Gritos y furia: Tom Cruise perdió la paciencia con dos miembros de la producción de “Misión Imposible”

Según un audio filtrado por The Sun, el actor amenazó con echarlos.

Mucha preocupación hay actualmente en el mundo por la pandemia que estamos atravesando. Si bien la cuarentena no es obligatoria en todos los países (mucho menos en Estados Unidos) y ya se abrieron centros comerciales, cines (en algunos territorios) y demás, la realidad es que el virus no ha desaparecido. La industria cinematográfica ha estado paralizada por muchos meses, encadenándolos a una crisis que todavía no pueden resolver. Si un miembro del reparto de una cinta se contagia, la producción debe parar. Por lo tanto, Cruise quiere evitar esto a toda costa.

El protagonista, quien también es productor, gastó más de 500 mil dólares de su propio dinero para poder rentar un crucero y así, tratar de evitar que el elenco se infecte. Pero hubo un contagio en Italia, un mes después de comenzar con las grabaciones, y tuvo que retrasarse nuevamente. Es por eso que la furia es entendible, sumado a que la salud de cada trabajador está en riesgo. En esta ocasión, el actor se molestó con el personal de filmación por estar a menos de dos metros de distancia; se encontraban viendo juntos la pantalla de una computadora en el set.

En el audio filtrado por el medio The Sun, podemos escuchar a Cruise gritarle a estas dos personas: “No quiero volver a verlo nunca. ¡Nunca! Si no lo hacen, están despedidos. Y si los vuelvo a ver haciéndolo, están fuera. Eso es todo”, y agregó: “Están allá en Hollywood haciendo películas ahora mismo gracias a nosotros. Porque creen en nosotros y en lo que estamos haciendo. Hablo por teléfono con todos los malditos estudios por la noche, las compañías de seguros, los productores y nos siguen para hacer sus cintas. Estamos creando miles de puestos de trabajo, hijos de put*”, expresó furioso el protagonista.

Su preocupación, en parte, es por el futuro de la industria cinematográfica y eso quedó bastante claro en el audio: “Sin disculpas. Se lo pueden decir a la gente que está perdiendo sus malditos hogares porque la industria está parada. No van a poner comida en la mesa o pagar por la colegiatura de la universidad. Eso es con lo que duermo todas las noches, el futuro de esta maldita industria”. “Así que lo siento, estoy más allá de sus disculpas. Y ahora lo quiero, y si no lo hacen, están fuera. ¡No vamos a cerrar esta maldita película! ¿Se entiende? Si lo vuelvo a ver, estás jodido y despedido, y también tú. Así que les va a costar el trabajo (…) ¿Estoy siendo claro? ¿Se entiende lo que quiero? ¿Entienden la responsabilidad que tienen?”, concluyó.

Según una fuente que habló con el diario, el actor se toma muy enserio el respetar el protocolo sanitario, y hasta se ha encargado personalmente de imponer las precauciones de seguridad. “Hace rondas diarias para asegurarse de que todo esté configurado correctamente, que la gente se comporte y trabaje de la manera más segura posible. Es muy proactivo cuando se trata de seguridad”, expresó la persona que se mantuvo en anonimato, y agregó: “Todos llevaban máscaras. Era simplemente que estas personas estaban a menos de un metro de distancia entre sí. No se sabe si vio a los mismos romper las reglas antes o si esta fue la gota que derramó el vaso. La gente comete errores, pero Tom está sobre ello”.

¿Qué opinás al respecto?