El creador de “Cats” se compró un perro por su odio a la película

La mejor forma de protesta que ha visto Hollywood.

Andrew Lloyd Webber cats perro

“Un gato abandonado descubre una nueva vida después de tropezar con el mundo de las Jellicles”, reza la sinopsis del film. Sin embargo, los fanáticos del musical original lo que descubrieron fue cómo alguien puede tomar casi 100 millones de dólares y arruinar su obra favorita. Dirigida por Tom Hopper y protagonizada por Taylor Swift, Judi Dench, James Corden, Jennifer Hudson y otras estrellas, la cinta de 2019 cerró la década consagrándose como uno de los mayores fracasos del año. Tal fue el odio que generó, que los involucrados aún continúan quejándose de su producción, liderados por Andrew Lloyd Webber (responsable de la composición de su versión teatral).

Con el pasar del tiempo, el mencionado nunca perdió una oportunidad para defenestrar el trabajo de Hopper. Pero, esta vez eligió revelar un poco sobre cómo la decepción que supuso el largometraje tuvo un efecto automático en su vida: pasar del equipo felino al canino. Casi dos horas de la fallida adaptación bastaron para cambiar la pasión que siente desde 1981. 

“Lo único bueno que he sacado de esto es mi pequeño cachorro, Habanero”, contó durante una entrevista para Variety. Cabe destacar que Webber tiene 70 años y esta es la primera vez que convive con un perro. Según explicó, el animal forma parte de la terapia que inició tras ver la “ridícula” película.

Como era de esperarse, tras perder aproximadamente 30 millones de dólares y ganar seis Premios Razzie (los galardones destinados a los peores filmes de la industria), ni siquiera el elenco pudo defender el relato. Por el contrario, Dench dijo que el CGI que utilizaron hizo que parezca “un gato viejo, maltratado y sarnoso. Como un matón enorme y naranja, ¿qué es eso?”. 

¿A vos también te dieron ganas de comprarte un perro luego de ver “Cats”? En el pasado, Tom Hopper fue el realizador de memorables producciones como “The Danish Girl” y “Les Miserables”. Lo sucedido con el estelar de Taylor Swift es una curiosidad que los admiradores del cineasta ganador del Óscar jamás podrán terminar de comprender.