David Lynch no quiere saber nada con “Dune”

Parece ser que la nueva película de Denis Villeneuve ha abierto viejas heridas en el corazón del reconocido director.

Tras el lanzamiento de las imágenes, que revelaron un poco lo que se verá en el film protagonizado por Timothée Chalamet, comenzaron a aparecer comparaciones y teorías a partir de las anteriores adaptaciones de la historia de Frank Herbert. Se habla de una maldición que sufre cada proyecto ligado a aquel relato, haciendo que nunca generen resultados fructíferos. Incluso el intento del creador de obras del séptimo arte, como “Blue Velvet”, no ha podido contra ello.

“Dune” fue estrenada por primera vez el 14 de diciembre de 1984. Fue cuestión de días para que comience a sentirse el fracaso en la taquilla, pero, detrás de ello, había un conflicto mucho más profundo. Lynch tardó tres años en realizar esa película, para que, llegado el momento de la postproducción, el film sea modificado por miembros del equipo. Quitando escenas imprescindibles, eligiendo la peor calidad de efectos e ignorando los reclamos del director, cegados por una visión dominada por el orgullo y la ambición, que iba más allá del amor por el arte. El realizador se sintió tan angustiado por lo sucedido que, incluso, quiso borrar su nombre de los créditos. No estaba interesado en formar parte de la visión creativa de alguien más.

Era de esperarse que, al aparecer las nuevas capturas del proyecto de Villeneuve, se le preguntará sobre ésta. A través de IndieWire, pudimos enterarnos que el director no tuvo miedo a confesar lo que sentía sobre ello: “No tengo ningún interés en ‘Dune’ (…). Porque fue un dolor de corazón para mí. Fue un fracaso y no tuve el corte final. He contado esta historia mil millones de veces. No es la película que quería hacer. Me gustan mucho ciertas partes, pero fue un fracaso total para mí”.

Por otra parte, Villeneuve le confesó a Yahoo! Movies que su adaptación está muy lejos de parecerse al resultado de la pérdida de control creativo de Lynch, aunque no duda de la superioridad de su figura: “Él hizo una adaptación en los años 80 que tiene algunas cualidades muy fuertes. Quiero decir, David Lynch es uno de los mejores cineastas vivos y tengo un gran respeto por él, pero cuando vi su trabajo, me impresionó. No era lo que había soñado, así que estoy tratando de hacer la adaptación de mis sueños. No tendrá ningún vínculo con su película. Regresaré al libro e iré a las imágenes que salieron cuando lo leí”, dijo el director.

Esperemos que su versión de “Dune” (a estrenarse el 18 de diciembre de este año) sea, para esta generación, lo que la adaptación de 1984 fue para los fanáticos del querido cineasta, quienes la recuerdan con cariño a pesar del sentimiento negativo que generó en su realizador.