El autobús de “Into The Wild” se despide de Alaska

De icónico monumento a espacio de tragedias.

El mayor elemento simbólico del film dirigido por Sean Penn, reconocido como tal por haber sido el hogar de Chris McCandless (Emile Hirsch) durante sus cuatro meses de exilio en el desierto, debió ser retirado del lugar por pedido del alcalde. El problema residió en los fanáticos que se sintieron conmovidos por la historia del personaje y con curiosidad, se lanzaron en la aventura de encontrar el famoso bus. Esto implicaba sumergirse en aquel inhóspito territorio, sin la certeza de poder volver.

Tras 13 años de rescatar familias enteras y llorar dos muertes, el Departamento de Recursos Naturales de Alaska y la Guardia Nacional del Ejército, en conjunto con la fuerza legislativa, optaron por ubicar el vehículo en un ambiente al que los admiradores puedan acercarse sin arriesgar sus vidas.

Aunque aun no se ha informado sobre su nuevo hogar, los anteriormente mencionados aseguran que crearán un espacio digno de tal producto que (además de la historia de Chris), ahora lleva consigo las aventuras de miles de turistas que desafiaron a la naturaleza para poder conocerlo.