Los mejores diálogos improvisados de la historia del cine

¿Conocías estas frases?

taxi driver robert de niro

Detrás de una gran película, hay un gran equipo. Durante un intenso periodo de tiempo, directores, guionistas, productores, técnicos y actores conviven para otorgar un inolvidable resultado final. Sin embargo, en ciertas ocasiones es tal la inmersión que logra un artista en medio de su escena, que saca de la galera inesperadas palabras… que suelen ser lo más recordado de la cinta. El séptimo arte le regaló a sus fieles seguidores numerosos momentos mágicos, pero pocos se comparan con estas secuencias de pura naturaleza que hacen brillar a la gran pantalla. Continuá con la lectura y enterate de cuáles son.

“Casablanca” (Michael Curtiz, 1942)

Como una de las obras maestras más relevantes, goza de innumerables puntos a destacar. Entre todos ellos, el final en donde Rick le pide a Ilsa que no llore es una captura totalmente orgánica. Según parece, “Here’s looking at you, kid” (“Te estoy mirando a ti, pequeña”) era una línea que Humphrey Bogart le decía a Ingrid Bergman mientras jugaban a las cartas y, de alguna forma que agradeceremos por siempre, pudo encajar en su despedida.

“A Clockwork Orange” (Stanley Kubrick, 1971)

¿Un diálogo no te parece suficiente? Te presentamos una canción entera, entonces. Durante la desagradable secuencia de violación, Alex y sus secuaces expusieron su lado más salvaje. Pero además, el protagonista demostró sus dotes artísticos: antes de rodar, el legendario cineasta le aconsejó a Malcolm McDowell que realice algún baile para volver más perturbador el momento; así que el actor decidió interpretar una versión oscura del famoso tema ‘Singing In The Rain’.

“Jaws” (Steven Spielberg, 1975)

Un buen director nunca pierde la oportunidad de capturar un suceso memorable. Es por eso que cuando Roy Scheider reaccionó naturalmente al decir “Vamos a necesitar un barco más grande” tras ver el prototipo del famoso tiburón en el agua, decidió dejar la toma.

“The Godfather” (Francis Ford Coppola, 1972)

Por supuesto, no podía faltar la considerada mejor película de la historia en esta lista. Innumerables son sus aportes a la gran pantalla, pero en este caso, fue Richard Castellano quien le dio un toque especial. A pesar de que en el guion su personaje solamente debía exigir que suelte el arma, el actor pensó en la esencia del film y agregó: “Leave the gun, take the cannoli”.

“Taxi Driver” (Martin Scorsese, 1976)

De todos los diálogos exhibidos en este catálogo, es probable que este sea el más popular y reconocido, justamente, por ser una improvisación digna de presentarse en una master class de actuación. Lo único que determinaba el plan de rodaje era que Travis debía hablar consigo mismo en el espejo, así que el famoso “You talkin’ to me?” es obra y gracia de Robert De Niro.

“The Shining” (Stanley Kubrick, 1980)

Es de público conocimiento que los días de filmación de este proyecto fueron una tortura para Shelley Duvall, pero Jack Nicholson decidió enloquecer por su cuenta. Abundan los casos de actores que se comprometieron demasiado con sus papeles, al punto de pretender vivir sus mismas experiencias para realizar una mejor representación. El mencionado en particular decidió volverse loco a la par de su personaje hasta dejar sorprendido al mismo Kubrick, quien no entendió la frase “Here’s Johnny!” (que su protagonista dijo al recordar la existencia del show de Johnny Carson). Aunque, no nos quejamos: su rostro atravesando una puerta no sería lo mismo sin aquellos segundos de desequilibrio.

“Star Wars: The Empire Strikes Back” (Irvin Kershner, 1980)

¿Quién no querría una última muestra de afecto, antes de ser congelado en carbonita? Harrison Ford no tenía dudas sobre el amor que Carrie Fisher sentía por él, dentro y fuera de la pantalla. Es por eso que, al demostrar lo similares que son con Han Solo, supo que la respuesta perfecta que el personaje tenía que dar ante un “Te amo” de Leia debía ser: “Lo sé”.

“Reservoir Dogs” (Quentin Tarantino, 1992)

Puede que no queden dudas de que el realizador es un fanático de la sangre (y de determinadas partes del cuerpo humano). Pero, parece ser que Michael Madsen tampoco se queda atrás, ya que cuando le corta la oreja a su víctima en medio del film, se dirige al hombre mutilado y le pregunta “Hey, what’s going on? You hear that?” (“Ey, ¿qué pasa? ¿Escuchaste eso?”) en lugar de pasar a la siguiente escena -como decía el guion-.

“GoodFellas” (Martin Scorsese, 1990)

La memorable secuencia de “¿Cómo es gracioso?” (extendido en “Funny how, I mean funny like I’m a clown?”) se inspiró en un mafioso que Joe Pesci conoció mientras trabajaba de camarero. Durante los ensayos, la estrella recordó la vez que había servido a un hombre y elogió su sentido del humor, detalle que no fue bien recibido. Según contó, su versión de la vida real comenzó a interrogar al joven actor, preguntándole reiteradas veces la misma línea del largometraje (exactamente como lo hace Tommy DeVito con Henry Hill).

Scorsese quería que su obra incluya bastante trabajo de improvisación, por lo que pidió al susodicho que lo ayudara a crear el icónico suceso después de escuchar la anécdota. El cineasta mantuvo el encuadre adrede y no hizo ningún primer plano al filmar la escena, para capturar mejor las caras de los otros actores. Solo él, Pesci y Ray Liotta participaron en el plan, por lo que la reacción de todos los demás al estallido maníaco es completamente auténtica.

“Blade Runner” (Ridley Scott, 1982)

Como si la despedida de Roy Batty no fuese suficiente, Rutger Hauer decidió volverla aún más poética cuando recitó “Y todos esos momentos se perderán”, y agregó de forma inesperada: “Como lágrimas en la lluvia”.