La maldición de “Glee”: del encuentro con la fama a las peores conclusiones

La historia de un exitoso y excéntrico proyecto, que llevó a sus participantes hacia un desafortunado destino.

Glee

Estrenada en 2009, esta comedia musical presentó -a lo largo de sus seis temporadas- un relato que invitaba a festejar la diversidad, evidenciando auténticas situaciones que deben enfrentar distintos grupos de la sociedad. Uniendo así a personas que representaron a los sectores oprimidos y formando un equipo que fue especial e imprescindible para millones de fanáticos en todo el mundo, valiéndose como un espacio de identificación y empatía, siendo una carta de amor hacia los artistas y vulnerables. Pero las risas y los inolvidables momentos no lograron tapar un factor que estuvo presente desde su inicio y estalló en 2013, convirtiendo al adorable show de Ryan Murphy en una temporada más de su otro proyecto: “American Horror Story”.

“Había muchas luchas internas. Había mucha gente manteniendo relaciones y rompiendo. Fue un buen entrenamiento para ser padre”, confesó el creador del programa. Teniendo como base que el estudio en el que se grabó la serie siempre fue un ambiente inhóspito, continuaremos con lo que fueron los hechos, los cuales nos llevan a asumir que realmente existe una maldición que persigue a quienes hayan tenido la oportunidad de ser parte del show, que hoy brilla por sus cicatrices y no por sus estrellas.

De víctima a villana

Podríamos arrancar comentando que todo comenzó con la muerte de uno de los protagonistas, pero gracias al libro de Naya Rivera (Santana López), titulado “Sorry Not Sorry: Dreams, Mistakes, and Growing Up”, el público que se enteró de que los problemas tuvieron su concepción tiempo atrás. Tal parece ser que el set de rodaje siempre brilló por la presencia de diversas disputas, teniendo como foco principal la imponente presencia de Lea Michele (Rachel Berry) y la forma en la que trataba a los demás.

“Creo que a Rachel (me refiero a Lea) no le gustaba compartir el escenario. Si me quejaba de algo o alguien, ella asumía que tenía un problema que la involucraba. Pronto empezó a ignorarme y llegó al punto en que no me dirigió ni una palabra. Definitivamente, no éramos las mejores amigas. Y dudo que alguna vez lleguemos a sentarnos en su sofá y comer snacks juntas de nuevo”, comentó la intérprete.

Pero además de sus disputas con la estadounidense de origen puertorriqueño, también mantenía conflictos con cualquier miembro que planeara sumarse al reparto, aunque sea momentáneamente: “¿Recuerdas cuando hiciste de mi primera aparición en televisión un verdadero infierno? Porque yo, nunca lo olvidaré. Creo que les dijiste a todos que si tuvieras la oportunidad, cagarías en mi peluca, entre otras traumáticas microagresiones que me hicieron cuestionar si quería continuar con mi carrera en Hollywood”, publicó en Twitter Samantha Ware (Jane Hayward), a lo cual, Amber Riley agregó: “Ella vivía mandoneando, dando órdenes, pidiendo tal vestuario o determinada comida a una hora específica”, contó la cantante que dio vida a Mercedes Jones.

Las primeras tragedias

El 13 de julio del 2013 fue el día recordado como el primer golpe para los fanáticos de “Glee”: se emitió el comunicado que reportaba la muerte de Cory Monteith (Finn Hudson), quien fue encontrado en un hotel de Vancouver, víctima de una sobredosis (en la cual, mezcló heroína y alcohol con otras drogas). El actor de 31 años se encontraba grabando una de las temporadas del programa, tras pasar la anterior en rehabilitación por una adicción que sufrió desde los 13. Esto significó tener que cambiar todo el guion, para agregar un emotivo y memorable episodio especial, en el que los actores, a través de sus personajes, se despedían de él. ¿Se podrá olvidar alguna vez a Rachel cantando entre lágrimas “Make You Feel My Love”, de Bob Dylan? Lo dudamos, puesto que era su novia en la vida real, y aquella interpretación transmitió cada sentimiento en carne viva.

Lea está profundamente agradecida por todo el amor y el apoyo que ha recibido de su familia, amigos y admiradores. Desde la muerte de Cory, ha estado sufriendo junto a sus allegados y haciendo los arreglos apropiados. Ellos se están apoyando mutuamente, tienen que soportar esta profunda pérdida juntos”, comentó en su momento el representante de Michele.

Pero aquel no fue el único dolor que debió sufrir el equipo detrás de cámaras. Tres meses después, falleció el asistente de dirección –Jim Fuller- por una insuficiencia cardíaca y, cuatro meses más tarde, la asistente de producción y hermanastra de Julia Roberts, Nancy Montes. Esta última se suicidó, alegando que su sufrimiento se debía a la actriz de “Pretty Woman” en una carta de despedida. Esa fue la gota que rebalsó el vaso. A partir de estos sucesos, se comenzó a hablar sobre la maldición de “Glee”. “Ella era una buena amiga para mí. Es simplemente impactante. Tenía sus propias pequeñas luchas, pero cuando nos juntábamos, nos uníamos y nunca dejó que la afectaran. Es un shock, ya que Cory falleció el año pasado y luego, perdimos a un miembro más de la tripulación: Jim. Ahora tenemos esto y ya es demasiado. Todos en el show, éramos como una familia. Pasamos 12 horas al día juntos. Realmente es increíble, perdimos a otro”, comentó Cristina Lageman para Daily Mail.

La carta que dejó Nancy Montes

Cuentos de amor, sin final feliz

¿Existe alguna pareja que haya surgido de esta serie, o durante la misma, que hoy en día continúen con alegría y salud, ya sea juntos o separados? Tristemente, parece ser que no.

Por un lado, tenemos los relatos de Mark Salling (Noah Puckerman) y Naya Rivera. Desde 2007 a 2010, mantuvieron una relación que la susodicha afirma, fue tóxica. Lo cual no sorprende, teniendo en cuenta que en 2013 acusaron al actor de violación, y en 2015 fue declarado culpable de poseer más de 50.000 imágenes y 600 vídeos de pornografía infantil, problemas que derivaron el 30 de enero de 2018, en un suicidio que evitó su encarcelamiento.

“Hoy perdimos a otro miembro del elenco #Glee. Sí, cometió crímenes contra niños. Sí, es horrible. Pero era un hombre roto, sin duda él mismo fue una víctima de abusos. Tener compasión de ninguna manera minimiza sus crímenes, ni minimiza el dolor y la devastación de los involucrados. Solo pido no añadir más pena a su familia. Te quiero, Mark“, escribió Tim Davis, productor del programa, en su cuenta de Twitter.

Mientras tanto, su ex novia fue arrestada por agredir físicamente a su esposo y, dos años después, parece ser que no quedó fuera de la lista de tragedias, debido a que su cuerpo fue encontrado en un lago de California, días después de haber desaparecido tras una tarde en bote con su hijo (al cual encontraron solo, dentro del mismo). Naya falleció ahogada en el momento, pero la hallaron el 13 de julio, fecha en la que, casualmente, se conmemora el aniversario por la muerte de Cory Monteith.

En paralelo, otra problemática amorosa se estaba gestando entre Melissa Benoist (Marley Rose) y Blake Jenner (Ryder Lynn). Todo indicaba que serían la pareja ideal: iniciaron su relación en 2013 y contrajeron matrimonio en 2015. Pero fue cuestión de dos primaveras para que el público se enterara de la dura realidad: “Aprendí lo que se siente, al ser inmovilizada y abofeteada repetidamente, golpeada con tanta fuerza que sentí que me quedaba sin aire, arrastrada por el pelo y por el suelo, golpeada en la cabeza, pellizcada hasta que se me rompía la piel, estrellada contra la pared, ahogada”, declaró en su Instagram la actriz. Por desgracia, ella no solo tuvo que tolerarlo en la serie musical, sino también en “Supergirl”, y actualmente, además de ser víctima de violencia de género, también es víctima de la sociedad, ya que su ex marido continuó con su vida sin ninguna repercusión e incluso protagonizó “Dilema”, un programa televisivo estrenado en 2019.

Y finalizamos con lo sucedido con Becca Tobin (Kitty Wilde), quien vivió la repetición de lo ocurrido con sus compañeros, Lea Michele y Cory Monteith, a pocos días del aniversario del fallecimiento de este último. En julio de 2014, su novio Matt Bendik fue encontrado muerto en una habitación de hotel por motivos desconocidos. Aunque, los hechos apuntan a que la pareja asistió a una fiesta con amigos la noche anterior, por lo cual, podría haber sido una intoxicación o sobredosis.

Reiterados robos

A pesar de que estemos exponiendo casos de menor gravedad, comparado con lo mencionado anteriormente, no podemos ignorar que Heather Morris (Brittany S. Pierce) y Dianna Agron (Quinn Fabray), junto con Melissa, Lea y Becca, fueron afectadas por hackeos virales de gran escala, durante distintas fechas. Por su parte, la intérprete que se puso bajo la piel de la adorable Marley, inició un movimiento en Twitter para que se eliminen las fotos eróticas, al ser la más perjudicada por la filtración de imágenes explícitas, en las que mantenía relaciones con su pareja.

Cabe destacar también, la desaparición de la mayoría de los miembros del elenco, en cuanto a su presencia en la industria. Chris Colfer, Matthew Morrison, Dianna Agron, Chord Overstreet, Kevin McHale e inclusive la misma Michele, quien goza de una mala fortuna en sus últimos intentos de volver al mundo del espectáculo… o de la ficción… o de la música. Sus caras ya no aparecen en el radar de artistas a considerar para los proyectos. Sus nombres aparecen en los titulares, únicamente, cuando se los relaciona con una tragedia. ¿Bajo qué sombra quedó el grupo de jóvenes talentosos y ambiciosos?

Éxito, alegría, música, impresionantes representaciones, amados personajes y carreras prometedoras. Durante un tiempo, eso fue “Glee”. Pero ahora, solo es recordado por sus polémicas y por convertirse en un epicentro de desgracias. Escraches, abusos, arrestos, suicidios, sobredosis. Cada vez cuesta más “continuar con el show”, y lo que en su momento significó el sueño de ganar fama y triunfar en la industria como estrellas, hoy es una pesadilla de la que, esperamos, puedan despertar.