Joaquin Phoenix: “Me lo llevo para casa”

A sus 45 años, Joaquin Phoenix ganó su primer Oscar por su excelente interpretación del Joker. El actor se transformó en el segundo Guasón que se lleva un Oscar, después de Heath Ledger de manera póstuma en 2009.

Definitivamente fue una de las categorías más predecibles de la noche, y nadie puede poner en duda este premio que le otorgó la Academia. El extraordinario trabajo de Phoenix en la película merece  todo tipo de reconocimiento.

“Estoy tan lleno de gratitud en este momento y no me siento por encima de ninguno de mis compañeros nominados o de nadie en esta sala, porque compartimos el mismo amor, el amor por el cine y esta forma de expresión me ha dado la vida más extraordinaria, no sé qué sería de mí sin ella”, dijo el actor.

Recordemos que a “Mejor Actor” estaban nominados: Antonio Banderas por “Dolor y gloria”, Leonardo DiCaprio por “Once Upon a Time in Hollywood”, Adam Driver por “Marriage Story” y Jonathan Pryce por “The Two Popes”.

“El cine me ha dado una vida extraordinaria. He podido utilizar mi voz”, continuó diciendo. También se refirió al racismo, la desigualdad de género, los derechos indígenas y los derechos de los animales. “Estamos hablando de la lucha contra la injusticia”.

“Un pueblo, una raza no tiene derecho a explotar a los otros con impunidad. Nos hemos desconectado mucho del mundo natural y estamos en un mundo egocéntrico y explotamos nuestro entorno para nuestro bien. Creemos que la idea del cambio político es que tenemos la necesidad de sacrificar algo, pero cuando aprovechamos el amor como principio podemos llevar a cabo sistemas de cambio beneficioso para el ser humano”, manifestó en su discurso.

Por otro lado, habló de que tenía la esperanza de que a otras personas se les otorgara una segunda oportunidad de ser mejores, como se la dieron a él: “He sido un sinvergüenza en mi vida. He sido egoísta. He sido cruel a veces, difícil en el trabajo, y estoy agradecido de que muchos de ustedes en esta sala me hayan dado una segunda oportunidad”.

“Y creo que es cuando estamos en nuestro mejor momento, cuando nos apoyamos mutuamente. No cuando nos anulamos por errores pasados, sino cuando nos ayudamos a crecer, cuando nos educamos los unos a los otros, cuando nos guiamos los unos a los otros hacia la redención. Eso es lo mejor de la humanidad”, siguió.

Además, recordó a su hermano River, actor fallecido en el auge de su carrera en 1993. “Cuando tenía 17 años, mi hermano escribió esta letra: corre al rescate con amor y la paz te seguirá”. River fue quien le inculcó su amor por el cine.

Sin dudas fue uno de los discursos más emocionantes de la entrega de premios. Joaquin Phoenix en la piel del Joker cautivó a todos. Su actuación es hipnótica y atrapa por completo al espectador. Bien merecido este reconocimiento.