El episodio censurado de “Las Chicas Superpoderosas”

Enterate cuál fue la razón por la que eliminaron uno de los capítulos de estos dibujos animados.

las chicas superpoderosas

Esta serie de televisión es una de las más conocidas dentro de Cartoon Network, que comenzó a finales de los 90 y actualmente sigue transmitiéndose, pero en una versión más moderna que se lanzó en 2016. Fueron icónicas para los niños de aquella época, junto a otros dibujitos tales como “Johnny Bravo”, “El Laboratorio de Dexter”, “La Vaca y el Pollito”, entre otros. Tuvo mucho éxito, pero ha tenido problemas a la hora de estrenar un episodio, y fue fuertemente criticado por ello.

“Veeme, Siente, Canta” es el nombre del capítulo en cuestión. Se trata de un episodio musical, cuya trama se centra en que las tres superheroínas se encuentran hartas de que siempre exista la maldad en la ciudad, tras ser derrotadas por todos los villanos a la vez. Un gnomo mágico aparece y les promete la paz eterna sólo si renuncian a sus poderes, por lo que aceptan y se cumple la promesa. El problema es que los ciudadanos lo veneran y sirven como una especie de Dios. El Profesor les dice a las chicas, mediante una canción, que cometieron un error al haber cedido sus poderes, ya que a pesar de que haya paz, el mundo ha perdido su libertad.

El gnomo comete una contradicción y recuperan su magia, por lo que, cuando van a su guarida a reprochárselo a él, en medio de la pelea, este duende se cae y desaparece, haciendo que todo vuelva a la normalidad. Estamos hablando del capítulo 10, de la quinta temporada. Fue lanzado el 4 de diciembre de 2003, escrito por Chris Savino y Dave Smith, mientras que en la dirección se encontró Savino nuevamente junto con John McIntyre.

¿Pero cuál fue el problema en todo esto? En Estados Unidos fue parcialmente censurado y en otros países no fue doblado. Según dicen, hay una especie de mensaje subliminal en la trama, ya que transmitía ideas políticas y referencias religiosas que no estaban hechas para que los niños las pudieran entender pero sí los adultos. No sólo eso, sino que algunas escenas tenían efectos de luz parpadeantes y eso podía perjudicar a personas que sufrían de epilepsia (eso mismo sucedió con un episodio de Pokemon, que en Tokio y en 1991, unas 600 personas sufrieron ataques de epilepsia fotosensitiva por un capítulo que tenía el mismo contenido).