Ellen Pompeo, sobre su pelea con Denzel Washington: “Escucha hijo de put*, este es mi programa”

Se revela la violenta discusión en “Grey’s Anatomy”.

Ellen Pompeo Grey's Anatomy Denzel Washington

Amados u odiados, cosechan ejércitos de fanáticos. El pilar de la industria cinematográfica y el mercado de Hollywood reside en su pirámide de estrellas. Pero, aunque delante de cámaras sean admirados, puede que no pienses lo mismo de ellos si los conocés personalmente. Sus poderes llegan hasta el Olimpo… ¿a qué costo? Con el tiempo, la mayor parte de los artistas terminan adquiriendo una gran sensibilidad y un delicado ego que los lleva a delirantes enfrentamientos, por supuesto, entre ellos. En este caso, la lucha por quién brilla más movilizó el hospital más famoso de la televisión.

Cuando la protagonista de “Grey’s Anatomy”, Ellen Pompeo, se encontró cara a cara con la acumulación de muertes de personajes (situación característica de la serie), pensó: “¿Por qué tengo que quedarme aquí?’. Me iré ahora que todos se han ido. Sandra se ha ido. Patrick se ha ido”. En uno de sus tantos intentos por evitar que la Dra. Meredith huyera, la productora Debbie Allen logró que Denzel Washington dirija uno de los episodios de la temporada 12 (‘El sonido del silencio’).

Puesto que ella era una admiradora del ganador del Óscar, creyó que sería una gran idea. Mas, como suele pasar en aquella sala de emergencias, la felicidad duró poco. En su podcast ‘Tell Me’, la actriz contó la inesperada anécdota:

“Corregí a uno de mis compañeros en una escena y él me dijo ‘Yo soy el director, no le digas qué hacer’. Y le respondí ‘Escucha, hijo de put*, este es mi programa. Este es mi set. ¿A quién le hablas? Si casi no sabes dónde está el baño”.

Ellen Pompeo en Tell Me.

Por fortuna para el equipo presente, con el pasar del tiempo los involucrados pudieron solucionar sus diferencias y, al final, Washington sí sirvió como motivación para que Pompeo se quede en el show. Todo fue cuestión de recordar quién es ella y su carácter de artista: “Así somos los actores: apasionados y fogosos. De ahí es donde se obtiene la magia, lo bueno. Por lo tanto, fue una experiencia increíble, realmente lo fue”.