Jonathan Bennett (“Mean Girls”) confiesa que se enfermó por el bullying que le hacían por ser gay

El intérprete de Aaron Samuels habló al respecto en las redes sociales.

Jonathan Bennett

Imposible no conocer el clásico adolescente protagonizado por Lindsay Lohan de los 2000. Aunque la cinta ya cuenta con 17 años, sigue siendo muy vista por el público. La historia se basa en una joven que llega a Illinois, Estados Unidos luego de haber pasado un buen tiempo en África, y que se encuentra con una vida totalmente diferente a la que tenía: acude a la escuela pública, donde se hace amiga del grupo de las populares y se enamora del ex novio de una de ellas. El galán en cuestión es Jonathan Bennett, un joven muy codiciado por las chicas de ese momento.

Pero, en la vida real, el actor es homosexual y lejos estuvo de ser como en la película. Tuvo una dura adolescencia, acompañada de mucho bullying. Y esto mismo lo confesó en su Instagram, en el marco del Día Mundial del Teatro, ya que explicó que este arte escénico fue su gran refugio en esos años. Allí publicó un video suyo a sus 16, y contó lo que vivía en ese entonces.

El texto comienza así: Advertencia de publicación emocional: para celebrar el #DíaMundialdelTeatro, les doy un video de un chico gay de 16 años en Ohio. Tiene una voz aguda, no tiene ritmo y no puede bailar para salvar su vida.

Es incómodo, sus dientes son demasiado grandes para su rostro y vive con miedo todos los días porque no encaja con el resto de los chicos de su clase. Un idiota llamado Justin lo empuja constantemente a un casillero, y cuando camina por los pasillos lo llaman maricón.

Llora hasta quedarse dormido todas las noches y desarrolla úlceras en el estómago a causa del estrés y la homofobia en su pequeño pueblo. Tiene pensamientos realmente oscuros, y vive miserablemente en secreto.

Pero hay un lugar (y un solo lugar) que le da un mínimo de refugio. Su teatro de secundaria. Entra y, por primera vez en su vida, se siente seguro. Se siente visto. De hecho, habla en voz alta y no se le llama maricón, y nadie se burla de él. No se lo ridiculiza por ser diferente, es celebrado.

No es un perdedor, en realidad lo convierten en una estrella. Le dan papeles protagónicos y él pasa a docenas de espectáculos durante años en la seguridad y comodidad de esas cuatro paredes.

Sale al escenario y, por primera vez en su vida, se siente vivo. Él está en casa.

Así que para celebrar hoy, Jonathan, un adulto, quiere agradecer a todas las personas que alguna vez han tenido algo que ver con cualquier teatro en cualquier lugar y en cualquier momento. Si fueras actor, director de escena, iluminación, sonido, vestuario, frente de casa, detrás de casa, incluso si acabas de comprar un boleto y apoyaste teatro… hiciste mucho más que eso, hiciste un lugar seguro para tantos pequeños Jonathans en apuros.

Para cualquiera que lea esto y se identifique con mi historia, sepa que no está solo y que es una estrella, y merece brillar. Y nunca dejes de cantar o bailar, no importa lo bueno que seas, porque no se trata de ser perfecto, se trata de brillar tu luz. Y el mundo necesita tu luz.

El telón está levantado, el escenario está listo. Todo el pequeño Jonathan está ahí fuera… ‘¡Ya estás!’.

¡Felíz Día Mundial del Teatro!”, concluyó el intérprete.

Ese fue el texto que publicó en su cuenta, donde narró el bullying que sufrió en la secundaria por no formar parte de lo que se consideraba “normal”. Lo más alarmante de todo eso, es que ha llegado a enfermarse por el estrés que le causaba no poder ser aceptado tal como era. Pero finalmente, logró tener un lugar en donde encontró su pasión y su motivo de lucha para seguir viviendo. Y logró llegar a la industria, en películas como “Mean Girls”, “Van Wilder 3”, “Una navidad a la medida”, “Más barato por docena 2”, “Solos por accidente”, entre otras.

En cuanto a su vida amorosa, actualmente se encuentra en su mejor etapa. Hace unos meses se comprometió con su pareja, Jaymes Vaughan, y la declaración fue una de las más creativas: “Nunca encontramos nuestra canción, así que escribo una para ti”, fue el texto que se encontraba en el cartel que estaba las manos de Jaymes; así le pidió matrimonio a Bennett. “Decir que fue el mejor día de mi vida sería quedarse corto. Pensé que estábamos tomando fotos familiares de Navidad, sólo para caminar y ver al hombre que amo sosteniendo un cartel, y en ese momento, me doy cuenta de que para siempre comienza ahora mismo”, expresó en sus redes sociales junto al video.