su meta en la vida seguirá siendo la actuación. Ha participado en How to Succeed in Business Without Really Trying, una obra teatral musical de Frank Loesser. Además, le gusta escuchar bandas y, entre sus favoritas, están The Clash, Sex Pistols, Pixies y The Killers.

Sus padres y su papel estrella

Sus progenitores no querían que se postulara al casting de “Harry Potter” debido a que el contrato exigía que participara en las ocho películas de la saga. Al casi haber debutado en la pantalla grande con esta producción, pensaron que era demasiado para su corta edad. Recordemos que sólo contaba con 11 años en la primera entrega. Pero su pasión pudo más que lo que pensaban sus padres, terminó audicionando y quedando. Le entregó su alma artística por diez años a esta adaptación cinematográfica de los libros de J.K. Rowling. Afortunadamente, fue un total éxito y lo lanzó a la fama mundial.

Más datos sobre “Harry Potter”

Durante toda la saga, Radcliffe usó alrededor de 160 pares de lentes. Otra de las cosas que tuvo que tener por todo ese tiempo fue la famosa cicatriz, pero la realidad es que siempre tenía problemas por rascársela, lo que hacía que se borrara; se la tuvieron que maquillar 5800 veces.

Volvamos a recalcar que era muy pequeño para una producción de tal magnitud, por lo que es destacable su profesionalidad. En esos diez años de rodaje, sólo faltó dos días por tener gastroenteritis. ¡Realmente admirable!

Y, por último: ¿sabías cómo se enteró que iba a obtener el protagónico? Lo hizo mientras se estaba bañando. Lo tomó realmente desprevenido…

Etiquetas: