Jennifer Aniston explica por qué se cansó de ser Rachel Green

Detrás de la icónica sitcom, existía una lucha entre los actores y sus personajes.

Friends

Los años pasan, los intérpretes crecen, los estudios evolucionan, nuevas comedias surgen y… “Friends” continúa siendo considerado por muchos como la mejor serie de su género de la historia. Aunque el pasar del tiempo fue un factor fundamental para que se cree el conocido aura alrededor del programa -ideado por Marta Kauffman y David Crane-, incluso en aquel entonces fue tratado como una pieza única y memorable. Lo cual, incluye al adorado grupo de amigos que, cada noche, acompañó a millones de familias en todo el mundo. Pero esto no significó algo positivo para todos.

Mientras la sociedad disfrutaba entre risas del show, los artistas que dieron vida a la historia, debieron enfrentarse con un dilema que poca gracia tiene. Es usual que, ante un gran éxito, la figura quede ligada al papel que lo llevó a la fama. Esto fue lo que ocurrió con la reconocida y amada Aniston, quien sufrió la presión y encasillamiento por parte de la industria.

“Simplemente te agotas. Quiero decir, no pude sacar a Rachel Green de mi espalda por mucho tiempo. No pude escapar de Rachel la de ‘Friends’. Ahora también está presente todo el tiempo, y dices: ‘¡Deja de reproducir ese maldito programa!’. Con ´The Good Girl´ fue la primera vez que realmente pude arrojar lo que sea que fuera el personaje y desaparecer en alguien que no era eso, lo que fue un gran alivio. Pero recuerdo el pánico que se apoderó de mí, pensando: ‘Oh Dios, no sé si puedo hacer esto. Tal vez tengan razón. Tal vez todos los demás estén viendo algo que yo no veo, y tú eres solo esa chica en el departamento de Nueva York con las paredes moradas’. Entonces, casi lo hacía solo para ver si podía hacer algo más que eso. Y fue aterrador, porque lo estás haciendo frente al mundo”, recordó Jen.

Luego, continuó hablando sobre la exposición de su lucha interna, y cómo se impuso ante Hollywood: “Entonces, batallé conmigo misma y con quien era en esta industria para siempre. Constantemente traté de probar que era más que esa persona. Pero hay tanta libertad en envejecer. Simplemente te deja de importar una mierda”, finalizó.