Los problemas entre Joaquin Phoenix y Robert De Niro en “Joker”

En todo proyecto suelen presentarse diferencias entre los actores, causando peleas o momentos tensos a la hora de rodar. Algo similar sucedió en la producción de Todd Phillips.

La cinta estrenada en 2019 fue amada por el público y la crítica, por lo cual llegó a los Premios de la Academia y estuvo a punto de ganar el galardón a Mejor Película, pero terminó siendo otro el final del evento y lo obtuvo Bong Joon-ho con “Parasite”. Sin embargo, Phoenix se llevó el triunfo con la categoría a Mejor Actor. No podemos negar que fue lo más destacado del filme, como también lo fue la aparición del protagonista de “El Irlandés”, largometraje producido por Netflix y dirigido por Martin Scorsese, que también compitió por el puesto mayor en los Oscars.

Ya pasó un tiempo de su estreno y de la sensación que causó esta película, por lo que ahora se han dado a conocer varios momentos interesantes. Entre ellos tenemos la vez que Phoenix y De Niro tuvieron ciertas diferencias. No hubo pelea alguna, sólo que se trata de la forma de trabajar de cada uno, según lo que comentó el protagonista en una entrevista para la revista GQ.

Lo que causó problema fue que Joaquin no está acostumbrado a realizar una lectura general del guion antes de rodar, debido a que prefiere sentir esa ansiedad al no saber exactamente lo que los demás dirán. Por supuesto que eso no significa que no cumpla con su deber, sino que son diferentes formas de trabajo, en donde cada artista elige la opción adecuada según su personalidad.

Esto molestó un poco a Robert y se acercó al director para darle una recomendación: “Dile que es un actor que debe estar allí. Me gusta escuchar toda la cinta y todos vamos a entrar en una habitación y sólo leerla”, fue lo que dijo en protagonista de “Taxi Driver”. Desgraciadamente para el actor, Phoenix no es una persona que se deje convencer tan fácil, por lo que mantuvo su postura y dijo: “No hay forma de que haga una lectura”.

Aunque, finalmente aceptó y leyeron el libreto completo, en la oficina del intérprete de Murray Franklin, en Nueva York. Gracias a la tolerancia de Joaquin al aceptar, el tenso clima se evaporó y pudieron llevar a cabo la icónica escena en conjunto, que tan aclamada fue por la crítica.