Las 10 mejores películas de animación

Según la selección de los usuarios de IMDB.

your name

Creciste junto a ellas y aún te acompañan. A pesar de que muchas veces se ven ligadas a un público infantil, las ilustraciones que cobran vida más de una vez tocaron temas delicados con el objetivo de dejar numerosas enseñanzas que, posiblemente, nunca olvides. Ganadoras de innumerables premios y poseedoras de relatos inolvidables, empresas como Disney, Studio Ghibli, DreamWorks Animation y cineastas dedicados al stop motion colmaron la industria de obras maestras. Si te preguntamos cuál sería tu film animado favorito, ¿qué título elegirías? Continuá leyendo y corroborá si la primera historia que se te vino a la mente coincide con esta lista.

  1. “A Silent Voice” (2016)

En sus dos horas de duración, sigue la trama de una estudiante de primaria con problemas de audición que es intimidada sin piedad, hasta que se traslada a otra institución. Años más tarde, la situación cambia de perspectiva cuando uno de sus antiguos castigadores se propone hacer las paces. Dirigida por la gran Naoko Yamada, esta pieza de Kyoto Animation presenta un laberinto psicológico, social y emocional sobre el significado de la crueldad durante la adolescencia.

  1. “Toy Story” (1995)

Todos conocemos esta emotiva historia de Pixar Animation Studios, pero… ¿alguna vez leíste su sinopsis? Te aseguramos que es un paseo por la nostalgia: “Los juguetes de Andy, un niño de seis años, temen que haya llegado su hora y que un nuevo regalo de cumpleaños les sustituya en el corazón de su dueño. Woody, un vaquero que ha sido hasta ahora el muñeco favorito de Andy, trata de tranquilizarlos hasta que aparece Buzz Lightyear, un héroe espacial dotado de todo tipo de avances tecnológicos. Su constante rivalidad se transformará en una gran amistad cuando ambos se pierden en la ciudad sin saber cómo volver a casa“.

  1. “La Princesa Mononoke” (1997)

Como mencionamos, las películas animadas no siempre mantienen lineamientos infantiles y la filmografía de Studio Ghibli es el mejor ejemplo de eso. Como uno de los primeros largometrajes de Hayao Miyazaki en la famosa compañía japonesa, este relato retrata con ferocidad la batalla entre la naturaleza y los humanos, sin miedo a exhibir destellos de sangre, avaricia y guerra. A pesar de que el nombre de la protagonista se puede traducir como “espíritu vengador”, la cinta deja un imperdible mensaje final que vale como recompensa por cada segundo de desmotivación y tristeza que generó en su camino.

  1. “WALL-E” (2008)

Y si de destrucción hablamos, ¿cómo podríamos olvidar al pequeño robot que transportó al público por un futuro no tan lejano? Dirigida por Andrew Stanton, este título representa una de las mayores apuestas de Pixar, al proponer a un protagonista alejado de los adorables animales y los coloridos humanos para enfocarse, de la mejor manera posible, en una problemática que azota al mundo. ¿Lloraste con su final? No podemos culparte: nosotros también. Puede que de pequeño no te haya entusiasmado tanto, pero cuando llega la juventud y tenés la oportunidad de disfrutarla nuevamente… es un golpe al corazón y a la conciencia.

  1. “Coco” (2017)

En este caso, definitivamente no te creeremos si contás que viste este largometraje sin soltar ninguna lágrima. Siguiendo con la empresa de Disney, esta obra de Lee Unkrich y Adrián Molina sumerge al espectador en un viaje por el folclore y la cultura mexicana al presentar con total respeto y cariño una forma distinta de percibir la muerte. Mientras que, para los niños, el aporte musical significa un alivio ante una información que puede asustar (oculta en pintorescos y cómicos personajes), para los mayores es un recuerdo de cómo las canciones pueden volverse un anhelo de la eternidad.

  1. “Spider-Man: Into the Spider-Verse” (2018)

Se tiene que decir, y se dirá: Sony Pictures acertó al dejar de intentar que la trilogía de Andrew Garfield funcione para dedicarse al universo del héroe favorito de Stan Lee, a través de la animación. De hecho… la mejor animación, ya que fue galardonada con dicha conmemoración en la ceremonia de los Premios Óscars de 2019. Presentándose a mitad de esta lista, la cinta de Bob Persichetti, Peter Ramsey y Rodney Rothman fue la clave para entender que la mejor manera de juntar a todas las versiones del joven araña en un solo lugar… es por medio de un lienzo digital.

  1. “Your Name” (2016)

“Este film es una obra maestra dentro del infravalorado mundo del anime. Es un viaje de ida, donde el estereotipo denigrante de los que consumen este tipo de contenido deja de existir. Si sos principiante del mismo, por momentos, te va a resultar chocante, pero después la sensación pasa porque es realmente maravillosa y está excelentemente contada. Makoto Shinkai, su director, es una figura imprescindible de apreciar. Posee una historia increíble, con una fórmula que ya fue explotada muchas veces antes… aunque nunca de esta manera. Es emocionante, y bastante larga. Recomiendo disfrutar en uno de esos días, donde sabes que lo único que vas a hacer es quedarte pensando en lo que acabás de ver. No se pierdan de mirarla en su idioma original” (crítica de Estefanía Da Fonseca para Forucinema, extraída de sus recomendaciones).

  1. “La Tumba de las Luciérnagas” (1988)

No apta para corazones sensibles. Nuevamente, Studio Ghibli vuelve a imponer su estilo característico para contar una historia desgarradora ante los ojos de un público que, según la cultura japonesa, debe estar preparado para lo que se viene. Dirigida por Isao Takahata, su sinopsis reza: “Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Seita y Setsuko son hijos de un oficial de la marina que vive en Kobe. Un día, durante un bombardeo, no consiguen llegar a tiempo al búnker donde su madre los espera… pero la encuentran malherida en la escuela, que ha sido convertida en un hospital de urgencia”.

  1. “El Rey León” (1994)

Merecido segundo lugar para las aventuras de Simba, la escena más triste que realizó alguna vez la compañía de Mickey Mouse y el final perfecto. “El ciclo sin fin” adquirió nuevos significados luego de que esta obra de Rob Minkoff y Roger Allers, inspirada en la tragicomedia de Shakespeare y en la Segunda Guerra Mundial, se vuelva un hito en la historia de la industria de la animación, de Disney y en la vida de sus espectadores.

  1. “El Viaje de Chihiro” (2001)

Dentro del maravilloso universo de Studio Ghibli, “La Princesa Mononoke” es una de sus óperas primas; “La Tumba de las Luciérnagas”, su cinta más triste; y el título que encabeza esta lista es su película más relevante. Ganadora del Óscar en 2003, la obra maestra de Hayao Miyazaki propone una experiencia inmersiva por un mundo de espíritus plagado de referencias a la cultura japonesa. A través de la fantasía, tanto la protagonista como el espectador viajan por el camino de la inocencia infantil hacia la maduración. En efecto, el cariño por esta dimensión que representa un arte artesanal en cada detalle, quedó en el corazón de todos sus seguidores y disolvió la discriminación que persistía entre occidente y oriente.