Polémica: Kevin Spacey compara lo sucedido por sus acusaciones con lo que están viviendo las personas por el coronavirus

El actor ayuda a su equipo de trabajo, quienes no pueden realizar sus tareas debido a la cuarentena, porque asegura que él entiende lo que es que alguien más no lo permita.

Reconocido por su protagónico en “House of Cards”, el escándalo que rodeó a su figura inició en 2017, cuando comenzaron a aparecer distintas declaraciones de celebridades que forman parte de la industria, amparadas por el popular movimiento #MeToo. El fin era unirse a los relatos de las víctimas, contando que también pasaron por situaciones similares. Esto fue lo que sucedió con el intérprete: tras recibir una acusación, aparecieron otros tres nombres que avalaban el hecho y lo señalaban por acoso y agresión sexual (entre ellos, Anthony Rapp y Roberto Cavazos). Aunque lo que convirtió su caso en algo tan popular es que, tiempo después, aparecieron muertas algunas de las personas que lo expusieron ante la justicia y el público. Por lo cual, los medios convirtieron su imagen en la de Francis Underwood, el misterioso y audaz personaje que lo llevó al éxito internacional.

Debido a esto, su nombre desapareció de todos los proyectos en los que se encontraba. Durante un largo periodo, el actor se vio hundido en el desempleo, el rechazo y la exclusión. “Entiendo lo que es que te digan que no puedes trabajar”, dijo Spacey en medio de una conferencia virtual con Bits & Pretzels, poniendo su vivencia a la altura de las personas que se quedaron sin su puesto laboral por la pandemia. Esta es la primera vez que habla de cómo afectó a su vida los sucesos que tomaron lugar tres años atrás.

“No creo que sea una sorpresa para nadie que mi mundo haya cambiado completamente en el otoño de 2017. Mi trabajo, mis relaciones y mi posición en mi propia industria desaparecieron en cuestión de horas. Y si bien, es posible que nos hayamos encontrado en situaciones similares, aunque por razones muy diferentes, todavía siento que algunas de las luchas emocionales son muy parecidas. Así que tengo empatía por lo que se siente que te digan, de repente, que no puedes volver a trabajar o que puedes perder tu trabajo, y es una situación sobre la que no tienes absolutamente ningún control”, declaró el actor.

Tras ello, continuó evidenciando la crisis interior que tuvo que enfrentar ante lo sucedido: “Estaba tan ocupado definiéndome por lo que hice o por lo que estaba tratando de hacer que, cuando se detuvo, no tenía idea de qué hacer a continuación, porque todo lo que sabía era cómo actuar. Mi carrera llegó a un punto muerto y chirriante cuando me enfrenté a la incertidumbre de que nunca podría ser contratado, nuevamente, como actor. Me hice una pregunta, que nunca antes me había hecho, que es: ‘Si no puedo actuar, ¿quién soy?’”.

¿Incomparable situación o adorable empatía? De una forma u otra, el misterio y la oscuridad que lo rodean, son una marca difícil de olvidar. Hollywood aún no perdona las acusaciones que recibió años atrás, y el público tampoco.

Etiquetas: