Curiosidades sobre “El Pianista”

Todos recordamos este clásico del 2002, el cual nos cuenta la historia de un pianista profesional de origen judío, quien vive con su familia en Varsovia. Wladyslaw Szpilman debe sobrevivir a la invasión nazi y para eso debe esconderse, aislándose de toda persona que lo rodea, por mucho tiempo.

Esta película, de género dramático histórico, y dirigida por Roman Polanski, logró conquistar el corazón de los espectadores. Fue ganadora de premios como el Óscar (Mejor Guión Adaptado, Mejor Actor, Mejor Director), Palma de Oro, BAFTA, entre muchos más.

Más allá de lo visto en el filme, hay sucesos bastante interesantes que ocurrieron a la hora de crear este proyecto y que pocos lo saben:

Elección del protagonista

Para seleccionar quién obtendría el papel principal, Polanski publicó un anunció en el diario británico The Guardian, ya que quería contratar a un desconocido, con lo siguiente: “Hombre entre 25 y 30 años, delgado y de aspecto moreno. No es necesaria la experiencia interpretativa, pero se requiere que sea sensible vulnerable y carismático”. Se presentaron 1400 hombres de todas las razas.

Trabajar duro para conseguir el papel

Adrien Brody, cuando leyó las exigencias para lograr el puesto, hizo hasta lo imposible para obtenerlo. Llegó a comer porciones de comida muy pequeñas para lo que pesaba y medía; tanto fue así que perdió 15 kilos. Abandonó su empleo, departamento y novia, ya que ella opinaba que estaba demasiado obsesionado por adquirir ese papel. Pero cuando uno trabaja duro, consigue lo que quiere y, gracias a todo lo que hizo, obtuvo el personaje principal.

Vivencia en carne propia

El director sobrevivió a las tragedias de la guerra. Ocurrió cuando estaba en su infancia y pasó por condiciones bastante precarias, en el gueto de Cracovia. Es por eso que, cuando filmaron la película se le hizo muy duro, ya que recordaba todo lo que había pasado con su familia.

Contrato sorpresa

Cuando Polanski estaba buscando locaciones para este proyecto, se reencontró con un hombre que lo había ayudado a sobrevivir en épocas de guerra. Tanta fue la emoción que lo contrató como extra, ya que no quería despegarse de él, y estuvo a su lado todo el tiempo que pasaron filmando la película.

Creación artística

Pawel Edelman, director de fotografía, tomó la decisión de retirar la viveza de los colores hasta que estuviesen opacos. Según él, simbolizaba la degradación y destrucción del protagonista, como así también de la ciudad.

El guión

El verdadero Wladyslaw Szpilman quien, con sus relatos acerca de su vivencia durante el Holocausto, le dio vida a esta emocionante película.

Está basado en hechos reales, ya que Szpilman fue un pianista polaco, compositor, memorialista y superviviente judío del Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial. Nació el 5 de diciembre de 1911 y falleció el 6 de julio del 2000. En su infancia demostró tener un talento innato para el piano y luego, a medida que fue creciendo, tomó clases para perfeccionarse; estudió en la Academia de Artes de Berlín. Este joven comenzó a hacerse muy famoso gracias a su carrera musical, pero de repente todo cambió en su vida: el 1 de septiembre de 1939 Adolf Hitler atacó su país, Polonia. “Toqué ante un micrófono por última vez el 23 de septiembre. Ni siquiera sé cómo llegué a la emisora aquel día. Corría de la entrada de un edificio al otro, me ocultaba y volvía a salir corriendo a la calle cuando creía que ya no oía silbar las bombas cerca de mí”, relató el verdadero Wladyslaw en su biografía. Esta historia está basada fielmente en sus memorias durante el Holocausto.

Instruirse en el piano

El actor principal aprendió rápidamente a tocar este instrumento. Las personas que lo rodeaban comentaban que era casi milagroso que tuviese esa capacidad, como si el papel hubiese estado destinado para él.

Historias de guerras

Polanski creyó que “El Pianista” era lo que faltaba en la industria cinematográfica, para poder completar la historia del Holocausto. En 1993, Steven Spielberg le pidió que dirigiera “La Lista De Schindler”, pero Roman dijo que no, ya que todavía seguía traumado con todo lo que había vivido y no quería estar en un proyecto que lo hiciera sentir incómodo.

Su país en proyectos cinematográficos

Esta película no es la única que hizo en Polonia, donde nació, sino que la primera es “Knife In The Water”. También es de género dramático y de suspenso. Trata sobre una pareja que pasa un día a bordo en un yate de vela; allí invitan a un estudiante que acaban de conocer, pero las cosas acaban mal, ya que la relación entre los dos hombres comienza a tornarse incómoda. Los lugares de poder se van alternando, convirtiéndose la mujer en el centro de la lucha entre ellos dos.

Satisfacción completa por el filme

El director admite que este fue su mejor trabajo. En el final de su documental, expresa que la película le parece perfecta y que, si tiene que sentirse orgulloso por algo que haya hecho en la vida antes de morirse, sería haberla filmado.