La dura historia de vida de Mark Ruffalo

Mark es uno de los actores más prestigiosos de Hollywood y lo podemos ver tanto en el cine de superhéroes como en películas más “independientes”. Pero antes de que llegara al éxito tuvo una vida bastante dura.

El actor luchó contra la depresión y la ansiedad desde que era apenas un niño y eso lo llevó a sufrir de una dislexia no diagnosticada.

En la adolescencia descubrió que la actuación era a lo que quería dedicarse durante toda su vida. Pero también le tocó ver cómo su familia caía en bancarrota, al mismo tiempo que eran abandonados por su padre.

Decidió mudarse a uno de los barrios más peligrosos de Los Ángeles para probar suerte en el mundo de la actuación. Trabajaba como mesero para subsistir, mientras que llegó a ser rechazado en más de 700 audiciones.

Esta situación lo llevo a vivir con ira y estrés la mayoría del tiempo, al punto de no dormir durante varias noches. Cuando ya no aguantaba más un amigo lo introdujo a la meditación y todo comenzó a mejorar.

Luego de algunos participaciones secundarias en el cine y la televisión, en el año 2000 consiguió un papel de mayor importancia dentro de la película “You Can Count on Me”, donde fue compañero de Robert Redford.

Todo parecía marchar a la perfección hasta que un nueva desgracia llegó a su vida. Mark se enteró de que tenía un tumor cerebral y que el mismo debía ser extirpado cuanto antes.

En ese momento estaba a punto de ser padre junto a la actriz Sunrise Coigney. Su miedo a la operación era tan grande que grabó un vídeo para su hijo por si no lo volvía a ver.

La operación fue exitosa pero el actor perdió la audición en un oído y la mitad de su rostro quedó totalmente paralizado. Esta situación lo llevo a estar un año sin trabajar, hasta que milagrosamente comenzó a recuperar el movimiento de su cara.

Esta vez Hollywood lo estaba esperando con las puertas abiertas y consiguió participar en películas como “Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos” y “Si tuviera 30”.

Todo parecía tomar el rumbo indicado hasta que en diciembre de 2008 su hermano Scott, con quien convivió durante sus primeros años en Los Ángeles, fue asesinado.

Este fue otro golpe muy duro para Mark, quien llegó a rechazar varios papeles mientras hacía el duelo correspondiente.

Luego de recuperarse anímicamente y volver a su carrera, llegó la oferta de Marvel para interpretar a Hulk. Esto significó un gran sustento económico que le permitiría seguir trabajando en películas no tan taquilleras, sin tener que preocuparse por su bolsillo.

Hoy en día Mark Ruffalo es un actor consagrado y un referente en una gran cantidad de causas ecológicas y humanitarias.

Etiquetas: