“El Conjuro 3”: conocé el caso real que abordará la cinta

La tercera entrega de esta saga contará nuevamente con la pareja de investigadores paranormales, pero esta vez, en una historia totalmente distinta a las demás.

“El Conjuro 3”

Como bien se sabe, las películas sobre las vivencias de Ed y Lorraine Warren son totalmente verídicas. En otra ocasión, te contamos acerca de los casos más famosos que parecen sacados de una obra de horror, pero que han sucedido en la vida real. La muñeca Anabelle, la casa encantada de Harrisville y la de Amityville (esta última, muy conocida en el cine, ya que se ha llevado a la pantalla muchas veces) han sido algunos de los hechos que trabajaron estos dos famosos investigadores.

Pero no fueron los únicos: otro muy popular ha sido el de Arne Cheyenne Johnson, el primer acusado por asesinato cuya defensa fue por posesión demoníaca… Si todavía no conocés sobre esta fascinante historia, te invitamos a que sigas leyendo para que estés a tono el día de su estreno.  

El inicio

Sucedió en 1980, en Brookfield (Connecticut, Estados Unidos). Allí, un niño de 11 años llamado David Glatzel se despertó a los gritos tras ver a “un hombre con grandes ojos negros y cara delgada  con rasgos de animales”. Esta criatura le había advertido al pequeño que tuviese “cuidado”.

Las noches ya no eran tranquilas para este chico, quien tenía más y más pesadillas con este individuo, el cual prometió llevarse su alma. No sólo pasaba en su mente, sino que ya había rozado lo físico: se despertaba con rasguños y moretones que no eran hechos por él mismo. Esto asustó por completo a su hermana Debbie, quien le pidió a su prometido (Arne Cheyenne Johnson) que se quedaba con ellos por un tiempo.

Las cosas comenzaron a empeorar. David ahora veía al monstruo despierto. Según su descripción, se trataba de “un anciano con barba blanca, vestido con una camisa de franela y pantalones vaqueros”. Debido a esto, tuvieron que recurrir a profesionales para ver de qué se trataba.

Ed y Lorraine Warren entraron en escena, donde determinaron que el joven estaba poseído por hasta 43 demonios. Recurrieron a los exorcismos, para poder librar todo ente maligno que tuviera dentro. Pero Arne Cheyenne Johnson se burló de uno de los demonios que tenía el niño y lo retó a intentar entrar en él. En el momento, nada sucedió y, apenas terminó el exorcismo, los Warren pidieron a la policía que vigilaran al prometido del pequeño.

Poseído por el Diablo

A finales de 1980, todo parecía estar bastante encaminado. Ya las tormentas para David habían desaparecido, y Debbie se había mudado con Arne a un departamento. Pero este último no había vuelto a la normalidad luego de aquella práctica religiosa, sino que había comentado en varias ocasiones que había visto al Hombre Bestia (la criatura que mortificaba al niño); se trataban de trances en los cuales, cuando salía de éstos, no recordaba que habían sucedido.

Su actitud cambió a tal punto que tenía problemas con la policía. Y para principios de 1981, más específicamente el 16 de febrero, cometió un crimen: asesinó a Alan Bono. Debido a esto, pasó cinco años en la cárcel.

Anteriormente, se le había dado 20 años de prisión. Los investigadores paranormales lo apoyaron cuando se defendió al decir que había sido poseído por el Diablo, aunque el juez desestimó la justificación de la posesión.

Lo que había sucedido era que el joven había acuchillado a Bono luego de una discusión. La herida fue grande, ya que el cuchillo se movió desde el estómago hacia el corazón, lo que causó su muerte.

Finalmente, fue puesto en libertad tras cumplir los cinco años de condena por su buena conducta. Luego de salir, la pareja se casó. El juicio logró ser uno de los más populares y fue adaptado para una película televisiva llamada “The Demon Murder Case”.

Actualmente, volverá a la pantalla este mes de la mano de Michael Chaves. En el reparto principal regresarán los conocidos rostros de Patrick Wilson y Vera Farmiga como Ed y Lorraine Warren.

Etiquetas: