La increíble historia de amor entre Blake Lively y Ryan Reynolds

Te contamos cómo se conoció la pareja más divertida de Hollywood.

Blake Lively y Ryan Reynolds

Sin dudas, esta dupla da mucho de qué hablar en las redes sociales. Se los conoce por ser bastante extrovertidos y hacer reír al público. Él, intérprete de Deadpool. Ella, de Serena Van der Woodsen. Si bien hicieron muchos trabajos en el cine y la pantalla chica, esos son sus papeles más conocidos. Y, si te gustan ambos, seguro los habrás visto en cada proyecto, pero… ¿sabés cómo se conocieron? Seguí leyendo para enterarte toda su historia de amor.

Todo comenzó el día que la estrella de “Gossip Girl” fue elegida para encarnar a Carrie Farris, la enamorada de Linterna Verde y… ¿quién realizó este personaje? Nada más y nada menos que Ryan. El rodaje empezó en 2010 y, en ese entonces, los dos tenían sus respectivas parejas. Reynolds estaba casado con Scarlett Johansson y llevaban dos años de matrimonio, mientras que Blake se encontraba de novia con Penn Badgley, su compañero de reparto en la ficción juvenil. Los actores quedaron como amigos, pero no pasó más que eso.

Ya en septiembre de 2010, Lively terminó con el intérprete de Dan Humphrey. Y tres meses después, Reynolds pidió el divorcio. Eso dio pie a que en 2011 hicieran una cita doble para conocer a otras personas. Pero todo daba a entender que entre ellos había algo más, porque él presumió las habilidades reposteras de Blake, mientras que ella contó que su chico ideal tenía que ser “alguien que la hiciera reír y que fuera lo suficientemente alto como para estar a su altura al llevar tacones”. Una descripción un poco parecida a la de Ryan, ¿no?

Finalmente tuvieron la cita, pero “fue muy incómoda para las otras personas, porque había como fuegos artificiales en la mesa, entre nosotros”, dijo él a Entertainment Weekly un par de años más tarde. Ella también habló respecto a cómo era su relación en un comienzo: “Fuimos tan buenos amigos por tanto tiempo y nos conocíamos tan bien como tal que, cuando estuvimos solteros, tratamos de encontrarnos la cita perfecta el uno al otro. Nos sentamos diciendo ‘Mmm, ¿conoces a alguien que sea bueno para mí?’. Y no hizo clic como por un año y medio de que nosotros podíamos salir”. Finalmente, se dieron cuenta de la chispa que había entre los dos un día que tuvieron un romántico baile, situación que luego continuó pero, “lo que sucedió después es muy privado”, confesó Reynolds.

Esta pareja fue bastante rápido, ya que durante todo 2011 hubo rumores acerca de un posible noviazgo, pero ellos sorprendieron al público y los medios al anunciar que se casaron en secreto (ocurrió el 9 de septiembre de 2012). En menos de un año ya habían pasado de ser amigos a esposos, y el mundo creía que no iban a durar… pero ahora sabemos que no fue así. “Sabía que siempre sería mi mejor amigo durante toda mi vida”, fueron las palabras de Blake a la prensa un tiempo después. Ryan estuvo de acuerdo con lo que dijo su esposa: “Creo que la mejor manera de tener una relación es comenzar como amigos”.

El plan que tienen actualmente es seguir los pasos de sus padres, ya que ambos poseen familias grandes. Él es el último de cuatro varones, mientras que ella es la menor de cinco hermanos. Según los deseos de Reynolds, podría tener nueve hijas con Blake. Por el momento llevan tres: James (2014), Inez (2016) y Betty (2019).

¿Y cuál es la clave del éxito en la pareja? Según ellos, su matrimonio funciona porque siempre están juntos. “Mi esposo y yo trabajamos al mismo tiempo, así que siempre vamos juntos en familia”, declaró la actriz. Además, tienen un sentido del humor increíble y sus personalidades son muy parecidas, eso hace que sean muy compatibles. Lo podemos ver en las redes sociales, que siempre se molestan o se burlan del otro… ¡Que viva el amor!