Los cines AMC no volverán a proyectar películas de Universal

Las cadenas comerciales, que realizan proyecciones en su gran pantalla, se vieron ofendidas por “Trolls World Tour”, cinta que fue un sensacional éxito en streaming.

Todo iba bien en el mundo del entretenimiento. Las salas de cine y las plataformas online habían logrado una tregua gracias a la pandemia. La Academia aceptó que se nominen films lanzados vía digital, las empresas de streaming abrieron sus brazos a aquellos títulos que se no pudieron proyectar en los establecimientos e incluso permitieron que grandes momentos, como eventos y festivales, no sufrieran una completa anulación. Pero aquel maravilloso equilibrio se perdió cuando la cadena de cines, AMC (de Estados Unidos), expresó abiertamente su enojo con Universal Pictures, asegurando que no permitirán que sus largometrajes vuelvan a tocar uno de sus locales en el futuro.

Esto se debe a que la secuela de los “Trolls” superó en la taquilla a su antecesora, lo cual fue un motivo de celebración para los ejecutivos, y de furia para los trabajadores de la salas. Estos mantenían con el estudio cinematográfico un acuerdo, en el cual se expone que dicha empresa debe esperar 90 días hasta poder vender el contenido en streaming. Al romper lo propuesto, AMC Theatres decidió anular su relación de negocios.

Por medio de Variety, nos enteramos de la carta que escribió su productor ejecutivo, Adam Aron, para Donna Langley, presidenta de Universal Filmed Entertainment Group: “Es decepcionante para nosotros, pero los comentarios de Jeff sobre las acciones e intenciones unilaterales de Universal no nos han dejado otra opción. Por lo tanto, efectivamente, AMC ya no reproducirá películas de Universal en ninguno de nuestros cines en los Estados Unidos, Europa o el Medio Oriente”.

Tras ello, Aron se dirigió a toda empresa que trate de replicar dichos actos: “Por cierto, esta política no está dirigida únicamente para dejar de fuera los estrenos de Universal, sino que también se extiende a cualquier cineasta que abandone unilateralmente las prácticas actuales de ventanas en ausencia de negociaciones de buena fe entre nosotros, de modo que ellos como distribuidor y nosotros como expositor, ambos se benefician y ninguno se ve afectado por tales cambios”.

Luego de la exposición por la polémica carta, el estudio respondió en su defensa: “Nuestro deseo siempre ha sido ofrecer entretenimiento de manera eficiente a la mayor audiencia posible. Creemos absolutamente en la experiencia que ofrecen los cines y no hemos hecho ninguna declaración en contra. Como dijimos anteriormente, en el futuro esperamos lanzar próximas películas directamente a los cines. Esperamos tener conversaciones privadas adicionales con nuestros socios de exhibición, pero estamos decepcionados por este intento, aparentemente coordinado de AMC y la OTAN, de confundir nuestra posición y nuestras acciones”.

Sin dudas, se puede notar en las declaraciones de la cadena de proyecciones la agotadora influencia del enojo y la desesperación, ante un negocio que, en la actualidad, es difícil mantener y ahora, con la pandemia, se hace cada vez más oscuro su futuro.