La historia real detrás de la película de terror española, “Verónica”

La cinta, que aterrizó en Netflix y que ha espantado a sus suscriptores, está basada en hechos reales.

veronica pelicula

¿Te acordás del filme de 2017 que contó con Paco Plaza (“REC”) en la dirección? Aprovechando que en unas semanas llega Halloween, tenemos una historia para contarte, acerca de este horroroso relato que espantó a parte del público de la gran N roja. Ha obtenido siete nominaciones en los premios Goya y seis en los premios Feroz. La mayoría de la crítica fue buena, halagando al cineasta y a la atmósfera creada durante todo el largometraje. Pero lo que pocos saben es que está basada en una historia verídica, por lo que, si querés saber más sobre el tema, te invitamos a que sigas leyendo la nota.

La trama de la cinta se centra en una joven de 15 años llamada Verónica, quien asiste a un colegio católico de mujeres en Madrid, España. Un día, las alumnas suben al techo de la escuela para ver un eclipse solar, pero la protagonista -junto con dos amigas- sale del grupo para ir al sótano y así poder divertirse de otra manera: comunicarse con seres paranormales a través de una tabla Ouija. Esto claramente se convierte en una mala idea y, de repente, comienzan a suceder cosas extrañas como objetos que se mueven solos, desmayos y convulsiones. A partir de ese momento, es perseguida por un ente maligno. Su vida y la de sus hermanos peligra, pero afortunadamente, una monja ciega le explica lo sucedido. Tristemente, las aclaraciones de la sabia señora no son una vía de escape, ya que termina falleciendo.

Ahora, esta historia está inspirada en el Caso Vallecas. Un tema sumamente famoso, que ha tenido mucho lugar en los medios dado su tinte policial-paranormal, algo que el público amante del terror ama. Pero lastimosamente, esto no fue guionado para una cinta, sino que se trató de un hecho verídico y fue bautizado como el Expediente Vallecas, por la zona de Madrid donde ocurrió todo. La policía ha registrado algunos hechos como inexplicables, algo único en la historia de ese país.

¿Cuándo ocurrió todo? Comenzó en noviembre de 1992, cuando la familia Gutiérrez llamo a las autoridades para pedir ayuda. Lo que narraban era totalmente extraño: los muebles de su casa se movían solos y sin control, además de que una figura oscura se encontraba en el pasillo. Pero… sus problemas paranormales habían empezado tiempo antes, más específicamente el año anterior a esa llamada, cuando falleció la hija mayor: Estefanía Gutiérrez Lázaro. Había muerto debido a una asfixia repentina, pero había mucho más detrás.

Su fallecimiento se debió a que una vez había jugado a la Ouija con sus amigas en el colegio, pero un día su maestra las encontró y rompió el tablero, haciendo que un humo negro se esparza por el lugar y que sea absorbido por Estefanía (según lo relatado por sus compañeras). Luego de eso, su familia contó que tuvo síntomas que ningún médico pudo explicar, como visiones, convulsiones, pesadillas, alucinaciones y ataques de ira. Ellos eran muy religiosos y, debido a esto, creyeron que se trataba de una posesión.

Los medios hicieron foco en esto y empezaron a esparcirse rumores, como que el responsable de todo esto era su abuelo, quien había perecido tiempo antes y que los espíritus se estaban manifestando desde que él había muerto. “Se viene manifestando la presencia de entes paranormales desde que este pariente falleció y expresó como último deseo hacer la vida imposible a la familia desde el más allá”, fueron las palabras de Antena 3 ante lo sucedido. Además, se mostraron psicofonías en donde se escuchaba una voz que podría ser de la hija fallecida, que presuntamente dice: “Cuidado con el abuelo”.

En la versión cinematográfica, el proceso de lo sucedido con Estefanía lo muestran en tan solo algunos días, pero en realidad duró meses. Se investigó el caso un año después de su fallecimiento, luego de la llamada a la Policía. Quien se encargó de esto fue José Pedro Negri, oficial que dio muchas entrevistas argumentando que hubo hechos inexplicables como paredes desgarradas, ruidos provenientes de la casa, muebles que se abrían solos, un crucifijo de madera con el Cristo metálico separado de su base y algunas manchas que tenían la consistencia de baba. No sólo eso, sino que cuando Negri entró al baño de la habitación que era de Estefanía, sintió un frio recorrer por todo su cuerpo.

“Es el único caso en el que un policía se ha sentado delante de una máquina y ha escrito que ha sido testigo de fenómenos paranormales. Es lo que lo hace tan atractivo y único”, dijo Plaza en entrevista para el diario ABC.

Lo único que pudo hacer la familia luego de lo sucedido fue vender el departamento y mudarse. Así lograron encontrar la tranquilidad que tanto necesitaban. Los nuevos inquilinos comentaron que nunca escucharon ni vieron nada extraño.