“Guapis”: la película por la cual se culpa a Netflix de pedófilo

¿Está justificado?

Mignonnes
Cuties
Guapis
Netflix
Maïmouna Doucouré

Durante el día de hoy, las redes sociales ardieron tras la confirmación de que la cinta “Mignonnes” (más conocida como “Guapis“) llegará a la plataforma el 9 de septiembre. El film fue dirigido por Maïmouna Doucouré, cineasta francesa con raíces senegalesas que debutó con dicho proyecto. La historia tiene como protagonista a una niña de 11 años que se une a un equipo de Twerk. Para entenderla mejor y no caer en la subjetividad, te dejamos la sinopsis oficial: “Amy, de once años, vive con su madre, Mariam, y su hermano menor. Se encuentra esperando que su padre se reúna con la familia de Senegal. Ella está fascinada por la pandilla de baile de espíritu libre de la desobediente vecina Angélica, un grupo que contrasta fuertemente con los valores tradicionales profundamente arraigados de Mariam. Sin inmutarse por la prohibición inicial de ir con las chicas, y ansiosa por escapar de la disfunción que late a fuego lento de su familia, Amy, a través de una conciencia encendida de su floreciente feminidad, impulsa al grupo a abrazar con entusiasmo una rutina de baile cada vez más sensual. Lo cual despierta la esperanza de las chicas de hacer twerking en su camino hacia el estrellato en un concurso de baile local”.

La polémica surge en base a que el largometraje tiene como protagonistas a menores de edad y las sexualiza. Así surge el hashtag #NetflixPedofilia. Si bien arriba viste su póster oficial, es distinto al que eligió Netflix para promocionarla. También ha cambiado su sinopsis por una más breve: “Amy tiene once años y quiere pertenecer a un grupo de chicas de su edad que bailan sensualmente, entonces empieza a explorar la feminidad y desafiar a su familia”. La compañía ya ha expresado sus disculpas y ha cambiado la presentación del film.

Comparemos los pósters. Podemos notar cómo en el que estuvo bajo la supervisión de Maïmouna están las chicas al fondo, no en primer plano. Un camino por delante para recorrer. Allá atrás tenemos a las jóvenes, felices, con el pelo atado (detalle característico en las niñas) y se entiende que están jugando a “ser grandes”. Por otro lado, Netflix nos trae una imagen con ellas como protagonistas, como una foto tomada de alguna de las coreografías que se verán en la película. Teniendo al segundo póster como única referencia, junto a una sinopsis extremadamente acotada para el tema que trata, no vamos a negar que a cualquiera le puede parecer extraño. ¿Pero una mala apariencia es motivo para sentenciar? ¿No sería mejor que primero veamos el proyecto antes de hablar de éste?

En las últimas horas, la directora se vio con la necesidad de cerrar sus redes sociales. La presión e insultos desde cualquier parte del mundo fueron demasiado para ella. ¿Se lo merece? ¿Es una persona que promueve la sexualización de menores? La respuesta es no, todo lo contrario.

Si bien el equipo de Forucinema aún no la vio, nos aferramos a voces autorizadas. Maïmouna Doucouré fue premiada en el Festival de Sundance 2020. Ganó, nada más y nada menos, que el premio a Mejor Dirección por “Guapis“. En la celebración del prestigioso festival conocido como Berlinale, la cinta se llevó una mención honorifica por parte del jurado. Está claro que cada uno tendrá su opinión, pero se sabe que en los festivales las cintas que pueden ser “dañinas” para la comunidad no solo no suelen ser premiadas, sino que a veces ni siquiera se ha permitido que se proyecten.

¿Por qué el film fue ovacionado en Sundance? Justamente por todo lo contrario a lo que miles de usuarios se encuentran diciendo en las redes. En entrevista con Cineuropa, la directora reveló cómo llegó a ella la historia: “Un día que vi, en una fiesta de barrio, a un grupo de chicas jóvenes de alrededor de 11 años subiendo al escenario y bailando de una manera muy sensual con ropa muy reveladora. Me quedé bastante sorprendida y me pregunté si eran conscientes de la imagen de disponibilidad sexual que proyectaban. En la audiencia también había madres más tradicionales, algunas de ellas con velo: fue un verdadero choque cultural. Me quedé atónita y pensé en mi propia infancia, porque a menudo me he hecho preguntas sobre mi propia feminidad, sobre la evolución entre dos culturas”.

“No es un anuncio de salud y seguridad. Este es, sobre todo, un retrato sin compromisos de una niña de 11 años sumergida en un mundo que le impone una serie de dictados. Era muy importante no juzgar a estas chicas, pero sobre todo entenderlas, escucharlas, darles voz, tener en cuenta la complejidad de lo que están viviendo en la sociedad, y todo eso en paralelo a su infancia que siempre está ahí, su imaginario, su inocencia”, explica Doucouré.

“Vi que todas estas chicas jóvenes que había conocido estaban muy expuestas en las redes sociales. Y con los nuevos códigos sociales, las formas de presentarse cambian. Vi que unas 400.000 personas seguían a unas niñas muy pequeñas en las redes y traté de entender el por qué. No había razones en particular, además del hecho de que habían publicado fotos sexys o al menos reveladoras: eso es lo que les había traído esta fama. Hoy en día, cuanto más sexy y objetivada es una mujer, más valor tiene a los ojos de las redes sociales. Y cuando tienes 11 años, no comprendes realmente todos estos mecanismos, pero tiendes a imitar, a hacer lo mismo que los demás para obtener un resultado similar. Creo que es urgente que hablemos de ello, que se debata el tema”, fundamenta la cineasta.

Conociendo todo el trasfondo de “Guapis“, ¿crees que busca fomentar acciones desagradables como la sexualización de menores o la pedofilia?

En esta nota no buscamos defender a la cinta, a la directora o a Netflix. Buscamos defender al arte que amamos, al cine. Se criminalizó a los mencionados sin haber visto la película. Se creó una petición en change.org que ha reunido más de 150 mil firmas pidiendo la cancelación del estreno de un film que, insistimos, ninguno de sus firmantes ha visto. ¿Esto es lo que queremos para el futuro del séptimo arte?