Mel Gibson sobrevivió al COVID-19, tras estar una semana internado

La estrella de “Braveheart” mantuvo en secreto su batalla.

Mel Gibson

El coronavirus sigue cobrándose reconocidas víctimas. Entre ellas, People confirmó que el actor de 64 años se sumó a la lista y debió pasar varios días en un hospital de Los Ángeles durante el mes de abril. Por suerte, el representante del ganador del Óscar informó que se ha recuperado por completo: “Fue tratado con el medicamento Remdesivir y ha dado resultados negativos en numerosas ocasiones desde entonces, así como (pruebas) positivas para los anticuerpos”, comentó. Cabe destacar que, tiempo antes de que esto suceda, fue visto en una tienda de comestibles de la ciudad junto a su novia, Rosalind Ross.

Se está estudiando que Remdesivir posiblemente ofrezca un tratamiento, efectivo pero costoso, para el virus. Según Healthline y Gilead Sciences (los fabricantes de medicamentos), puede llegar a valer $3,120 cada aplicación típica para personas cubiertas por un seguro privado.

Por otro lado, Gibson no es el único legendario de Hollywood que debió padecer la enfermedad. Previamente, Tom Hanks y Rita Wilson se convirtieron en la pareja más antigua y famosa en ser diagnosticada, durante los primeros meses de la pandemia. “Nos sentimos un poco cansados, como si estuviéramos resfriados, y algunos dolores en el cuerpo”, contó el icónico Forrest Gump. “Ella tenía escalofríos que iban y venían. Fiebres leves también. Para hacer las cosas bien, como se necesita en el mundo en este momento, se nos realizó una prueba de detección. Realmente solo hay tres cosas que todos deben hacer: usar una máscara, aplicar distancia social y lavarse las manos. Sé que se ha politizado, pero no lo entiendo. No entiendo cómo alguien puede poner su pie en el suelo y decir: ‘No tengo que hacer mi parte'”, finalizó para The Guardian.

Mientras la industria del entretenimiento se enfoca en retomar sus producciones, la realidad continúa superando a la ficción: más de 4.1 millones de personas en los Estados Unidos han dado positivo por COVID-19, y más de 140.000 han muerto.