Intento de suicidio y abuso de sustancias: la trágica vida de Owen Wilson

Cuando el éxito se convierte en la peor pesadilla.

Owen Wilson

Una de las personalidades más conocidas en la industria es este intérprete, quien trabajó en numerosos títulos tales como “Los rompebodas”, “Marley y yo”, “Zoolander”, “Una noche en el museo”, “La familia de mi novia”, entre otros. Si bien tenemos muy en claro que es el rostro de las comedias o comedias románticas, lejos está su vida de ser como en las películas.

Todo comenzó en 1968 cuando llegó al mundo en Texas (Estados Unidos), donde creció con sus dos hermanos (Luke y Andrew). Es hijo de la fotógrafa Laura Cunningham y del ejecutivo de publicidad y operador de una emisora de televisión local, Robert Andrew Wilson. No comenzó en la actuación desde pequeño, como lo suele hacer la mayoría de los artistas. Ni siquiera pensaba en la interpretación, sino que le gustaba la escritura; es por ello que comenzó la carrera de Lengua y Literatura inglesa en la Universidad de Texas, donde conoció a Wes Anderson y terminó descubriendo una pasión oculta (si querés saber más sobre esto, podés hacer clic acá para leer sus curiosidades).

Y de a poco se fue metiendo en la industria, gracias a su compañero cineasta. Junto a Anderson, compartió set de rodaje en “Bottle Rocket”, “Los excéntricos Tenenbaums”, “Viaje a Darjeeling” y “El gran hotel Budapest”. A partir de allí, las puertas se le abrieron y consiguió hacerse un nombre en Hollywood. Tenía mucho éxito y el público lo adoraba. En los proyectos cinematográficos, su nombre estaba en la mira todo el tiempo. Y ha llegado a estar en The Frat Pack. Pero, esto sólo era una pantalla: su vida personal era muy diferente a lo que se veía en la televisión y en el cine.

Su vida amorosa siempre fue complicada, sus relaciones no duraban mucho. Su primera pareja famosa fue la cantante Sheryl Crow, con quien estuvo por dos años y se separó tras una presunta infidelidad por parte del intérprete. Para 2006, llegó a la pantalla con “Tres son multitud”, película en donde conoció a Kate Hudson, su compañera de reparto; se enamoró de ella y comenzaron a salir. Pero todo empezó a derrumbarse entre ellos cuando su adicción a la cocaína y heroína se empezó a hacer cada vez más fuerte; luego de tres años de rupturas y reconciliaciones, el noviazgo terminó.

Ese fue el detonante para que Wilson entre en una de las etapas más oscuras de su vida. Los medios tampoco lo ayudaron mucho, ya que en las noticias podíamos ver a Kate de la mano de un nuevo hombre (Dax Shepard). Por lo que decidió tomar una drástica decisión: atentar contra su vida. El 26 de agosto de 2007, el actor fue llevado al Hospital St. John, en Santa Mónica, tras haberse intentado suicidar cortándose las venas. Su hermano Luke lo había encontrado en el baño principal de su casa, totalmente desmayado y con mucha sangre. Tras ser atendido, logró ser estabilizado y fue trasladado al Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles, donde afirmaron que sufría de depresión. Al otro día, habló con la prensa y dijo: “Pido respetuosamente a los medios que, en estos momentos difíciles, me dejen recibir el cuidado y la ayuda que necesito de forma privada”.

Luego de alejarse de los medios, los flashes y de los sets de rodaje, Owen pudo volver a su vida habitual y a su carrera. Logró participar en cintas importantes y otra vez, conoció a una mujer. Esta vez se trató de Jade Duell, una azafata que conoció en un vuelo. Fue con ella con quien tuvo a su primer hijo: “Es una experiencia hermosa y sorprendente. Todos repiten que me va a cambiar la vida y empiezo a ver por qué”, expresó. Así fue como llegó al mundo Robert, su primer niño. Pero al poco tiempo, su relación con Duell concluyó.

En 2014, el artista hizo otro anuncio a la prensa: nuevamente se convertiría en padre. Es vez no era con su ex pareja, sino con Caroline Lindqvist, su personal trainer. Se conocían desde 2007, pero nunca tuvieron sentimientos el uno con el otro. La misma Caroline confesó que querían tener un hijo y por eso decidieron hacerlo: “Owen y yo somos muy buenos amigos y vamos a tener un bebé juntos. Realmente lo estamos esperando muy ansiosos”, le dijo a The Daily Mail. Y así llegó Finn, el segundo.

El amor volvió a tocar su puerta luego de mucho tiempo. La empresaria Varunie Vongsvirates también quedó embarazada en 2018 y le contó a los medios que el bebé en camino era de Wilson. Tras estas declaraciones, decidió someterse a una prueba de paternidad, en la cual terminó descubriendo que por tercera vez iba a tener un hijo. Y así fue como sorpresivamente llegó Lyla; la presentó en sus redes sociales pero posteriormente, se descubrió que no quería tener vínculo con ella. “Owen nunca la ha conocido. Jamás. Ayuda a nivel financiero, pero eso no es lo importante. Lyla necesita un padre. Resulta irónico que en la gran pantalla interprete tan a menudo papeles de padre y en la vida real ni siquiera haya visto en persona a su hija”, dijo Varunie a The Daily Mail.

Mucho se ha hablado sobre ello, pero el actor prefiere mantenerlo puertas para adentro. Luego de lo sucedido, no se le ha vuelto a conocer otra pareja oficial. Actualmente tiene 52 años y se encuentra sumido en el nuevo proyecto de Disney+, “Loki”, el cual llegará en junio de este año a la plataforma.

Etiquetas: