“Ei8ht”: por qué la secuela de “Se7en” nunca se hizo

¿Sentiste que la aclamada cinta de David Fincher debería haber tenido una continuación? Este es el motivo detrás del cambio de planes.

Brad Pitt Seven

Protagonizada por Brad Pitt y Morgan Freeman, el segundo título en la carrera del famoso director fue una de las obras más exitosas de 1995. Desde la crítica y la taquilla, la historia de sombrío final significó una pieza ejemplar para el género de thriller psicológico sobre asesinos seriales. Fue tal la popularidad de aquel entonces, que se comenzó a hablar sobre una segunda parte que no llegó a darse como tal. De hecho, tuvo que pasar una década para que el equipo detrás piense en que el relato podría tener una segunda entrega. Sin embargo, los fanáticos no gozaron de esa suerte. Actores de renombre, un cineasta aclamado y una historia atrapante, en tiempos donde la nostalgia vende más que la creatividad. Entonces, ¿qué pasó? Continuá leyendo para conocer la respuesta.

En 2002, New Line Cinema anunció planes para desarrollar “Ei8ht”. Por supuesto, el estudio estaba listo para iniciar sus motores y generar otra nueva ola de ganancias, pero los participantes a los que aspiraban no estaban completamente convencidos de querer formar parte del proyecto. Esto se debe a la estrategia que los productores decidieron tomar: en lugar de iniciar de cero una continuación para el film, optaron por apropiarse de un guion similar al de “Se7en” y adaptarlo para que funcione como secuela. Esta pieza originalmente se titulaba “Solace” y estaba escrita por Ted Griffin. Su trama se enfocó en un detective con poderes psíquicos que intentó detener a un asesino en serie que también poseía esa habilidad. No, no tienen mucha relación ambas historias, pero por alguna razón, la empresa quería colocar al personaje de Freeman en el lugar del héroe con poderes, sin darle demasiada relevancia a la inclusión de Pitt. Como era de esperarse, al momento de la presentación de la idea, Fincher les obsequió un rotundo no.

Tiempo después, la cinta finalmente se llevó a cabo como un film independiente protagonizado por Anthony Hopkins. Al convertirse en un fracaso comercial y crítico, los admiradores de la película de 1995 agradecieron no haber tenido nada que ver con esa obra. Incluso en la actualidad, gran parte del público prefiere que “Ei8ht” no haga acto de presencia por la gran pantalla jamás. En plena etapa de explotación hacia aquellos productos que alguna vez tuvieron éxito, muchos deberían seguir su ejemplo: no por ser una buena historia debe tener una continuación. Hollywood tendría que aprender de sus errores y dejar de lado su imponente deseo de convertir en una franquicia todo título que logre dinero y seguidores.