“La Huérfana” y su enfrentamiento con los grupos de adopción reales

La película de terror psicológico de 2009 no envejeció muy bien, ya que sigue provocando reacciones negativas en dichas comunidades.

En muchas ocasiones, el cine provocó grandes indignaciones fuera de la pantalla, y esta no fue la excepción. Dirigida por Jaume Collet-Serra y escrita por David Leslie Johnson (a partir de una historia de Alex Mace), la cinta se centra en Kate (Vera Farmiga) y John Coleman (Peter Sarsgaard), una pareja que, tras la muerte de su hijo por nacer, deciden incluir en su familia a Esther (Isabelle Fuhrman), una misteriosa niña rusa de nueve años. A medida que avanza el film, los miembros de la casa comienzan a dudar de ella, quien muestra un comportamiento sumamente extraño. Hasta que las cosas se ponen peor, cuando se revela que es en realidad una mujer adulta con un trastorno poco común que la hace parecer joven, y que es capaz de asesinar de forma despiadada.

Como es de esperarse, son estas acciones violentas y hostiles las que provocaron el enojo de los grupos de adopción reales. Muchos sugirieron que representar a un adoptado asesino en una película de gran presupuesto era perjudicial para los huérfanos reales. Si bien los críticos elogiaron la actuación y el estilo del film, se pronunciaron en contra del cliché de una chica aparentemente dulce y tranquila que se vuelve cruel e incluso aterradora. “Nos preocupa que, además de su valor de entretenimiento pretendido, esta cinta tenga el efecto no intencionado de sesgar la opinión pública contra los niños que esperan familias tanto en los Estados Unidos como en el extranjero”, escribió el Instituto de la Coalición del Congreso sobre la Adopción, en una carta firmada conjuntamente por líderes de numerosos equipos de bienestar infantil. En respuesta a esta reacción, los realizadores tomaron la decisión de cambiar una línea particularmente controvertida del guion. La misma rezaba: “Debe ser difícil amar a un niño adoptado tanto como al propio” y fue sustituida por “No creo que le guste mucho a mamá”. Además, Warner Bros. terminó incluyendo un anuncio de servicio público a favor de la adopción en el lanzamiento del DVD, aconsejando a los espectadores que consideren la posibilidad de llevar a cabo esa honorable acción.

¿Aquel mensaje ayudó a que las adopciones crezcan? Lo dudamos. Aunque, con esto en mente, es muy probable que la próxima precuela (“Esther”) tome un enfoque diferente para manejar aquel tema sin generar polémica en la sociedad.